Mostrando entradas con la etiqueta Crudins. Mostrar todas las entradas
Mostrando entradas con la etiqueta Crudins. Mostrar todas las entradas

martes, 13 de diciembre de 2011

Lo prometido es deuda, a petición de Pseudosocióloga voy a contar un poquito de mi pasado rockero y como nació en mi el gusto por la música, del que todos mis seguidores saben que tengo una especial debilidad.
Esto es quitarme mucho el pasa montañas pero bueno....confio que la información se quede en mis lectores.

Empiezo por decir, que todo sería más fácil de entender, si pudiera hacer una retrospectiva rápida sobre mi infancia y adolescencia, y sobre el ambiente personal y circunstancial de mi entorno familiar; haré lo que pueda,  pero tendréis que hacer un esfuerzo por imaginar hacia el pasado y no hacia el futuro (es un poco necesario en este caso...).
Tengo un hermano mayor (que ronda ahora los 39 años) al que voy a llamar Milagro.
En la época en la que Milagro era pre-adolescente y durante su adolescencia entró la música en mi familia de su mano, en un lugar en el que todos (el resto, 4 hermanos más) eramos más pequeños y la "dictadura" familiar podría haber sido valor inspiratorio para la elaboración de una de las Leyes Fundamentales de la época histórica que España acababa de abandonar...
Todo estaba prohibido; y lo que nos quedaba....
Todo eran órdenes, reglas y castigos: esto es así porque yo lo digo, punto. Obedece, punto. No hables, punto. No hagas ruido, punto. No hagas eso, punto. Come, punto. No, punto.
Cualquier iniciativa individual (de casi cualquier tipo) era reprimida y en el mejor de los casos acotada o limitada; conseguir algo = un si, era una lucha encarnizada (aun recuerdo batallas memorables...como cuando conseguí ir (una sola vez) a un campamento de verano mixto; o la de comprarme mi chupa de cuero -con el dinero ahorrado de mi mísera paga, por supuesto-, para entonces prenda vista como la macarrada más grande del mundo en mi familia y en todas las familias, sólo la llevaban los heavys, los punks y los rockers...).
Sin embargo no pienso juzgar a mis padres, ni a ningún solo padre sobre la faz de esta tierra. Por lo que he visto en silencio...y a gritos..., debe ser uno de los trabajos más duros. Otros tiempos, otras maneras. Problemas. Pasado. Paso.
Ahora no son ni la sombra de lo que fueron.

Divago....como dirían mis divas ;)
Cuento esto para contextualizar en qué empleábamos SunSun y yo el poco tiempo de ocio que se nos permitia tener, hasta que tuvimos edad para que se nos dejara quedar con amigas. Jugar entre nosotras y leer. Así lo hicimos.....y tengo que decir que era algo que me encantaba de verdad...leer y leer.... luego inventábamos historias y escribíamos mini obras de teatro (esto ya lo conté en otra entrada) y luego las interpretábamos (pobre Crudins...lo que sufrió).
¿¿Música?? Bueno, teníamos un cassette de Enrique y Ana y si, no se como, después, llegó hasta nosotras la banda sonora de Grease (película que si habíamos visto por la tele) y aquello fue un no parar de inventar festivales particulares de bailes, coreografías e interpretaciones por los pasillos de casa cuando no estaba mi padre. No nos gustaba la peli en concreto, la verdad, más los bailes y la música. Primer conato de descarrilamiento....jejeje.
Pero llegó Milagro para coger su loro, poner un poster tamaño fábrica de Gabinete Caligari en la pared, en la que salían ellos en las vías de un tren, y poner una cinta de cassette nueva en casa.....ohhhhhhhhhhhh locura ¡¡¡¡siiii!!!! la voz del tipo de la cassette era la de un tío americano que estaba muerto y se llamaba Buddy Holly, y tocaba una cosa que se llamaba....Rock and Roll. Si, rock and roll suave (para mi gusto), pero rock and roll. Ese fue el descubrimiento y el tirar de un ovillo que me llevó a una pasión a la que debí poner más limites.....


Milagro empezó a escuchar grupos españoles y americanos de rock and roll (éstos, si es verdad, sempiternos...., pero mi hermano ya hacía bastante con hacerse con ellos en aquella época).
Eran los finales de los ochenta - primera mitad de los noventa....., empezaba a escuchar una canción que se llamaba "Mediterraneo", otra que se llamaba "Rock and Roll Star" etc.... SunSun y yo, agazapadas y siempre espiándolo, escuchábamos su música, nos parecía genial...... nos parecía mundial....... subliminal....... nuestro descubrimiento.

A Milagro el rock and roll le duró la adolescencia, pero él me lo descubrió. Si me hubiera descubierto el punk, hubiera empezado por el punk....quien sabe las vueltas que da una llave.
Pocos años después mi hermano se fue interno a un colegio de La Ciudad del Viento (ciudad en la que nunca encajó y de la que sigue sin ser amigo) desde nuestra ciudad, La Ciudad de la Niebla. Ese fue el año en que mi hermano voló del nido.... y ya no volvió a vivir con nosotros más que a cortas temporadas, puesto que él si pudo estudiar su media carrera universitaria fuera de La Ciudad del Viento (como mi hermana menor).

