Mostrando entradas con la etiqueta Reflexiones... Mostrar todas las entradas
Mostrando entradas con la etiqueta Reflexiones... Mostrar todas las entradas

viernes, 6 de abril de 2012















______________ El común de los sentidos o el sentido menos común_____________


domingo, 18 de marzo de 2012




_______________________Me encantan las personas_______________________

viernes, 13 de enero de 2012

Vale, le he tocado los huevos a alguien.... y no me refiero a tocarlos para dar gustito, parece que ha sido al revés y que he provocado disgusto y malestar, y os puedo asegurar que nada más lejos de mi intención estaba yo de provocar esos sentimientos cuando escribí mi punto de vista.
Me pasa a veces cuando soy sincera, cuando peco de franca.
Algunas personas lo agradecen mucho (parece que es una virtud que abunda poco...) ; y otras personas se sienten ofendidas, porque tu opinión difiere de la suya y creen que les atacas, viéndose obligados a defenderse.
Las dos caras de la misma moneda.
Pero no os voy a engañar, si damos la vuelta a la tortilla (y venga la mula al trigo...), también tengo que decir que yo misma paso del absoluto pasotismo en unos temas (no susceptibilidad), como de ponerme el "tema por bandera" en otros que considero especialmente importantes o injustos (si susceptibilidad).


Me siento un poco mal al saber que tal vez le he hecho pasar algún mal rato..... ésta persona forma parte de mi propia historia y siempre le he respetado, y le tengo estima (aunque él no lo cree... otra cosa que me ha impresionado mucho).
Por un lado entiendo que decir las cosas  directamente de una forma educada pero sin haber preparado a la persona (que no se espera mi opinión en ningún caso), es arriesgado y atrevido.
Vale, me siento mal por él... por el hecho de haberle ocasionado malestar, pero sin embargo, volvería a escribir lo mismo con las mismas palabras (bueno.. tal vez sobraba alguna cosa), porque es realmente lo que pienso y cómo lo pienso.
Hilvané demasiado, lo admito..... (él no quería decir ni la mitad de lo que yo desarrollé), pero hay temas como  el consumo y la moda (la última moda), que sobrevalorados, hacen que me hierva la sangre de una manera candente.

Manifesté mi punto de vista y mi opinión sobre dicho comentario escrito por esta persona; comentario que a simple vista parecía falaz y divertido..... al estilo de hoy voy a poner algo por poner.
Demasiado contenido para no querer decir nada y decirlo todo a medias.
Al leerlo mi cabeza no pudo parar....os lo juro....no puro parar de rular, algunas cosas no encajaban PARA MI y tenía que decirlo.

Hemos arreglado el asunto de la manera más sosa del mundo, medio disculpándonos con la boca pequeña, por escrito; se ha quedado la cosa en tablas (ni para ti, ni para mi) como debía de ser, supongo, pero creo que algo hemos perdido por el camino ambos... un poco más de nosotros mismos.

___________________________ Desastre____________________________

lunes, 2 de enero de 2012


Hay veces que tengo una sensación extraña que zozobra mi interior y que me hace ir por la calle de una manera como... irreal.
Como si llevara un peso de una tonelada en cada pie, éstos se mueven al caminar de forma desganada y lenta; la orden del cerebro para que éstos se muevan mecánicamente, es mas rápida que mi voluntad, y se me nota. No sólo me pesan los pies, me pesa el cuerpo.... ando despacio como si ya nada me importara, como si ya nada me pudiera pasar.
Por si algo me pasara o me pudiera pasar, de vez en cuando, miro hacía arriba para encontrar otros ojos, sólo ojos, de personas anónimas, y adivinar si a ellos también les pesan los pies.... o si sencillamente, les brillan los ojos más de lo normal.
Me doy cuenta que algunos ojos me encuentran antes de que yo pueda suspirar, pero todo se dilata, nada pasa. Bueno si, pasan las personas, unas detrás de otras... pocas te miran a la cara, otras miran hacia adelante sin mirar, muchas hacia el suelo.


