Mostrando entradas con la etiqueta El Caramelo. Mostrar todas las entradas
Mostrando entradas con la etiqueta El Caramelo. Mostrar todas las entradas

domingo, 28 de agosto de 2011

Biennnnn, que ganas tenia de escribir una entrada como dios manda (y eso que estoy escuchando a Rocio Durcal y a Georgie Dann  por la ventana, desde la fiesta del Centro de Convivencia de la Tercera Edad...ya me estoy imaginando los yayetes intentando meterse mano...ejjejeje casposo).
Hoy toca recuerdos imborrables por la desfachatez y el gilipollismo de algunas personas, recuerdos de escenas y sensaciones que te chasquean los timpanos, y que como con efecto boomerang, hacen que se te vuelvan a poner los pelos como escarpias.
Es el caso que nos ocupa...el caso que incluye tres palabras malditas: el Caramelo, las muelas del juicio, y la directora Amarga (¿porqué no miraría el horóscopo aquel día? seguro que Marte confluía con Saturno y en medio del magreo les sorprendió ¿la Luna?)

¡¡¡¡tomad cóctel de verano!!! ¡¡¡¡tomad daiquiri de limón y sin azúcar!!!!

En fin....que se me va el santo al cielo, y son tiempos para que estén en la tierra.
Todo ocurrió en aquel encierro de dos malditos cursos académicos, en los cuales mis padres me metieron en el ya mencionado una vez en este blog como.... "el Caramelo", en respuesta a lo que ellos pensaban que era un descantillamiento total por parte de SunSun y mio (riete del rasero de los padres de ahora).
El Caramelo era un colegio privado....no se si con eso tengo que extenderme más, o no hacen falta detalles, pero voy a mencionar algunos...
En la práctica, y en resumidas cuentas, para el que siempre ha estado en colegios privados, acaba por no enterarse de la misa a la media (hasta que sale del susodicho algodón) y en todo momento cree que la vida es la que vive en su colegio, sin mas....; pero para la que ha ido a todo tipo de colegios como yo (públicos, privados, concertados, y del opus -no se merece la mayúscula-), es toda una vivencia comparativa allá donde me tocaba ir al curso siguiente.
Podríamos decir, que tengo el sentido adaptativo megadesarrollado...a base de experiencias tipo Paco Martinez Soria, pero de las que no hacen gracia.
Cuando yo entre en el Caramelo, venía de rebote y de salida de mi querido y amado Instituto Público (éste si con mayúsculas..), del barrio de Saint Joseph, en La ciudad del Viento....(la experiencia la conté en este post).

Bien, el cambio, como podéis imaginar, fue brutal....
De pasar a salir y entrar del instituto sin dar cuenta a nadie, pasé a ver como una monja cerraba la puerta del Caramelo con llave cuando habíamos entrado todos; de irme a mi casa si me encontraba mal y luego justificar la falta documentalmente, pasé a no poder irme a ningún lugar a no ser que me estuviera dando un infarto cerebral...y ojoooo tenía que adivinarlo antes de salir de casa, porque tenía ir con el justificante ya escrito y firmado por LOS PADRES!!!  porque sino, no salias bajo ningún concepto = si, una cárcel.
Pasé de llegar a clase y ventilar el aula (SunSun y yo siempre llegamos a los sitios 10 o 15 minutos antes...defecto de educación que no hemos podido superar aún), a llegar a clase y ponerme pegada al radiador muerta de frío (porque las monjas no querían hacer gasto en calefacción, para llevarse la plusvalía a la saca..supongo), y a esperar a todo el mundo para rezar de pie (experiencia que por otro lado, no era nueva) y que a esas alturas me parecía de lo más ridículo.. (lo curioso...que no tuve jamás una profesora monja en el Caramelo).
En fin...podría dar más ejemplos y estar así mucho rato...pero muchos ya lo habréis experimentado y no os estoy descubriendo el mundo.