Tocaba el turno de Petrus (sólo dos años mayor que yo), SunSun y el mio....tocaba nuestra pre-adolescencia y adolescencia.....nuestros peores años, y ya recién aterrizados en la Ciudad del Viento. Quien arrastró a quien es lo menos relevante....ambas arrastramos a mi hermano al lado oscuro, pero el se salió antes (como mi hermano Milagro, el rock and roll le duró la adolescencia), para nosotras fue más allá.
Después de los primeros tanteos con la calle (teniendo las restricciones que teníamos, toque de queda incluido), averiguamos donde se mascaba el rock and roll en la ciudad = nos hicimos con el nombre y dirección del BAR rockero puntero de la época.
Allá que nos fuimos con un par, SunSun y yo, un sábado, a pesar que que nos advirtieron que poco menos te abrían en canal con una navaja nada más entrar (no, nos dio miedo). Dos chavalas de 16 años...con ganas....¿de qué? de todo....y nada bueno.
La mayoría nos hizo una acogida sorpresiva.....y si....la media de edad de los habituales era muuuucho mayor que la recomendable para la nuestra. La gente más joven fue la que nos las hizo pasar putas para "entrar", normal suponía....el que algo quiere algo le cuesta...
Después del primer tanteo, decidimos acudir otra vez...al BAR y a otro bar donde pinchaban rock and roll, en una zona de marcha de La Ciudad del Viento (para entonces, la más peligrosa, decían...).
A partir de ahí todos los fines de semana, religiosamente rockandroll-eabamos y rockanroll-eamos durante casi una década.
Afición, baile, amor, pasión, diversión y locura. Lo vivimos todo....lo bailamos todo...lo bebimos todo....lo disfrutamos todo....y lo sufrimos todo = todo lo que se sufre integrándose en un grupo que no deja de ser sectario, elitista, muy agresivo, competitivo (yo se más de música, yo tengo más discos, yo soy más idiota, yo tengo la mejor moto, yo llevo ropa original de la época, etc...etc...etc...) y muy machista (en este caso); cualquier afición sobrevalorada puede ser enfermiza.
Conocí a muchisima gente aficionada a la música de la que aprendí muchisimo, tanto del ambiente rockero como de otros ambientes. El mundo de la noche, admito que hacía mucho más fáciles las cosas.
Ayyyy adolescencia.......cuanto he aprendido de ti.

Me gusta la música desde que recuerdo haber escuchado música.
Me gusta leer desde que recuerdo haber aprendido a leer.
Me gusta comer desde que me amorré a la teta de mi madre.
Me gusta viajar desde que alguien me ayudó a saber hacerlo...
Etc.....

Probé cosas que me gustaron, y no continué; porque el camino era corto, me gustan los largos...

Del mundo sectario rocker me desvinculé cuando tuve un desencuentro amoroso que me dejó tocada. El tener que recuperarme hizo que apareciera menos por lo que se llama "la escena", sin abandonarla aunque con ganas ya (estaba del machismo hasta los cogones, hablando mal), y opté por nuevas vías de entretenimiento alternativas en el que nunca puede faltar mi segundo (a veces, primero) hogar = el bar.
Dejé mi antiguo hogar-bar rocker y me busqué poco a poco otro en el que me sintiera bien. La búsqueda (que duro unos años) me hizo conocer muchos otros bares de La Ciudad del Viento, el camino fue grato, para qué negarlo. Me gustan los bares, me han gustado siempre.
Con los años fui desvinculándome cada vez más. Ya no encajaba en aquellos lugares rockers...ni con la gente, ni con las actitudes, ni con sus ideas, ni con sus modos de vida machistas en hombres y mujeres (que en todas las ocasiones me resultaban incongruentes y repugnantes).

La música seguía haciendome vibrar, y sigue, hoy por hoy, emocionándome como cuando la descubrí. Por otro lado, gracias a mi desvinculación, aprendí de otros géneros y descubrí a otras voces.
Me gusta toda la buena música, toda, aunque mis gustos anden más por esa vena rockera mía de la que jamás renegaré.
A veces pienso que....en mi, hay cosas que se asientan cuando se sienten agustito dentro, y se consolidan en el sentido más beneficioso de la palabra. La música me ha proporcionado mucho, y sigue haciendome sentir bien; es mecánico, automático.
Jamás la desecharía de mi vida.
Porque además hay algo muy bueno de la música....y es que es un mundo tan enorme en el que caben tantos artistas y tantas maneras.... siempre hay algo que te hace vibrar de nuevo, algo que te despierta o altera los sentidos. Un lugar donde la ignorancia (nadie es un experto en toda la Música), es un lujo donde siempre hay algo que descubrir.
Que sea así siempre...

Rock and Roll will never die

----------------------------------------------------------------------------------------------

Se me ha olvidado algún apunte que añado ahora....

Cuando llegué al instituto tuve claro que cualquier oportunidad que me dieran para estudiar música la aprovecharia.
Como milagro caido del cielo, en mi instituto (supongo que igual que en el resto por aquella época), cuando llegabas a 2º de Bup, había unas asignaturas que se llamaban Eatp (Asignaturas de Actividades Técnico Profesionales) que eran de elección por parte de los alumnos entre un elenco de varias (luego creo que eliminaron esta iniciativa con la Loe...con mal criterio..; recuerdo que había Botánica y teníamos un huerto la mar de majo en el que los alumnos aprendian jardinería). Supongo que eran unas asignaturas que servían para ayudar al alumno a orientarse sobre por donde tirar....si para una carrera universitaria o hacia la Formación Profesional.
Escogí música sin dudarlo....ahi me enseñaron a tocar de forma básica la batería, y recuerdo haber hecho mi primer trabajo sobre historia de la música (tema libre, escogí el jazz....¿porqué? porque sentía curiosidad y quería saber más y no tenía a mano nadie que pudiera informarme y lo poco que había oido, musicalmente hablando, me había gustado), me pusieron un 10 (tomaaaa ya!!!).

Sigo pensando que ojalá de pequeña, me hubieran dado la oportunidad de descubrir, indagar y dejar salir a flote mis inquietudes (tenía siempre un montón); dejar que las explotara.....

-----------------------------------------------------------------------------------------------

Otro apunte: no he llamado a mi hermano mayor Milagro porque fuera un milagro para mí que me descubriera el rock and roll. Lo he llamado así por razones totalmente ajenas a la música, de tipo personal.
Ante la evidente relación que se puede uno hacer tras leer esta entrada, he querido aclararlo.

viernes, 10 de junio de 2011

Hace días que suena en mi cabeza un reclamo que no puedo obviar más....toca una entrada cachonda; y con eso no me refiero a que tenga ahora mismo los pezones duros al escribir, sencillamente necesito escribir en clave de humor alguno de mis múltiples sucesos trágico-cómicos en los que en el momento una cree que va a morir, y que con el tiempo los recuerda haciéndoles un corte de mangas.