En mi lento caminar miro la calle, ahora me detengo en muchos detalles que antes me pasaban desapercibidos.... los de aquella esquina por la que he pasado millones de veces y no me había parado a mirar su fachada, los colores de los letreros de "se vende" en cada portal por donde paso, los escaparates y sobretodo, los vendedores.... sus expresiones, sus gestos, una mujer que llora e intenta taparse, los perros que adelanto, el mecanismo temporal entre semáforo y semáforo, el tipo borracho que llora en la calle gritando que no puede más y estampa un ladrillo contra una pared, el coche que pita y el conductor que se agita, los mismos yonkis en el mismo banco de siempre, la perra vieja de mi barrio que siempre va suelta (ahora me detengo a observar sus sabios y rutinarios movimientos), los carteles nuevos empapelados en las paredes donde siempre se empapelan conciertos y asambleas, la cara del cartero.

Todo lo contemplo como si mi visión estuviera supeditada a una cámara lenta...., sin prisa, como si el tiempo sólo pasara para ellos y el mio, se hubiera detenido en otros sueños.

Hace poco oía una frase en el cine que me gustó mucho: "qué fácil es luchar cuando se es rica". La persona que pronunciaba esta frase aludía a una riqueza concreta y muy importante: el amor, cuando no se tiene nada más.


-------------------------Maldita zozobra---------------------------

sábado, 24 de diciembre de 2011

Hace un tiempo me puse como propósito que antes de acabar el año iba a hablar en mi blog sobre una compañera que tuve en un curso que hice hace unos meses.
Si, lo necesito...
Necesito explayarme porque aun hoy por hoy sigo teniendo mis dudas de si esa chica era realmente así o su actitud era una impostura ante los demás; o si tal vez detrás de ese pseudo-narcisismo, hubiera algún problema de su personalidad que enmascaraba a través de esa actitud.
No se si se merece una crítica, mi objetivo no va a ser tanto criticarla a ella como persona (al fin y al cabo en dos semanas solo puedes tener impresiones sobre alguien, que además pueden ser equivocadas o incluso arriesgadas), sino sencillamente criticar su actitud durante el tiempo que duró el curso. Lo que si fue evidente es el hecho de la mala ostia (sin perdón) que nos hizo acumular al resto durante las dos semanas que duro aquella maravilla de curso, que en algún momento, gracias a su presencia, casi termina en "asesinato" (que más de una seguro recreó en su mente mientras la oía hablar, alguna de las muchas veces en la que ella pronunciaba sus múltiples yoes...).

Ella fue el perfecto ejemplo de la pedante irritante.

El primer día del curso, formado por quince personas, hicimos una presentación, una por una. Casualmente me tocó a mi la primera....teníamos que decir nuestro nombre, nuestros estudios, porqué habíamos querido estar en ese curso y qué creíamos que íbamos a poder aportar de nosotras mismas. Me salió rápido, sin dificultad.
Pero la susodicha llegó tarde el primer día... y justo cuando entró al aula empezaba la presentación de la segunda persona. Ella tenía mis mismos estudios, las únicas de la clase que coincidíamos en carrera universitaria, pero no se enteró de ello porque no estaba en el aula cuando yo me presenté.
El nivel cultural del aula era elevado, tanto por cultura general, como por experiencias personales, como por títulos universitarios. El resto de mis compañeras habían estudiado Historia del Arte (la mayor parte), Arquitectura, Geología (¿? si...no lo entiendo por el curso que era, ¡pero ella fue de lo mejor!) y Sociología. Las intervenciones de todas eran de un nivel alto y eso además de motivar, te aportaba mucho. Hubo cuatro personas de las quince que enseguida nos arrancábamos a hablar (supongo que por eso de que nadie nos conocemos): dos licenciadas en Historia ("ella" entre ellas), una Arquitecta, y una Historiadora del Arte.
Y las profesoras... que tenía una fluidez verbal asombrosa. Fueron geniales ambas.