Centrándonos en lo que me ocupa, la intención de esta entrada es la narración de una conversación dialéctica entre una zagala de 18 años entonces (yo) con sentido común, y la Amarga (directora o subdirectora...ya no me acuerdo), monja ella de 50 o 60...vete tu a saber.. con didáctica autoritaria y cero sentido común.
A pesar de que a simple vista, por la descripción hecha, la posesión del sentido común debería ser a la inversa dadas las edades, se dio lugar un hecho que puso en entredicho cualquier norma establecida sobre prejuicios dados, tomados, asaltados, adheridos, implantados, machacados, sobrevalorados, etc....
Partiendo de la premisa, que a pesar de mi reacción normal ante semejante atropello en mi vida de aquel día, mis padres no me iban a apoyar (puesto que para entonces lo que decía una monja o un cura iba a misa, aunque fuera la animalada más gorda o la estupidez más arbitraria), yo no pude evitar ser como soy.
Y....  armé una "gorda" según la perspectiva de ellos, claro.

El acontecimiento que voy a narrar ocurrió el primer año de esos dos de cautiverio, de hecho, no llevaba ni 4 meses en la prisión.
Justo entonces, a mi me estaban saliendo las muelas del juicio de tan sumamente nefasta manera, que los empentones que me daban para querer salir, de vez en cuando me hacían querer coger un cutter, abrirme las encías de un tajo y sacarme la muela yo misma; u optar por la opción b = pegarme puñetazos en la muela...en fin...¡¡algo!!.

El dolor superaba con creces el trauma de la catequesis y de Joan Manuel Serrat cuando la Patillosa "nos preparaba" para la confirmación = con eso lo digo todo. Me sentía como Di en su último dolor de muelas....(pinchar en este camino al abismo), solo que yo no me podía mover del colegio y no tenía ni un triste ibuprofeno...(pero los dolores de muelas no se pueden comparar, todos son horribles, sean cuales sean las circunstancias...los refranes populares avalan mi teoría).
Tan mal me salían, que crecían de manera horizontal...empujando el resto de las piezas dentales, así que pronto tuvieron que ser extraídas por un cirujano, que por cierto, fue digno de una cualquier mala película de terror..
Bien, encontrábame yo en dicho lugar en horario de tarde (2 horas = 2 clases), en la primera clase, matemáticas, fue cuando el dolor de muelas (que ya me aquejaba desde hacía unos días de una manera más light...) hizo erupción y la apoteosis fue inaudita.
Como yo ya llevaba unos días encontrándome mal...mi madre era conocedora de la situación, y yo temiendo que me pusiera peor, le avisé que si cuando empezara lo insoportable (fuera el día que fuera) me encontraba en el colegio, me volvería a casa; cosa con la que lógicamente, mi madre siempre estuvo de acuerdo.
La traducción del dolor además de pinchazos, calambres y palpitaciones, era la de fiebre y dolor en el cuello, vamos todo un panorama. Sufriendo dichos dolores, decidí que al terminar de clase, antes de empezar la segunda hora = educación física (era lógico que no estaba para hacer el pino) me marcharía a casa.
Cuando se terminó la clase el dolor era insufrible; cogí mis cosas y me disponía a salir del Caramelo cuando la monja del habitáculo vigía de la entrada me dio el alto.
Me quedé estupefacta...¿qué narices quería esa doble de la administrativa ceniza de Monstruos S.A?, me quedé aun más estufecta cuando me interrogó que adonde iba, cosa que le expliqué con toda mi buena educación, además de comunicarle el motivo y mi situación....(cosa que consideré fuera de lugar, puesto que no tenía porque hacerlo, o eso me creía yo...). Todo parecía de una rara normalidad medio normal, cuando el color de la cara se me cambió a verde, en el momento en el que me preguntó si llevaba justificante de mis padres....
¿¿¿¿Qué que???? ¿¿¿¿Es una broma???
(Ahora la cara de ella era verde como la mía...) A mi no me hables así...
¿Perdón? ¿así como?....
Pues con esa chulería...
Pero..¿¿¿¿qué chulería??? es que creo que no me ha entendido...me encuentro mal y me quiero ir a mi casa....
¿Y cómo se yo que te vas a tu casa?....
¿¿¿¿¿Cómo????....(ahora mi cara era morada) Ya me disculpará usted, pero no tengo 12 años....
¿Qué? Voy a llamar a la Amarga!!!....
Llame llame, que seguro que lo entenderá, además si quiere puede llamar hasta a mi madre, como cuando parvulitos, que ella ya sabe que me están saliendo las muelas del juicio y le avisé que si me encontraba mal me marcharía a casa.