El suceso que voy a narrar va de fuego, pero de fuego del que te quema por fuera.
Todo sucedió en mi tierna fase de transición entre la vida juvenil y la adulta.. Si no me equivoco rondaba yo para entonces la que ahora me parece la friolera edad de 22 años, no lo recuerdo exactamente; tiempos a los que no suelo mirar atrás más que para recordar situaciones como la que voy a describir, ya que sigo pensando que ningún tiempo pasado fue mejor que el presente, donde una indefectiblemente, se siente viva y protagonista continuamente.

Para entonces, yo salía por la noche mucho más de lo que hoy por hoy, dadas las circunstancias, puedo.
Soltera por poco tiempo, puesto que caería  poco después en las trampas consentidas, ya no del amor, sino del tonteo y disfrute agradable de compañía con fecha de caducidad...(y margen prudencial de consumo antes de pudrirse), me preparaba como casi todos los sábados para el ritual previo antes de pisar las calles y los bares de La Ciudad del Viento.
Este ritual, cada vez más dilatado por la pereza y la edad, consistía en ducharse cual faraona, con varios productos exclusivos para su uso el fin de semana, peinarse de una manera más laboriosa que de diario, o sea, peinarse; maquillarse etc..
Por supuesto los fines de semana tocaba dejar que mi piel y los olfatos ajenos se deleitasen con mi perfume de Chanel...que tanto gusta al género masculino (doy fe de ello) y a mi, y que me sigue transportando a momentos fantásticos de mi vida.

Aquel sábado en cuestión, de un verano de hace mucho....había iniciado ya todo este ritual a la par que SunSun (puesto que salíamos juntas), y pensé que tal vez sería buena idea ir haciendo además la cena, para consumirla justo antes de salir.
Le pregunté a SunSun qué le apetecía que hiciera y entre las dos llegamos al acuerdo que unos calamares rebozados en la sartén iban bien....es decir, abrir el congelador, el paquete y directo a la sartén...una de tantas cenas espectaculares que solíamos montarnos la sister y yo.
Si, se llama pereza, se llama querer comerse el mundo sin perder tiempo en chorradas, se llama cagarse injustamente en tu madre que hace tan poca comida que nunca hay sobras en la nevera, se llama mal comer.
De esta guisa, la menda, que estaba pensando ya en los tentáculos de varios personajes y en si pintaba bien la noche o no....puso una sartén al fuego máximo llena de aceite, de bastante aceite (mi madre siempre me dijo que para freír bien unos calamares se necesita mucho aceite...), y se fue al baño a pintarse la raya del ojo con tinta.

Nunca me ha costado hacerme la raya del ojo con tinta, las cosas que forman parte de tus costumbres las haces sin pensar en nada, nunca mejor dicho, y en un plis plas. Pero era sábado = quería estar perfecta. ¿Para qué? no lo se...pero quería estar perfecta. Ahora pienso en todas estas cosas y no se como he podido desnudarme tanto con los años, de todos estos artificios....bueno, si lo se, porque no hacen falta.
Hoy por hoy, y desde hace ya años, me preocupa más bien nada el arreglarme para un fin de semana, y por supuesto ese ritual lo abandone hace mucho. Lo que no significa que no siga siendo presumida....pero nada que ver con antaño.
La cuestión es que colocada la sartén en la vitro, me fui a pintar los ojos al baño, donde SunSun ya me sacaba ventaja...y eso significaba, que como es una cagaprisas, cuando ella hubiera terminado iba a estar ametrallándome con....¿estás ya? ¿te falta mucho? estoy harta...siempre te tengo que esperar..etc..

Nunca me explicaré cómo pude tener un descuido semejante...pero me olvidé de la sartén por completo. Crudins estaba en su cuarto encerrada y de nada se enteró hasta que no grité, y mis padres habían salido a dar una vuelta y a cenar por ahí...
No exagero si me acordé de la sartén como 20 minutos después.
Mirándome en el espejo gigante que hay en el cuarto de baño, de pronto, como un fogonazo paso por mi cabeza...calamares...calamares...calamares...calamares....¡¡¡SARTÉN!!!! ¡¡¡COÑO!!! ¡¡¡LA SARTÉN!!!!
Corrí hacia la cocina....y las llamas llegaban hasta el techo y salían por la puerta.
En este contexto, voy a explicar la situación de cada cosa en el punto 0 del desastre...
La cocina enana de casa de mis padres, esta al lado justo de la puerta de entrada al hogar dulce hogar...y la vitrocerámica esta situada en la encimera y en la parte más cercana a la puerta de la cocina. Esta cocina rectangular es pequeña, pero entra la luz por un ventanal que hay al fondo de la misma. El fregadero esta situado en mitad de este rectángulo...

En algún momento de mi vida yo oí que para apagar un fuego lo mejor es taparlo....pero parece ser que lo debí de oír vagamente y de refilón, porque en mi cabeza no quedo aposentada esa información para el por si acaso de la vida...
Mis gritos (dos exactamente: ¡¡fuego!! ¡¡fuego!!) hicieron que SunSun y Crudins aparecieran inmediatamente en el lugar del suceso en cuestión.
Mi razonamiento inmediato contempló la opción de una posible solución casera y rápida (los bomberos iban a tardar mucho...).
Pensé...en lo que para entonces no sabía y jamás se me volverá a ocurrir...apagar el fuego con agua... Para eso tenía que pasar entre el fuego que ya había, abrir la ventana del fondo, encender a tope el grifo del fregadero, al que yo suponía que aún no habían llegado las llamaradas y con un trapo mojado, coger la sartén en un nanosegundo y lanzarla por el aire dentro del fregadero.
Lo hice. No me preguntéis porque y cómo pude lanzarme sin pensármelo más...pero fue mi reacción. No quería quemar la casa de mis padres.