"Ella" cada vez que la profesora hablaba y había tenido una experiencia similar a lo que estaba explicando o había estado en el museo o exposición de la diapositiva, interrumpía a la profesora sólo para decir: yo ya he estado ahí, en tal año... y esta genial porque tal......; muchas veces detalles personales que no venían a cuento, y en su explicación hablaba dando por seguro y cierto que el resto de las presentes no había estado (craso error... pero nadie decía nada, al principio parece que da como cosa intervenir en mitad de una clase para contradecir a la que está hablando... hasta que algo hace despertar a las bestias... ese algo fue "ella" misma).
Al principio nos pareció bien... hasta que las interrupciones empezaron a crisparnos a todas,  puesto que cuando alguna hablaba al medio minuto era interrumpida por "ella"; era casi mecánico.
Sólo ella sabía de Lorca, sólo ella había estado en el Museo Sorolla, sólo ella había ido a ver la exposición de Antonio López, sólo ella había estado en el pabellón tal de la Expo, ella era la que más había viajado...bueno, realmente, ella creía que era la única que había viajado, y por supuesto y siempre.... en todo lo que decía sentaba cátedra. Parecía que la única persona que podía aportar cualquier cosa en aquella aula era "ella" porque las demás acabábamos de nacer.
El "yo" era empleado exactamente igual y con el mismo fin que lo empleó Julio César cuando escribió La Guerra de las Galias.

Era asombroso ver como rebatía lo irrebatible sólo porque ella tenía que tener razón. Cuando la profesora formulaba una pregunta en plan....¿cómo solventaríais vosotras esta dificultad? ¿dónde veis el error en el plano? ella tenía que tener la solución y la decía sin tener en cuenta en su discurso, que en todas las ocasiones, la profesora tenía la solución, que luego obviamente nos desvelaba (a ella eso le daba absolutamente igual); si no coincidía con su teoría, la volvía a explicar por si era que la profesora no le hubiera entendido bien....(si, de ostia). La profesora se la desmontaba perfectamente, pero ella seguía en sus trece. Sus teorías, eran teorías, como las de todas, pero las suyas eran "la verdad".


Se le dio manga ancha la primera semana....cuando el límite de la paciencia de la clase había rebasado cualquier expectativa mía inicial (yo ya no podía más), bordeando en algún momento el abismo a la mala educación (por parte de alguna de las presentes que ya no soportaba más ser interrumpida constantemente), sin llegar a catarla. La segunda semana ya no hubo piedad.
A mi sólo me bastó oírle decir: "Yo, que soy la única que ha estudiado Historia de aquí se que....." =  salió mi John Wayne de dentro: "yo también estudié lo mismo que tú"..... mirada entrecruzada, mantenida y tensa, nuez que sube y baja.
Ah, no lo sabía.
Ya lo sabes.
No hubo más referencias históricas, que por otro lado, en casi todos los casos, eran innecesarias pero que ella había usado como baza durante la primera semana para crearse un aura en torno suyo de cultureta de nivel.
Empezaron a salir a flote las experiencias de todas, los viajes, los sitios que habíamos visitado, pero sobretodo.....las ideas. El curso trataba de las ideas expositivas, del diseño, de como comunicar, de crear. De desarrollar una idea (propia o de un artista) y transmitir un mensaje en un espacio expositivo. Maneras, modos, imaginación. Ella no sobresalió especialmente en eso, pero en ningún momento dejo su faceta pedante aparcada. Cualquier excusa era ulitizada para hacernos una disertación sobre un tema de la que ella sabía mucho, pero que no venía a cuento. Cansancio.
En el primer corrillo que se pudo formar sin que ella estuviera, todas dejábamos caer (cada una a su manera) lo mismo....nos estaba "jodiendo" la formación. En una de las salidas a una de las salas expositivas de la Ciudad del Viento, le corté (es verdad que igual de un modo muy directo) una de sus conversaciones; nadie salió en su defensa, o lo hacía o la agarraba del cuello. Ya no por lo que decía, era por dejar de oír esa voz durante un minuto, sólo un minuto.....
Noté que le sentó mal, me disculpe a través de un acercamiento a ella (que no pude mantener mucho rato).

Una persona puede interrumpir cuando discute de algo si es efusiva pero comunica algo, si rebate o incluso si es su forma de ser y es consciente.... se puede llegar a entender... todos tenemos defectos y yo a veces interrumpo sin darme cuenta; pero que ralentice una formación en un curso que dura dos míseras semanas y que daría para dos años, y siempre con monólogos interminables o frases que empiezan por un "Pues yo......" o su nexo estrella.... "De hecho...." que queréis que os diga...te acaba infundiendo crispación.
Lo curioso es que a pesar de la irritabilidad que despertó en la mayoría de nosotras, yo (y creo que también otras compañeras) en algún momento llegue a sentir cierta pena... pena de lástima.
Sin embargo, siempre me impresionó que a simple vista, nada parecía afectarle (y no se si era por su ego o por un gran disimulo). Siempre tenía la misma actitud de experta en la vida, en todo.