Se dirige a su cuchitril y descuelga el teléfono... (acabo de tener un flash back...lo mismo que hizo la policía israelí en el aeropuerto cuando Hermes y yo llegamos a Tel Aviv, hace casi dos años); veo y oigo como le explica el suceso... = como si yo fuera una presidiaria condenada por asesinato, pillada infraganti en un intento de fuga, y con un nerviosismo falso y caracterizado, como si estuviera haciendo esfuerzos físicos y mentales por retenerme.
En Shock. Que cabrona...

Cuelga. Me dice que tengo que ir al despacho de la directora a hablar con ella y que además ella misma me acompaña (que honor). Yo estaba alucinada y expectante....¿que habría hecho yo? ¿qué es lo que pasaba realmente? me sentía Jack el Destripador...y no sabía  ni porqué, ni cómo había llegado hasta esa sensación.
Le dije que encantada de la vida iba a hablar con la directora, que seguro que ella con buen criterio lo entendería. ¡Ja!.
Con una muy buena educación me presenté ante "LA AMARGA" y le explique lo que me pasaba, que no entendía eso de dar el alto de las maneras que me lo había dado la señora presente, y que no estaba de acuerdo en que se me tratara poco menos que como una delincuente, que no entendía esa actitud de la portera y esa mala educación. ¡Ja!
La misma actitud y mala educación recibí de la Amarga...bueno, peor.
Ante mi estupor real, le pedí de buenas maneras, si por favor tenía la bondad de llamar a mi madre ahí mismo (ya que tenía teléfono en la mesa) para corroborar lo que yo estaba diciendo (puesto que delante de mi cara me tachó de mentirosa, como que me lo estaba inventando todo para hacer una pirola e irme por ahi a zascandilear...). No le salió de los huevos. Los ojos se me quedaron como platos. No me lo podía creer. Me hervía la sangre y sentí una impotencia tal....que quise abofetearla. Le dije cuatro cosas con educación pero bien dichas. 
Ni siquiera tuve el derecho de la llamada....un secuestro en toda regla.
Además de tratarme como una mierda, no me dio ni un analgésico y me dijo que me fuera a la biblioteca a ver si podía dormir ahí..."encima de la mesa" (palabras textuales).

Sin lugar a dudas, una de las ocasiones en mi vida más ridícula, pero en la que más he sentido la humillación y la denigración en vivo y en directo.

Me fui a casa sin fuerza. Me sentía tan por encima y tan lejos de ese tipo de educación, que no me podía creer que con esa edad aún me tocara vivir cosas de ese tipo en un colegio.... ¿pero qué le costaba descolgar el teléfono y llamar? nada.
Llegué a casa y le conté lo sucedido a mi madre. Mi madre, por supuesto, y como siempre, no me apoyó...sin embargo note que, en el fondo y con parte de su silencio, algo de razón me daba, pero no hizo nada. Tampoco llamó al colegio, como yo le pedí.
Mis profesores y la "jefatura" del lugar, supieron la verdad...puesto que acabé, en lugar de sentada en la silla de la mesa del colegio...en el sillón del dentista en una cirugía.
La tutora de ese año, L----a, habló después conmigo para "medio" disculparse por el suceso, pero recalcándome que las cosas ahí no se hacían como yo las hacía...que lo entendiera...
Por supuesto, la Amarga no se disculpó conmigo....y yo jamás volví a dirigirle ni una mirada.


Colorín colorao esta paparruchada, se ha acabao.

viernes, 8 de abril de 2011

Esta mañana, me he levantado a horas intempestivas, en las que una se pregunta si ya habrán puesto las aceras...y me he dirigido hacia mi cita con Galeno.
Como siempre, su ingenio, que va por delante del mío, no ha podido evitar manifestarse en forma de poema y me ha escrito el siguiente (Chico de la Consuelo, atiende a porqué No ;)

No, por si el sí fuera mal entendido
No, como pájaro de enormes alas y más enorme vuelo
No, porque es el mundo que pasa y tú te quedas quieto, inmóvil, pero en lo alto
No, porque tiene en su mirada algo de la belleza y de la luz
No, para lo que los transeúntes quieran darme...

Me gusta. A él más, supongo, ya que ha sido el producto de un minuto si llega, con la ayuda de la mano azarosa que involuntariamente escoge unas palabras de un libro..
Algo de intención, algo de ingenio, y algo de azar.
Algo para la reflexión, que nunca debe ser demasiado profunda, por si se cuece mal.