SunSun no paraba de gritar que qué hacíamos....y Crudins estaba en shock. No le di dos bofetadas, porque no entraba en mi plan...pero si la zarandeé y le dije.. ¡llama al portero y a los vecinos a pedir ayuda!. En este punto debo de parar y describir un detallito....los nervios evidentemente, pueden jugarnos una mala pasada...pero en estos momentos...las malas pasadas no tienen cabida.
Al lado de la puerta de entrada de casa había un interfono que daba directamente al telefonillo del portero...solo había que descolgarlo y esperar a que el individuo respondiera.
Evidentemente, yo pasé en un microsegundo entre el fuego de la cocina de una carrera y no sentí nada, primera parte del plan perfecta. SunSun empezó a gritarme qué que hacía, que no me veía entre el fuego, que si estaba loca. Hasta ese momento todo iba bien, hasta que después de darle la orden a Crudins de que avisara al portero, oí como abría la puerta de casa y se marchaba....SunSun salió tras ella , en un break de sus gritos hacía mi, y la pilló un rellano más abajo...y gritó...¡¡Crudins!! ¿qué haces? Crudins contestó...ir a avisar al portero....
En una manzana de 13 escaleras unidas por un patio interior...llegar al portero y pedir ayuda...le hubiera costado más de cinco minutos...por otro lado...había ascensor...y bajaba desde un noveno...
Me hubiera gustado ver la cara de SunSun, que había vuelto a correr arriba a avisar al portero por el telefonillo. A todo ésto, había un estupendo extintor de incendios en el rellano inferior, de cuya existencia, no sabíamos nadie...y por supuesto, en esos momentos, no se nos ocurrió ni pensar en dicho utensilio...(que hubiera sido lo más lógico); supongo que la primera vez que te encuentras en un incendio...te pasan estas cosas.

Crudins, librada de la gran tarea de correr sin sentido escaleras abajo, llamó a los vecinos para pedirles ayuda. Nuestros vecinos son un matrimonio que siempre van impolutos, con ropa de hiper mega marca, planchada toda a la perfección y planchados también ellos, más secos que una pasa, y con cero sangre en las venas. Gente bien de mal, que flota mientras anda y a los que hay que pagar para que te regalen ya no una sonrisa...sino, unos sencillos buenos días. Para entonces su hija era recién nacida, ahora acaba de hacer la primera comunión.
A Crudins le abrió el hombre de la casa...y ésta le explicó lo que pasaba. La sorprendente actitud de dicho hombretón fue inaudita... en los momentos en que estuvo pensando en que hacer, elaboró una danza a lo chiquito de oscar, mientras el titubeo de sus palabras hacían un fondo rítmico que acompasaba a sus movimientos de ballet, y que le debió de quedar la mar de bien, porque SunSun y Crudins se mean de la risa cada vez que lo recuerdan...
Cuando por fin reaccionó no dudó ni un segundo en no ayudarnos, gritó a su mujer y le dijo `coge a la niña que nos vamos´. Crudins y SunSun sin llamarle capullo al unísono, focalizaron la acción de nuevo en el fuego...visto que no se podía rascar nada de nada de aquella casa de la pradera.

El portero tardó en llegar un cuarto de hora...y además no había llamado a los bomberos...¿se pensaría que era una coña? ¿estaría pensando también él en los tentáculos que la noche le iba a deparar?

Bien, protagonista toda yo del evento a partir de aquí, pase a ser el bombero de la casa. Una vez pasada por el fuego, abrí la ventana del fondo y con cuidado encendí a tope el grifo del fregadero (que por otra parte era muy hondo, algo que iba a facilitar la caída de la sartén) del que salia el agua a buena presión. Cogí un trapo, me lo enrollé en la mano derecha y lo metí debajo del agua sin apagar el grifo. Había llegado el segundo decisivo...coger la sartén que ni veía, pero que sólo yo sabía en que lugar de la vitrocerámica estaba.
Dicho y hecho, en un santiamén agarré el mango de la sartén y la lanzé hacia el fregadero; en ese momento y al contacto con el agua que caía sobre ella, salió de la misma una humareda negra como el carbón que invadió toda la casa, y lo digo con todas las palabras...TODA LA CASA. Al estar tan cerca, ese primer nubarrón entró directo a mis pulmones y tuve la sensación de ahogarme ahí mismo, pero aún saqué ánimo para echar agua por toda la cocina hasta no ver rastro de fuego.

Estaba apagado el fuego, salí de la cocina. Y todos los nervios que no había tenido antes me vinieron de golpe, me caí al suelo porque las piernas no me respondían. Mis hermanas abrieron todas las ventanas y ventanales de la casa, momento en el que llegó el portero....no comment... que se marchó al comprobar que ya no había fuego. Pensando en el disgusto que se iban a llevar mis padres decidimos limpiar un poco la cocina....de los restos del incendio...y comprobamos que todo lo de dentro de los armarios estaba lleno de polvo negro, supongo que de la humareda.... hicimos lo que pudimos hasta que nos dimos cuenta que nos estábamos intoxicando al inhalar tanto humo...y nos bajamos al portal a esperar las tres sentadas, a mis padres. No hablábamos.
Evidentemente la culpa era mía, así que sólo yo pensaba cual iba a ser mi futuro a partir del encuentro con ellos...pero me di cuenta que no lo veía de otro color distinto al de todos los días..jajajjaja.
La reacción de mis padres cuando llegaron, fue la contraria a la que yo estaba esperando. Mi padre nos preguntó que si estábamos bien, que lo importante es que no nos había pasado nada...y mi madre no dijo ni mu y fue corriendo a coger el ascensor para comprobar lo que le había pasado a su cocina.

SunSun y yo no subimos....nos fuimos a pasear nuestro suceso por los bares de La Ciudad del Viento con el pelo, la ropa y todo...oliendo a humo...cualquiera subía a casa...
Pero a la media hora llamé a mi madre por teléfono con remordimientos...estaba limpiando la cocina...me sentí como una mierda, le pedí perdón cien veces, pero hasta dos días después no le oí decir, no pasa nada.
Al final, el seguro cubrió los desperfectos mayores, y la cocina volvió a ser la que había sido.