Pero el peor de los detalles vino el último día, donde se me cayó el alma a los pies, momento desde el cual cualquier atisbo de pena se esfumó para siempre.
El curso se impartió por dos profesoras diferentes, cada una una semana; ambas eran amigas y socias en una empresa que tienen en común, que imparte entre otras cosas, formación.
A "ella" la profesora de la segunda semana le pareció mejor profesora. El último día la segunda profesora nos dio un minuto a cada una para delante de todas, dar una impresión sobre el curso, el trabajo en equipo, etc... resumiendo, despedirnos individualmente.
"Ella", con un par, dirigiéndose solo a la profesora (el resto en nuestros minutos nos habíamos dirigido a todas, puesto que la mayor parte de la formación fue práctica y había sido en grupos, con lo cual habíamos trabajado todas con todas -y lo pasamos francamente bien haciéndolo-) le dijo que ella era mejor profesora que la que habíamos tenido la semana anterior y que no le importaba decirlo por muy inadecuado que fuera, y que esperaba que no se lo tomara a mal, siendo que eran socias y amigas. No se conformó con eso, sino que dijo (delante de todas) que había esperado más del nivel del aula..., y dijo que no iba a hacer mención alguna del trabajo en equipo que habíamos hecho el resto con ella (trabajo titánico de aguante, mejor dicho) y ella con el resto, porque eso no eran más que sentimentalismos que no venían a cuento (para qué perder el tiempo).
La profesora con cara de dónde está la cámara oculta le dijo que no le parecía políticamente correcto, le puso cara de.... (no sabría definirlo) y pasó a otra cosa.

Para darle de comer aparte....
Y no... no era una gafa-pasta.

miércoles, 16 de noviembre de 2011


Los celos, un tema…. ¿escabroso? Noooo, un tema igual de inútil que de peligroso.

Necesito soltarlo y ya, porque al final acabaré explotando por algún lado inesperado y de mala manera, sabiendo que eso a ciencia cierta no le va bien a nadie, ni a mí, ni a los que ahogo con la embestida.

Queridas amigas de amigos, novias de ex novios míos (de cuyo nombre, alguno, no quiero ni acordarme), novias y parejas de amigos, amigas de amigos con pretensiones a…. y mujeres en general (no estoy excluyendo a los hombres, pero de momento aún no me ha montado ninguno, ningún show kafkiano respecto a este tema) acordaros de esto: ME TENEIS HASTA ARRIBA. No me interesan para nada vuestros novios y mucho menos mis ex novios, que para eso lo son. No tengo pretensión alguna respecto de lo que consideráis VUESTRO como una posesión inalienable, me la chuflan vuestras parejas (en este sentido) y todas aquellas que no lo son y queréis que sean, que a mí por cierto, me la trae al pario. Lo puedo decir más alto, pero no más claro.

Quiero que penséis que yo no tengo la culpa de haber estado alguna vez con aquellos que ahora son vuestras parejas y que lo fueron mias en mi pasado (más bien lejano), y que entonces ni os conocían; y que cualquier manifestación en contra de mi grácil bondad característica, tolerante y respetuosa con todo el mundo, es una ida de olla vuestra que os tendríais que hacer mirar. No podéis odiarme solo porque una vez salí con vuestros novios o rollos antes que vosotras….eso es de camisa de fuerza y hospital psiquiátrico. Por cierto…¿¿os habéis preguntado que debo de opinar yo, hoy por hoy, de aquellas personas con las que salí anteriormente que están ahora con vosotras?? Porque igual vuestros celos no son solo una manifestación de locura transitoria (o permanente, como la de La Faldatubo), sino una manifestación de lo que usualmente se definiría en el diccionario como = ridículo a más no poder.

Ojos femeninos que me espían a través de las redes sociales y rastreadores web, para ver en que páginas puedo salir y conocer o saber algo de mí, que analizan mis comentarios, mis fotos, que os generáis películas del oeste con ello…. estáis fatal.

Francamente…. ¿no os habéis parado a pensar que el problema lo tenéis vosotras? O tal vez… ¿vuestra no-relación de confianza con vuestra pareja?.