Pero la conversación de mi encuentro de hoy, ha ido dirigida especialmente y bajo mi petición, al análisis de uno de los aspectos de mí que más detesto...
Para el que haya leído la entrada sobre como me quedé encerrada en la calle, sabrá el problema que tengo cuando genero tsunamis interiores (a fuera de acumular) y luego arraso con todo el día que mi paciencia no puede más...y claro, luego la gente cree, con buen criterio pero prisa de juicio, que tengo mala ostia (con perdón por el palabro), producto de algún gen cruzado.

Galeno, hablando sobre este aspecto de mi, ha sugerido que tal vez un canal que pueda servirme para evitar esa gran ola, sería la práctica del cinismo, en el sentido más puro de sus orígenes clásicos (ya que el significado de cinismo actualmente, no es el mismo).
Bueno, me permito la licencia de explicaros un poco sobre el cinismo como movimiento filosófico (aunque mi querido Gladiator lo haría mejor que yo seguro), para entender mejor el concepto y hacer unas buenas prácticas...jejeje.

El cinismo es una filosofía teórica y una práctica, pero también una forma de vida, aunque esta carácterística se empezó a perder enseguida; es una filosofía que pretende alcanzar la felicidad mediante la sabiduría y la ascesis (reglas y prácticas encaminadas a la liberación del espíritu y el logro de la virtud).
Se pueden distinguir dos fases en el movimiento cínico: la primera fase se desarrolló básicamente en Grecia, durante los siglos IV a.c y III a.c, la segunda fase se desarrolló en las grandes ciudades del imperio romano: Roma, Alejandría y Constantinopla, y duró desde los siglos I a V.

Uno de los rasgos que diferencia al cinismo de otros movimientos es precisamente la importancia que dan a la ascesis, la práctica continua del ejercicio mental y físico, como camino para conseguir un estado de ánimo apropiado para alcanzar la autosuficiencia, que les libere de los imprevistos y les endurezca para permanecer impasibles ante "adversarios existenciales" como el hambre, el frío o la pobreza, que no dependen de ellos. Esta actitud les emparentaba con el estoicismo, aunque su desvergüenza les volvía a alejar.
Antístenes fue el fundador de esta escuela cínica y Diógenes de Sinope uno de los cínicos mas reconocidos y respetados de su época (S.IV a.c).
El nombre de cínicos tiene dos orígenes diferentes. El primero viene del lugar donde Antístenes solía enseñar, que era un gimnasio llamado Cinosarges, que se puede traducir como el perro blanco o el perro veloz. El segundo origen tiene que ver con los comportamiento de Antístenes y de Diógenes, que se asemejaba al de los perros, por lo cual la gente les apodaba con ese nombre (kinicós). Está comparación viene por el modo de vida que habían elegido estos personajes, por su idea radical de libertad, su desvergüenza y sus continuos ataques a las tradiciones y los modos de vida sociales.

Los cínicos tomaron como modelos a la naturaleza y los animales, los adoptaron como ejemplos de autosuficiencia y basándose en ello propusieron un modelo de comportamiento ético que consideraban fundamental para alcanzar la felicidad, aunque esto solo era posible mediante una rigurosa disciplina física y mental. Proponen la necesidad de la autoafirmación individual frente a una sociedad alienante y coaccionadora.
El cinismo es una forma de vivir, pero también de pensar y de expresarse.
Utilizaron recursos literarios diversos donde no faltan la parodia, la sátira, la anécdota o la burla, pero siempre de forma escandalosa y provocadora. La principal fuente por la que conocemos a los primeros cínicos es por la obra de Diógenes Laercio.

La teoría cínica proviene de la práctica y su fundamento se encuentra en la exigencia de libertad frente a todo aquello que pueda esclavizarle. Como parte de esta libertad radical se encuentra la libertad de palabra (parrhesia). Junto con la libertad de palabra, otra característica del cínico es su desvergüenza (anaideia). Aceptaban el apodo de perros porque lo tomaban precisamente como el símbolo de su falta de vergüenza. Como parte de esta desvergüenza asumían el desprecio por las convenciones y el placer.
La imperturbabilidad (apatheia) es el ideal del sabio cínico, que vive alejado de todo lo que le produce perturbación o angustia y es capaz de adaptarse con indiferencia a las circunstancias.

