domingo, 27 de febrero de 2011

Hace unos días me vino a la cabeza -en esos momentos del día cuando la mente emplea tiempo en recapacitar sobre lo primero que le viene al pario, es lo que tiene estar en el paro-, de repente tuve un flash back.. que me dejo pensativa durante un buen rato.. me acordé de pronto de "la patillosa". y de la última vez que la vi.
Si, fue antes de mi experiencia en Gales, el año pasado, justo antes de irme (en la sala de ordenadores del lugar en Vetusta para el que si quieres hacer un curso de cocina pagando, tienes que esperar a hacerlo en tus primeros años de jubilación, inexplicable..)  y ahora dándole vueltas pienso...¿no seria una señal? por supuesto...de mal aguero? no soy superticiosa pero que casualidad...verla justo antes de atreverme a embarcarme en una nueva experiencia sin tener ni idea si va a salir bien o mal...

La Patillosa, como la llamábamos y seguimos llamando mi hermana SunSun y yo, fue nuestra profesora de catequesis para la confirmación durante dos insoportables años...mas largos que el calvario de Cristo y por los que pasamos no precisamente voluntariamente..
Evidentemente el mote responde a algo obvio... tenia unas patillas como las de Manolo Escobar en sus pelis de los sesenta y una cabellera con una mata que le salia en forma de coleta monjil de un grosor del tamaño de un puño, es decir, si, era belluda...muy belluda y con cuerpo de pera, además de con el cráneo medio aplastado (luego, en la carrera, estudiando los homos, me acordé también de ella..). La Patillosa logró que odiara a toda la Iglesia junta y a Joan Manuel Serrat especialmente, puesto que durante dos o tres o cuatro horas...no lo se, porque era tal el suplicio que se me hacia eterno...nos ponía en loro una cinta de cassette del Serrat vuelta y vuelta, la misma siempre, horas y horas, interpretando poemas de Antonio Machado. Y yo me pregunto ahora...¿eso que narices tenia que ver para la catequesis? ¿no me podría alguien haber ahorrado las dos cosas, tanto a la patillosa -que era  mas sosa que el hábito de un monje- como a Serrat en maratón?.

Evidentemente, el primer año fue un suplicio, pero es que el segundo llegó un momento en que Sunsun y yo no podíamos más y aquí, en este tramo de la pelicula es cuando aparece Sor Elvira. Nosotras, en nuestra preadolescencia, cuando para entonces empezamos a montarnos nuestra gran impostura (que tengo que decir, que fue perfecta siempre, mi hermana pequeña ha sido una aficionada..), solo teníamos ganas de estar por la calle, fumar para parecer mayores e ir a ver a los chicos del colegio de un poco mas allá, donde todos coincidiamos en el parque de al lado. Ahí se fraguaban los primeros besos...
Así que como lógicamente la sota de bastos era manejable y tenía menos autoridad que un enano amenazando con un sacacorchos, y además no era monja, empezamos a hacer pirolillas...ambas dos y algunas mas de la clase de catequesis. Sor Elvira aparece en el escenario y empieza a amenazarnos con...si señores, ahi va el talento de una religiosa.... con no confirmarnos!!!! joder!!! como nos puede salir mas redondo!!! ahora si que no vamos más, que fácil!!!.
Hasta que las amenazas tomaron otro derrotero..... voy a decirselo a vuestros padres. Cabrona.

Vuelta a clase... evidentemente poco tengo que decir de aquella mujer, salvo que estaba amargada y no era un ejemplo en cualquier caso, para nada, mas que para dar cazos, soltar indirectas vejatorias y amenazar. Pero mi verdadera decepción eclesiástica fue cuando una compañera de clase de catequesis se quedó embarazada con 14 años y sus padres no le dejaron abortar. Evidentemente, este suceso fue un shock para todas. Ella no volvió mas a la catequesis...
La patillosa seguia poniéndonos a Serrat....un mutismo mas raro del habitual se apoderó aun más de esas clases y todas acudiamos a sencillamente...sentarnos y pensar porque Beatriz no volvió a clase o a vernos, aunque estuviese embarazada.
Sunsun y yo queríamos sustituir las clases de catequesis por clases particulares de inglés. Fue siempre un no rotundo...

Todo esto me paso por la cabeza el dia que volví a ver a la patillosa. Me fuí a Gales y aprendí inglés. Pero un escalofrío sigue recorriendome el espinazo cada vez que la recuerdo...
 

Copyright 2010 Historias de Naúfragos y Naufragios.

Theme by WordpressCenter.com.
Blogger Template by Beta Templates.