Por otro lado me gustaría destacar y plantear vuestro problema desde un punto de vista desde el cual me apuesto la úlcera que no os habéis planteado antes…. ¿se puede saber quien narices os creéis que soy yo? ¿Una Heidi Klum? ¿Una Gisele bundchen? ¿Una tía irresistible al que todo el mundo le pone la alfombra roja al pasar? ¿Una premio nobel? ¿Una folladora nata? ¿La directora del Club de la Comedia? ……¿¿¿Quién????.

Por el mismo lado pero a la inversa…. ¿¿se puede saber con quién narices os creéis que estáis saliendo?? ¿¿¿Con un George Clooney??? Pues noooo, estáis saliendo con tíos con defectos, como todos, algunos insoportables, otros llevaderos, pero con personas, no con dioses. ¿Os habéis parado a pensar que igual no me interesan ni un pimiento? Y lo peor y más evidente….¿¿¿no os dan los ojos para ver que realmente me interesan un pimiento???.

Y por cierto… ¿os creéis que yo no tengo vida o qué? ¿Que para mí el tiempo no pasa? ¿Que no tengo más recursos amoriles que los anclados en el pasado o en la chorbo agenda? ¿Que no puedo tener otras parejas que no aquellas que ahora disfrutáis? ¿Que tengo gonorrea y los tipos no se me acercan? ¿¿¿o qué???.

Estoy fritita de temas de estos, que como el aceite, me resbalan pero dejan pringue; y que, sin comerlo ni beberlo me veo metida en unos fregados que cualquiera pisa….Chicos, no me jodais, contarles a vuestras parejas que paso de vosotros en este sentido, que interés cero pelotero…que tenéis una relación de amistad (el que aun la conserve) conmigo, y nada más.


Es triste en lo que puede degenerar las cosas llevadas mal….el no hablar, el ocultar cosas que no tienen la mas mínima importancia, pero que generan unos malos entendidos de la leche… (Estos tipos ante el miedo atroz que sus novias les infunden sobre algún posible contacto conmigo, mienten o se callan). Pero aún hay algo todavía peor….perder al que considerabas tu mejor amigo porque éste se ha echado novia y ésta no quiere ni verme (siendo que ella no me conoce ni de una sola conversación).

Por cierto, chicas, que yo soy cornuda como la que más…. Y que cuando el río suena, agua lleva; pero molestaros en averiguar si los celos cuando son FUNDADOS, provienen por actitudes de la chica objeto de vuestros escarnios y aberturas en canal, o por omisiones de vuestras parejas ante más que evidencias. Y antes de coger el sable en plan Kill Bill comprobad y averiguad quien es el que tiene interés por quien…y entonces, solo entonces, sentid celos….o sentiros afortunadas (qué es más inteligente); en caso contrario, plantearos vuestra relación.




Bien, dicho todo esto, habiéndome dirigido directamente a todas aquellas féminas que viven sin vivir y sin dormir, voy a exponer el porqué de este mi manifiesto y mi situación de botella al desborde…

Podría escribir un blog entero sobre la persona que me ha generado mas hastío en este sentido y la culpable de que esa botella este hasta los topes, pero no se lo merece, porque además de loca, no entendería la mitad de lo que escribo (no sabemos –porque es evidente para todos- a ciencia cierta, que tipo de retraso tiene, necesito a alguna experta en síndromes). Es la novia de un ex novio mío (de esos que me dan un repelús insoportable pasados unos cuantos años…y del que gracias a mis dotes tippex-cerebrales he conseguido olvidar hasta sus apellidos, que os juro no me acuerdo del segundo….voy por un camino excelente); ella se llama La Faldatubo. Está como las maracas de Machín y me odia pluscuamperfectamente y sobre todas las cosas animadas de la faz de esta tierra. Mi único pecado, haber estado con el que ahora es su novio antes que ella. Si, si, así de simple…. (Algún día escribiré sobre alguno de sus shows celosiacos sin fundamento, pero con Avecrem concentrado). Por otro lado, si empiezo a hablar de La Faldatubo, este post se alarga hasta el infinito y más allá….

El hecho que me ha inspirado a escribir este manifiesto y a tener oportunidad de hablar un poco de este tema a pinceladas, es un email que recibí ayer en mi bandeja del correo electrónico personal.