Precisamente de Diógenes de Sinope, Galeno, ésta mañana, me ha contado una anécdota cínica sobre dicho personaje en un encuentro que tuvo con el gran Alejandro Magno, que yo no sabía, o si la sabía, ya no la recordaba.
Encontrábase Diógenes de Sinope como un `perro´ tirado en el suelo en su especie de casa-tonel, practicándo esa vida ascética de austeridad que llevaba en consonancia con la naturaleza, y Alejandro Magno (con ganas de conocer al gran sabio cínico que todos admiraban y respetaban) se presentó ante él.
Al estar frente a Diógenes, Alejandro le dijo: Soy Alejandro Magno, el Gran Rey.
Diógenes contestó: Y yo Diógenes, el cínico (el perro, en el significado de entonces).
Alejandro Magno le dijo: ¿Qué quieres de mi? Puedo y quiero ofrecerte lo que quieras.
Diógenes contestó: Que te apartes de donde estás y no me quites el sol.
Alejandro Magno se quedó tan impactado de tal respuesta y el dominio de sí mismo que tenía el cínico, que se marchó diciendo: `si yo no fuera Alejandro, querría ser Diógenes´

En una ocasión que le preguntaron que vino era el que más le gustaba, respondió: `el de los demás.

Cuando fue puesto a la venta como esclavo, le preguntaron qué era lo que sabía hacer, contestó: `mandar, mira a ver si alguien quiere comprar a un amo´.


Evidentemente.....todo un maestro.

jueves, 3 de marzo de 2011

Gladiator era un gran personaje....un hombretón que lidiaba todos los días en el Circo (nunca mejor dicho), llamado Caramelo, en la ciudad del viento. Hoy es su cumpleaños.
Recuerdo cuando entré en el Caramelo..y lo recuerdo con un sabor muy agrio...ácido, diría más bien.. Y es que yo no supe que iba a caer en dicho lugar hasta dos días antes de iniciar el curso; mis padres, no se si con buen o mal criterio, me lo ocultaron hasta esa fecha porque sabían que hiperventilaría durante mucho tiempo... y muchos días...(como así fue),  así que para que empezar antes de hora..

Como no..yo salía de mi gran y querido Instituto Público, en el que me sentía como pez en el agua..clases de nivel, profesores de nivel, cafetería donde se podía fumar (todos), y libertad para decidir sobre a donde dirigir tus propios pasos (tu decidías, tu te comías las consecuencias, es decir, madurabas). Nadie te echaba broncas, si suspendías era tu problema; si no ibas a clase, también. Encontrabas gente diferente a tí, gente original...cada persona era realmente un mundo en ese lugar, todos valíamos la pena. Así de normales pasaron mis tres años de BUP en el Instituto.... hasta que el tercero, decidí no ir.
No porque no quisiera estudiar (que siempre me ha gustado), era porque nada me motivaba, absolutamente nada, o mas bien diría mejor...que habían demasiadas cosas que me desmotivaban. Así que dejé de estudiar y me dediqué a ir al parque a fumar porros (pocos..me daban dolor de cabeza) y montarme un grupo de Doo Wop con SunSun y Noa. Mientras ensayábamos las voces, soñabamos con el estrellato, escribíamos un montón de canciones y nos grabábamos, empezé a lidiar el estrellato que luego brillaría por si solo, jugando al futbolín. También fue el año de otro amor silencioso.. (que malestar.., bueno, me consta que luego se arrepintió de no haberse lanzado a tiempo millones de veces.. parece ser que la historia se repetía.. pero en otra urbe).

Resultado=cates=resultado=encierro=resultado=Caramelo

Sobre el tránsito entre un lugar y otro...no lo recuerdo..y que porqué decidieron mis padres ese lugar...también lo desconozco (tampoco quise saberlo).
Después de mis primeros días llegué a la conclusión que prefería ir a un psiquiátrico... y de que mi lugar no estaba entre conversacíones tipo...¿alguien tiene un jersey que me pegue con los pantalones? es que hoy voy descoordinada...(ruido de vómito.. y doy fe que ese comentario es verídico).
El primer día de clase, llegamos SunSun y yo con nuestras chupas de cuero (compradas con el sudor del ahorro semana tras semana de nuestras pagas), y nos sentamos; nos hicieron
poner a toda la clase en círculos y entonces nos enteramos... los dos primeros días iban a darse las `jornadas de sensibilización...´ creo que la lengua no se me cayó al suelo de milagro.. la estupefacción por el shock creo que paró mi riego cerebral un tiempo... (en fin, esto daría para una entrada aparte y lo que quiero es hablar de Gladiator). Yo solo quería volver al instituto con gente normal, a mi clase de música y seguir aprendiendo a tocar la batería, que sí, me enseñaban en el institutoooo!!!