Aquella noche todavía nos fumamos unos pitillos entre las dos, SunSun y yo, preguntándonos la una a la otra cada vez.... ¿tienes fuego?... con las carcajadas consiguientes...
Estuvimos sacando mocos negros dos semanas.

jueves, 21 de abril de 2011

No se si es algo común al resto de los mortales lo que a mi me viene a suceder en ocasiones... no voy a decir que habitualmente, pero si lo justo como para escribir una entrada con las situaciones que me sobrevienen por las mañanas...

Me estoy refiriendo al despertar sin despertar. A levantarse aún en sueños, en ese estado en el que como autómatas empezamos a movernos por inercia o por la costumbre ya incrustada en el tuétano de los huesos y en la elasticidad de los músculos, que hacen que se mueva el cuerpo sin necesidad de que sea por una respuesta cerebral coherente ni por una voluntad decidida.
Si, hay veces que parezco un zombi, salvo por el hecho de no ir con los brazos extendidos hacia adelante...por lo demás... igual de blanca por las mañanas, igual de enmarañado el cabello, y con unas legañas del tamaño de una moneda de 10 céntimos en cada ojo... Pero la cuestión real no es esa..es decir, eso no es lo curioso, puesto que la mayoría de nosotros nos levantamos así; lo realmente llamativo es en aquellas ocasiones en las que una se levanta sin estar en este mundo...dando los últimos coletazos oníricos en ese afán por alargar o agarrarse al dulce placer del disfrute en otro mundo pasajero.

Por lo tanto no es de extrañar que parezca un muerto viviente y me ocurran cosas como meterme en la ducha y salir de ella creyendo que me he lavado el pelo, porque me lo he mojado y frotado, y resulta que cuando lo estoy ya secando con el secador...está igual de sucio que antes...si, se me ha olvidado ponerme el champú; o colocar las cosas más extrañas en el microondas creyendo que es el café con leche...y es la taza vacía o  la cuchara, o el tarro del café soluble; o quitarme el pijama y a la hora de vestirme para salir a la calle volvérmelo a poner pensando que es la ropa de calle... o salir a la calle en zapatillas de ir por casa porque se me han olvidado ponerme los zapatos.. (menos mal que me doy cuenta en las escaleras..); e incluso tener la regla y olvidarme de ponerme algo..(eso ya es muy fuerte..solo me ha ocurrido una vez..menos mal que tengo la casa en el bolso desde que no tengo casa jeje).
Si, como podéis comprobar el día que buceo por el mundo de los sueños...tardo rato en salir de él. También tengo que decir que me ocurre no en muchas ocasiones...puesto que a mi mas bien me cuesta dormir, y no digamos dormir bien....eso es un lujo.
Suelo tener pesadillas que a temporadas son recurrentes y en ocasiones son aleatorias; y sueño cosas de lo más extraño, supongo que como todos...En ocasiones he pensado en escribirlas al despertarme pero cuando me pongo frente al papel pienso que es demasiado complicado transmitir en toda su dimensión fantástica todo lo que acabo de vivir en los sueños.

Como ya sabéis, porque lo he comentado en muchas ocasiones, me encanta soñar, tanto dormida como despierta, me encanta de verdad... la mente se transporta donde realmente me gustaría que estuviera y así conozco en sueños los mundos en los que me gustaría estar y conversaciones con gente que me gustaría tener y pisar donde no hay suelo y hacer cosas increíbles; tener superpoderes (me encantan las pelis de superhéroes de cómic), tener otras vidas, otras oportunidades. Supongo que por todo esto me encantó Origen de Christopher Nolan, así son un poco en muchas ocasiones mis sueños...esa realidad transformada como el subconsciente quiere (en ocasiones porque hemos trabajado el consciente antes de dormir o soñando despiertos; pero en otras porque los sueños, sueños son, y en ellos cabe lo imprevisible, lo improvisado, lo que no estaba planeado).
El día que no sueñe, creerme, no viviré.

Dejando a un lado mi voluntad en querer transmitiros lo que disfruto con el sueño y lo que me molesta por tanto, el insomnio; ese acompañante mío que desde pequeña ha sido mi amigo invisible; quería poner énfasis justo en el momento de tránsito que se produce entre el sueño y el despertar, que para algunos es instantáneo siempre y para otros solo en ocasiones.
He comentado esto alguna vez con mis familiares y amigos, y a pesar de que se, por ejemplo, que a mi hermana SunSun (porque lo he visto en primera persona) le ocurren cosas como las que me ocurren a mi; mi hermana Crudins no puedo tenerla en consideración, porque fue sonámbula hasta bien mayor (menos mal que ya pasó..porque montaba cada show...); pero no era una sonámbula de sueño placentero...soñaba que siempre nos agredian, a SunSun y a mi (siempre lo mismo y sólo con nosotras dos), por lo tanto era curioso ver lo que hacia  y lo que decía, mirándote con esos ojos grandes estando dormida. Le costaba mucho despertarse estando sonámbula, y aunque la zarandeabas... acabamos por meterla bajo el agua de la ducha, aprovechando que siempre se metía en la bañera gritando.
Me consoló saber que hay gente que hace las cosas más peculiares en ese proceso de tránsito y que no soy la única que a veces se mete el peine en la boca para lavarse los dientes ...

En conclusión....hay veces que parezco Beetlejuice (personaje que adoro desde mi infancia), un muerto muy vivo, igual de cachondo y con las mismas pintas al amanecer, viviendo dentro de una maqueta.



                              

sábado, 2 de abril de 2011

Era primavera.... como la recién estrenada... pero de hace unos 4 años....

Dentro de La Casa del Ruido y de Morti, por las mañanas, entraban los rayos de sol por el único sitio al que la voluntad humana, la de SunSun y la mía, se lo permitía....es decir, la puerta acristalada del balcón que daba a la calle Espozaño y Minero. En la misma pared había dos ventanas más, pero los estores blancos que dejaban entrar la luz no se levantaban por las múltiples razones explicadas en mis anteriores entradas sobre aquellos maravillosos años en  Melrose Place.