Hace como un año y medio yo recibí una invitación de amistad en el facebook (red social igual de odiada que de amada a la vez).
Al principio no reconocí el nombre de la persona, sabía que era de Ilerda porque lo ponía en su información visible, pero no caía….le mandé un mensaje privado preguntándole quien era. Me contestó que no se podía creer que no me acordara de él…..un chorro de coca cola con cafeína me hizo recordarle; era un compañero mío del colegio de cuando tenía yo diez años. Yo para entonces fui su "amor platónico" de colegio…..; era un niño súper dulce, con unos ojos claros brutales, tranquilo, tímido y mi compañero de pupitre. Me llevaba muy bien con él, y la verdad que fue un buen compañero. Me alegró sobremanera reencontrarme con él, porque es increíble el hecho de intercambiar impresiones mutuas de lo que recordábamos el uno del otro, sobre el uno y el otro, de 20 años atrás. Impresiona.

Impresiona eso y el hecho de descubrir qué hemos hecho en la vida desde entonces, como hemos cambiado, qué nos ha pasado. Desde entonces más o menos tenemos una relación fluida esporádica y nos vamos contando cosas; vamos, una recuperación sana y grata. Cuando empezamos a hablar y pasado un tiempo me contó que tenía novia, le sugerí que le contara que manteníamos relación internaútica (porque más vale la perra por vieja….y vengo rodada); cuando yo se lo comenté llevábamos hablando ya un cierto tiempo y no le había comentado nada a ella; yo a Hermes se lo casqué al minuto uno porque soy así… me alegré mucho de este reencuentro y quise compartirlo. Por supuesto, él con la inteligencia que le caracteriza, y sabiendo cómo soy….me hizo el caso justo como para procesarlo en el cerebro y almacenarlo en el disco duro, solo en modo lectura. Lo que hay que hacer, vamos.

El hecho es que ayer, como iba contando, recibí un email de mi amigo dirigió a SU NOVIA y a MI, era un email mío de hacía tiempo en modo reenvío (él hace escalada libre y le mandé una información por mail de una oferta de una tienda para montañeros sobre material de escalada). En dicho correo electrónico se dirigía a mí y me confesaba que su novia sufre "estados" de inseguridad y desconfianza, desde hace poquito tiempo porque sospecha de nuestras conversaciones, y que para demostrar el ridículo que estaba haciendo su novia, también la incluía en el correo electrónico (supongo que para que yo me manifestara). No cabía en mi de asombro….¿¿otra vez los celos y ahora con éstos?? Noooooooo con ellos no, por favor, que les tengo caris.

Por lo visto, su novia en su estado de modo sospecha….le ha husmeado los correos electrónicos, sin encontrar nada, claro. No sé si hice bien en contestarles o no, pero lo hice; porque de verdad….pienso que estas personas sufren sin motivo alguno, y con varias aclaraciones de apenas un minuto les puedes hacer la vida más llevadera… (Y de sus parejas no se fían –supongo que sus motivos tendrán, pero no me interesan-). Creo que esa pareja vale la pena y que se quieren mucho. Quise ayudarles….

Resumiendo: a ver si me tocáis menos las pelotillas, que me tenéis en modo parrilla…

viernes, 4 de noviembre de 2011


Hace días que no escribo.....hace días que reflexiono.
Hace días que estoy triste por dentro.
Hace días que me pregunto incansable por lo que veo...
Hace días que concluyo
que este no es el mundo que quiero,
ni para mi, ni para los que llevo dentro.

             -------------------------------------------------------------------------------

Cuando sobran las palabras y los hechos nos alcanzan, solo queda la esperanza.

Esta es mi campaña electoral, espero que os guste

lunes, 10 de octubre de 2011

Inspiración....ohhhh dios mio que bien, pero no le doy gracias a Dios (lo ziento jezuzito), se la voy a dar a Juanjo (Delenda est Cartagho), que es el que ha hecho posible esta gracia divina que me ha tocado providencialmente....para hablar de un tema áspero, incómodo, doloroso, insoportable, sensitivo y todo lo que se nos pueda ocurrir = "las visitas al dentista" y el mundo de la odontología.
¿Qué porque me ha servido de inspiración su post para escribir el mio? vale, me toca quitarme un poquito el pasamontañas....pero no me importa, porque pensándolo mucho y bien, tengo anécdotas como para escribir un libro y toda esa experiencia vital y lo que conlleva haberla vivido, necesita ser canalizada tarde o temprano para aposentarse en algún lugar de mi memoria que sea capaz de teñirla de azul o poner tippex sobre el gris dental actual. Resumiendo...contar estas anécdotas quiero que sirva para reírme de mi misma y de aquellos recuerdos que en su día me afectaron para pasar a colocarlos en mi estantería de....Do you remember when..?? y petarme el culo.