Gladiator fue mi profesor de Historia y de Filosofía aquellos dos años que estuve en el Caramelo. Gladiator estaba para mojar, y era una realidad, para que negarlo, joven y guapo y todas las alumnas (solo había 6 o 7 chicos) babeaban con él... de hecho, pisabas siempre sobre mojado, y con cuidado de no resbalar.
Me veo en la necesidad de hacer varios matices sobre el hecho de compartir la misma opinión sobre Gladiator que toda esa espantada de palomitas; y es que cuando yo lo vi por primera vez pensé...que exagerada es la gente...este tipo destaca físicamente por la fisonomía comparativa que hay con el resto de profesorado, evidentemente. Con esto no quiero decir, ni negar, que pensara que no era guapo, sino que, si, es guapo, ¿¿y qué?? hay millones de tios guapos en el mundo...
Pero empezaron las clases...y a medida que nos iba dando clase más me gustaba la clase...y es que sabía tanto...que empezé a tener esa sensación de...Gladiator da la clase para mí; no sabía muy bien que quería decir exactamente esa sensación, supongo que admiración...motivación... el hecho es que si ya de por sí sacaba buenas notas (salvo en matemáticas, que siempre pencaba..al año siguiente, en COU, con letras puras, las desterré ya para siempre de mi vida), jamás me consentí un solo notable en Historia o en Filosofía, tenía que sacar sobresaliente, no podía quedar mal delante de Gladiator, que parecía tener los músculos de la cara curtidos de tanto encanto que emanaba con todo el mundo.
De este último hecho, quedó prueba constatada, un día que mi madre fué a hablar con él por primera vez y al volver a casa habían cambiado a mi madre; mi madre estaba transformada, de hecho irradiaba encanto por todos lados...(mi madre!!) y es que hasta tal punto llegaba el encandilamiento que producía el encanto que repartía Gladiator, que mi madre lo quería poco menos de yerno...si, si, de yerno... y Gladiator para aqui y Gladiator para ahi todo el día...

El caso es que Gladiator iba siempre con su sombra, pero no una sombra normal, sino una sombra de buitres que se arañaban entre ellas diplomáticamente y con un estilo cool de finura hipócrita propios de las clases más forjadas y trabajadas.
Entre ellas destacaba la Palomina, la más de la más; y no lo digo porque destacara por un talento en particular que hiciera que el resto la apreciara o admirara, sino que lo único que tenía era un delantera como la que tiene nuestra selección...y ella que sabía contonearse mejor que nadie y aplastar a las demás como si estuviera bailando ballet delante de un público selecto, maquinaba tácticas que bien podría haber explotado Eugenio con su `sabeu aquell que diu...´.
La Palomina se colocaba las sandías, se bajaba un poco más el jersey de escote picudo para marcar un canal en el que se hubiera ahogado cualquiera, se levantaba del pupitre con la excusa de tener que ir a la mesa de Gladiator porque no entendía algo, meneaba su cabellera de hiena y con su sonrisa de mona lisa flexionaba la mitad de su cuerpo en la mesa del profesor...hasta la altura de apoyar sus gracias en aquella superficie, para que el propio Gladietor ¿para que el pobre Gladietor que? no lo se.

Solo se que Gladiator con su encanto arrollador me acompañó a la Facultad de Filosofía y Letras antes de matricularme en _______, y la Palomina jamás lo supo, que gran desperdicio de información..

¿Qué será ahora de la Palomina?

Gladiator, felicidades!!!!.
No cambies nunca tu encanto y sigue lidiando como puedas esa sombra de babas que siempre te acompaña..;)
 

Copyright 2010 Historias de Naúfragos y Naufragios.

Theme by WordpressCenter.com.
Blogger Template by Beta Templates.