Empezaba una semana nueva, era lunes y acababa de disfrutar de uno de mis fines de semana de entonces... bares, música, entradas y salidas en casa, dejarse llevar por los acontecimientos, encuentros involuntariamente voluntarios y estudiados con las personas que quería ver, y resaca con sabor dulce.. ; la operativa normal de una soltera trabajadora a la espera de comerse el fin de semana todo lo que no se había comido entre semana; y eso que tenía como hábito tomarme siempre unas cervezas por las tardes, antes de subir a casa entre semana, para charrar un rato con quien se dejara caer en La Bachata (ahora) Aburrida... (el bar a dos portales de La Casa del Ruido, cuyo propietario era un chico con el que, unos años antes, había jugado un par de partidas al Twister de MB y acabamos jugando al Ahorcado..perdió él, claro; pero también de una de las personas que ahora mismo esta ahí arriba tomándose un gin tonic con san Pedro, en una de las nubes más grandes, y que me hacía reír como nadie..).

Los fines de semana, los cantos y las voces de Doña Ramona, sabían de otra manera...ya daba igual todo, no había que madrugar (salgo los sábados que me tocaba trabajar) y eso hacía que todo supiera distinto... todo tenía encanto.
La sensación de resaca permanente se aliaba con el bienestar y juntos bailaban un tango como podían; la ropa tendida en el patio de luces, manchada por la ceniza que los orgasmus cada jueves desde el piso de arriba dejaban caer, tiñendo la ropa de gris noche estrellada, tenía otro significado, el de fin de semana.. me daba tiempo a ponerla otra vez en la lavadora sin problemas, junto con el uniforme del trabajo, para estar listo el lunes.
Todo se volvía relativo.

Recién pasado uno de aquellos fines de semana, un lunes me sabía a `tengo que replantearme la vida por mucho que disfrute de las olivas, los boquerones y las cervezas´.
Para entonces, yo aún trabajaba a turnos unas semanas de mañanas y otras de tardes, y ese lunes tenía que entrar a trabajar a las 15 horas, así que me desperté sin despertador (una de las cosas que aún se saborear como placer más exquisito) y en un silencio absoluto...(que ahora mismo añoro desde lo más tierno de mi malestar), y me levanté para desayunar como manda el onceavo mandamiento...
A esas horas, un lunes, los orgasmus inmersos en sus ritmos grupales de costumbres propias de su especie o se volatilizaban y dormitaban sobre el césped de algún lugar desconocido para mi...o hibernaban hasta el miércoles, el caso es, que eran los únicos dos días que la cabeza descansaba... Un Ferrero Rocher envuelto en papel de oro de 20 kilates.

Justo en esos momentos de mi vida en Melrose Place, vivían enfrente de mi piso de La Casa del Ruido, Arti y Dani, una pareja encantadora y enrollada, que tanto te ayudaban como te invitaban a compartir lo que tuvieran entre manos en esos momentos de encuentro.
Después de mis `desayunos sin prisa´ de las semanas de tardes, solía ponerme música a un nivel prudente (recuerdo que me puse un disco de The Sonics) e iba organizándome poco a poco para la semana... tocaba destender el uniforme y plancharlo antes de ir a trabajar; comprar lo necesario para la comida del día; ordenar mi habitación y la casa en general; pegarme una ducha mañanera de las largas, sin ninguna prisa, escuchar las noticias en la radio y empezar a hacer la comida antes de que SunSun llegara del trabajo.
Mientras iba cantando, bailando y guitarreando virtualmente por casa, haciendo las cosillas del hogar...me di cuenta que me faltaba leche y que era lunes...es decir, había que reponer material, usease, los hielos gastados por los combinados del fin de semana (en mi casa no podían faltar nunca mazacotes buenos de agua congelada) y leche (es un misterio lo que SunSun hace con la leche...cuanto más compraba más pronto se gastaba).
Así, que después de adecentar mi hogar dulce hogar, planchar el uniforme y colocarlo extendidito encima de mi cama de 1,50 m (que tiempos aquellos..); me dispuse a ir al economato que había justo debajo de mi casa en el portal contiguo (que después fue kebab, panadería, otra vez kebab...y ahora ya no lo se..) a comprar hielos y unas cajas de leche a la simpática Ana, la propietaria del lugar.

¿Qué se coge una de casa para bajar justo al portal de al lado a comprar varias cosas? Yo, evidentemente, no pensé en que iba a necesitar bolso...ni móvil...ni papel...ni boli...ni el monedero...ni las gafas de sol...ni nada de nada... Pensé...sólo necesito 4 euros y las llaves, paso de bajar nada más...¿para qué?.
Tengo que decir que cada vez que en mi mente se desarrolla dicha pregunta...yo que soy gafe...suelo coger todo lo que he dicho que no iba a coger; pero ésta vez dije... en serio No, es ridículo bajar con nada más, acostumbrate a ir más liberada. Ok. Así que No se va de casa con el producto neto de su nómina ya a día 13 del mes y con las llaves. Nada más. La verdad es que tengo que decir, que la sensación que sentí al bajar las escaleras medio bailando y cantando tan suelta casi valió la pena después de todo...
Entré en la tienda y saludé a Ana; creo que era la única persona que trabajando en Melrose Place no tenía ni idea de los chismes del barrio...(no vivía en él) así que era todo un lujo poder hablar con ella, porque nunca lo hacía sobre los demás.
Si...la eche de menos cuando se fue...

Cogí la leche y los hielos y ya era casi la una del mediodía; Ana cerraba en breves, había llegado por los pelos. Me costó 3,25 euros la compra. Pensé...bueno ahora a subir y a empezar a hacer la comida; comer y salir para el frente de batalla. Saqué mis llaves, las coloqué en la cerradura...y...si, en efecto, la puerta no se abría, la cerradura se había estropeado (algo que me jorobo bastaste porque `la casera´me aviso que no cerrara nunca de portazo porque la cerradura era algo delicada...y siempre cerraba la puerta con la llave puesta, jamás di un solo portazo). Mierda....mierda....mierdaaaaaaaaaaaaaaaaa!!!!!!!!!!!!!!

Tic tac...tic tac...tic...tac....las 13,15....entro a las 15 a trabajar.....uniforme, móvil, bolso, dinero, todo dentro de casa. Inmediatamente pienso en el trabajo...mierda otra vez, yo que no paro de echar broncas a las demás porque llegan tarde al curro y soy un ejemplo intachable de puntualidad...no puedo llegar tarde!! y además...el puesto se queda sin cubrir...y hoy está la cirujana...follón seguro... etc..
Un tumulto de ideas se atropellaron en mi mente.
En definitiva...en ese momento algo me decía que no iba a ser el mejor día de mi vida.
Tenía que pedir ayuda, llamé a la puerta de Dani y de Arti, no había nadie en casa....y, como os podéis imaginar, no se me ocurrió pedir ayuda en ningún otro piso...en cualquier caso hubiera conseguido de todo menos ayuda (orgasmus y Doña Ramona...no, gracias).
Me miré el dinero que tenía, joder...75 céntimos...¿dondé hay una cabina ahora en la era del móvil? No... piensa...piensa....creo que en el Central Market....o tal vez en la plaza de la Santisima Cruz....ayyyy no lo se!
Salí escopeteada sin dejar los hielos y la leche en el rellano (cualquiera se fía de los orgasmus...eran capaces de salir de su hibernación coger el material y volver al catre como si nada...ni hablar), es decir, me cargué con la compra y me fui al Central Market que distaba de mi casa unos 10 minutos andando...y no!! no había una cabina!!! (yo hubiera jurado que en algún momento alguna vez...vi alguna...) evidentemente, me cagué en la estatua del fundador romano de nuestra querida ciudad , que testigo de mi desasosiego parecía hasta reírse de mí diciéndome (con esa postura hierática de cadera inclinada y sonrisa burlona) que pringada... ,así que corriendo otra vez, desandando lo andado, me dirigí a la plaza de la Santisima Cruz...y siiii una cabina...dios...que calor hacia...sudaba por castigo divino...
Vale, No, ya tienes cabina, ahora piensa, solo tienes 75 céntimos organízate, tendrás pocas oportunidades de llamar...vale, SunSun es la que está más cerca de casa, trabaja a 10 minutos andando, llámala y que ella llame a la casera para contarle lo que ha pasado y que ésta llame al seguro del hogar para que venga un cerrajero urgentemente.
Llamo a mi hermana que nada más oír mi voz me da voces diciéndome que ahora no puede atenderme que estaba muy liada, y me cuelga. Su puta madre (con perdón porque es la mía también). Vuelvo a meter moneditas en la cabina...45 céntimos...vale...llamo a mis padres para que llamen a SunSun, le digan que es idiota, y le cuenten lo que me pasa, y...sorpresa sorpresa....mis padres comunicando!!! Seguro que Crudins estaba marujeando sobre el finde...una imagen fugaz imaginó mi mente y se proyectó en las retinas de mis ojos....Crudins con el teléfono en mano jijij jajaja jijij jajaja...= misión imposible, posibilidades cero.
Creo que si alguien me hubiera pedido la cabina en esos momentos me lo hubiera engullido...
Bueno, intento otra vez llamar a SunSun...30 céntimos...llamo y lo primero que le digo es que me escuche!! que me he quedado colgada en la calle sin poder entrar en casa con....30 céntimos y bajando... que llame a la casera!!! me dice que vaya a su trabajo que me da sus llaves para que pruebe a abrir la puerta con las suyas... ok....
Cargo la leche otra vez...y los medios hielos...y me pongo a andar los 10 minutos hasta su trabajo...me da sus llaves y me dice que ya ha llamado a la casera, que alguien irá a rescatarme o a hacer algo... Vuelvo a recorrer los 10 minutos de trayecto hasta mi casa, pruebo sus llaves, y la cerradura no responde; la puerta se me descojona en la cara...

¿Qué hago? las 14,30. En esos momentos decido volver a llamar a casa de Dani y de Arti, tal vez tenga suerte y como ya es la hora de comer han vuelto a casa. Están!!!! genial...hielos a la nevera y leche en habitáculo seguro. Los tres unidos pensamos como abrir la puerta...uno detrás de otro metimos las llaves y las volvimos a meter y lo volvimos a intentar otra vez...nada. Arti decide probar con el método que ha visto a muchos cerrajeros y se va a por una radiografía suya. Riqui raca riqui raca en la puerta a la altura de la cerradura....nada.
Pasa el tiempo......Tiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiii las 15 horas. La mala ostia recorre mis venas...llamo al trabajo desde el teléfono de SunSun que ya se añade a nuestra cuadrilla (después de que ella también probara en la cerradura 13 veces más)  e intento explicar a mi compañera que pasa... `vale´, me dice (la que se pira a las 15 y compañera donde las haya..),  `le dejo un post it a xxxx y ya está....´ le digo que no, discuto con ella y le digo que le diga a x+y que se quede en mi puesto hasta que yo vaya, sea la hora que sea, o hasta que venga mi jefa (llegaba a las 16 horas) y que cuando ésta llegue me llame.

En ese momento llega el dueño de mi casa, así que ya somos cinco en el rellano.... me dice que su pareja ha llamado al cerrajero del seguro de hogar y que éste le había dicho que a las 15 horas como tarde iba a estar... si...ya lo veo. Intenta por todos los medios (era un ritual a seguir por todo el que entraba en esta fiesta) abrir la puerta metiendo y sacando la llave 30 veces en la cerradura...y yo pensando...al final me quedaré además de sin entrar, sin llave ni llavero... por un momento pensé... ¿harán todas las personas lo mismo ante esta situación o solo es un empeño oregonés?
De pronto me pregunta si he cerrado el balcón de mi dormitorio, que como da al patio de luces, y ahí nació hace millones de trillones de años un hermoso andamio...podría subir el andamio hasta mi habitación, entrar en casa y abrir la puerta desde dentro. Estupefacción. Y yo que creía tener imaginación....solo faltaba además, aquel día, tener que hacer fila en las urgencias del Hospital Miguel Servet...
Menos mal que había cerrado el balcón para que ningún Lancelot subiera el castillo andamial blanco para salvar a la princesa de los suspiros...uy, perdón, de los resoplidos.

De perdidos al río.....¿alguien tiene hambre? yo me marcho a comer y que se abra cuando se tenga que abrir... SunSun se une conmigo, evidentemente. En esos momentos llega la pareja del dueño de mi casa, `la casera´, y nos vamos los cuatro a comer a la plaza de la Santisima Cruz....
Dani y Arti se quedan en su casa a esperar a que vaya el cerrajero. Menú del día en el único lugar que ya nos daban de comer....primer plato cuscus....
16 horas, llama mi jefa al móvil de SunSun. Le cuento que no puedo entrar en mi casa y que estoy esperando al cerrajero que está al caer, me dice que no pasa nada, que en cuanto pueda vaya. Por un microsegundo...tuve una sensación de libertad..., no tenía nada importante encima y no tenía prisa ya por ir al trabajo. Ummm sweet pleasure...
El cerrajero llama por teléfono a `la casera´ cuando estábamos en los postres..., estaba esperándonos.
`La casera´, supongo que por defecto de profesión (es banquera), me indica que no hable, que ya hablara ella de lo que ha pasado.., intentaría que todo entrara por el seguro... Capito...es tu casa...a mi me da igual tener una llave con tres puntos o una con diez.
Y me recalca que ya me dijo cuando me fui a vivir ahí que no diera portazos porque la cerradura era delicada....
Si ella hubiera podido sentir el torbellino de sangre que en milésimas de segundo hizo que me hirvieran todos los fluidos de mi cuerpo haciendo que éste aumentara de volumen...se hubiera callado; gracias a dios...en estas ocasiones no necesito hablar, por lo visto, mi cara es el reflejo de ese tsunami interior. Y menos mal que es fácil de interpretar mi careto...porque si hablo lo arraso todo (que gran defecto tengo).

SunSun se fue directa al trabajo, así que con una persona menos, eramos tres los que quedábamos en el show...los propietarios del piso y yo. El cerrajero, muy amable él, miró la puerta...le  indiqué esperando ya a que me preguntara por ellas, si quería el juego de llaves para probar otras 3000 veces quien la partía por la mitad para tener un dos por uno; me miró...y me dijo...¿para qué dices que necesito las llaves?
No se como agarró la puerta pero haciendo un solo gesto que duró dos segundos abrió la puerta.
Ni que Lancelots guapos sobre andamios ni que leches....
Estupefacción de nuevo.

miércoles, 2 de marzo de 2011

Ayer fue un día muy estimulante...
Sin lugar a dudas el hecho que más causó ese estímulo fue la visita al Teatro Principal.
Sobra decir, para los que ya hayáis estado, lo maravilloso que es este teatro; pero es que tener la oportunidad de visitarlo desnudo y examinarlo poco a poco y zona por zona, fue un absoluto privilegio causante de que saliera después a la calle entusiasmada y encima de una nube, soñando por un momento en que lo que más me gustaría en el mundo es poder estar delante de un público inmenso (poniendo a Dios por testigo de empezar a practicar el arte de la interpretación sin esperar un día más).

Hoy, un día después, sigo con ese entusiamo que me inspiró por una hora el ser protagonista mentalmente de un sin fin de personajes y disfraces, que interpretaba como toda una artista, mientras mi público me ovacionada al final; hoy, sin embargo, como decía...sigo entusiasmada pero en la tierra, sabiendo que mi mayor interpretación, como mucho, lograré hacerla en la vida diaria, sino la he hecho ya..., y ya veremos sin con éxito o no...    
Y es que mi gusto por este arte me viene ya de pequeña.... Supongo que los que sean de familia numerosa de las de antes, me entenderán perfectamente, puesto que el hecho de tener siempre a tu disposición un espectro amplio de hermanos para jugar, hace que te sobre todo lo demás, hasta los juguetes, que en casos como los de mi familia, eran pocos y buenos. Así que Sunsun, Crudins y yo, ya desde nuestra mas tierna infancia, ahi en la tierra donde nacimos llamada Ilerda, haciamos nuestros pinitos teatrales domésticos (hay que decir que Crudins siempre fue un personaje eternamente utilizado por SunSun y yo, para llevar a cabo la manifestación de nuestros talentos...así, la pobre, tan pronto era disfrazada y colocada de árbol, como de pajarito, como de alumna con dos profesoras que le ponían deberes, como de telespectadora de noticias retrasmitidas desde unos estudios de televisión, como cliente de nuestra farmacia etc....). Como veis, nuestros sueños de pequeñas sobre qué queriamos ser de mayores divergian entre farmaceútica, periodista, profesora y artista. No esta nada mal... lo pasabamos en grande.



La metodología que seguíamos, teniendo en cuenta, que no habíamos ido nunca al teatro, era más o menos parecida a la actual. Lo primero que hacíamos SunSun y yo era escribir un guión partiendo de la base de los recursos materiales que ibas a necesitar y de los que disponíamos realmente. A partir de ahi, escribíamos juntas una historia teatral con tres personajes que interpretan y muchos otros que eran decoración; metíamos incluso canciones y hacíamos obras con cierto aire de musical (a lo cutre, claro); estudiábamos cómo conseguir efectos, por ejemplo, utilizábamos bicarbonato mezclado con agua cuando la bruja hacía pócimas etc... . Evidentemente, también nos hacíamos nosotras los disfraces y elaborábamos unos panfletillos a modo de programación y publicidad con la hora y fecha prevista del evento. Montábamos el decorado, poníamos siempre una silla por miembro familiar no participante en la obra, que nunca se llenaban, salvo por mi santa madre que terminaba tragándose al principio, todas las obras enteras (hasta que un día dijo...ahí os quedais, tengo cosas mejores que hacer...jajaja), y representabamos la obra. Al principio en primicia para mi madre, luego para un público ficticio. Aun recuerdo algunas obras...y me echo a reir.
Son unos de los mejores recuerdos que tengo de la infancia.
Para el que quiera saber sobre el Teatro Principal que lea a Amparo Martínez Herranz.

 

Copyright 2010 Historias de Naúfragos y Naufragios.

Theme by WordpressCenter.com.
Blogger Template by Beta Templates.