Por suerte o por desgracia...y siempre digo lo mismo por el simple hecho de que según como se miren las cosas, se sacan de provecho unas cosas u otras..... trabajé cuatro años y pico de mi vida como administrativa en una clínica dental.
Digo como administrativa por decir algo..... porque además de llevar la administración...llevaba la contabilidad, era la responsable de tesorería, la dirección delegada, el control de las auxiliares de clínica, de los nueve doctores, de sus nóminas, del programa informático, del seguimientos de pacientes, de las historias clínicas, era persona de mantenimiento -en especial de ordenadores, impresoras y servidores (ahí no había ni dios que tuviera mano con ningún aparato)- etc..etc..etc...
Si, lo controlaba todo.....no, no me pagaban más....si, me quejaba.....no, no me aumentaban el sueldo....si, me lo intentaban compensar cediéndome la dirección de una clínica absolutamente decadente que sigue hoy por hoy sin poder salir a flote....no, no me querían echar bajo ningún concepto....si, pase un año de calvario negociando un despido....
Seguro que estaréis pensando...pues haberte negado a hacer de más...MECKKKK ERROR...inviable... la acumulación de aburrimiento me hubiera hecho explotar como un globo de agua.
De lo único que me arrepiento de aquellos años, es de no haber concentrado mis energías en hacer de más, pero fuera del trabajo y por mi... me hubiera servido de algo, seguro.
Me falló la dirección.
¿Para qué me enrollo con esto? en fin..que mi trabajo me aburría soberanamente porque tenía mi puesto más que superado y masticado y no había viabilidad ni perspectivas de avanzar en aquella mierda. Bueno, al menos trabajaba sentada....algo había mejorado respecto al trabajo anterior.....(nótese por favor, el marcado tono sarcástico maquiavélico).

Un hermoso día de primavera...cuando yo ya iba con mi camisa blanca ceñidita de manga corta toda mona (le encantaba a los vejetes...un modo directo y sencillo de hacer que no protestaran) e iba y venía por las dos plantas de la clínica como Pedro por mi casa....mi jefa, La Frutera de Torrero, me dijo sobre las once de la mañana que se marchaba...que tenía que hacer no se el qué (cada día era algo distinto, nunca la escuchaba...tampoco necesitaba escucharla). Eso venía a traducirse en....No, tienes el mando en cuanto salga por esa puerta, eres la responsable de la clínica (vamos, nada fuera de lo habitual).
Pero ohhhhhhh siempre y casualmente....se marchaba cuando sabía que iba a haber un "pollo" o similar, pero aquel día por casualidades del azar no se preveía a "agenda vista" que tuviera que pasar nada....no había pacientes "vip" (vuelta al sarcasmo) citados, y todos los doctores estaban trabajando (no había escaqueadas de última hora....Aspirino....se que me lees....te hago un guiño jejjeje); tampoco era día de cirujías complicadas ni nada por el estilo. Vale... ok Frutis, vete... (siempre esperaba hasta que yo le decía eso...supongo que le hacía sentirse menos mal, o más bien.... quitarse responsabilidad = el trabajo de jefa le quedaba muyy muuy grande y ella lo sabía).

La clínica donde yo trabajaba era un local que daba a una calle peatonal del pleno centro de La Ciudad del Viento. En primavera entraba el sol directamente y la verdad que era agradable, sino fuera porque el hilo musical no se podía modificar... a pesar de mis mil llamadas a la empresa del aparatito en cuestión.
Siempre pensé pedir daños y perjuicios por ello....seguro que hay algún estudio que corrobora que escuchar el mismo disco 20 veces al día enloquece, y yo ya tenía bastante con mis locuras...
Al entrar en la clínica había una sala de espera con alrededor de unas ocho sillas, así que teniendo en cuenta que siempre solían estar trabajando unos tres odontólogos a la vez...si alguno acumulaba retraso (puntualizo que.. pasaba siempre y todos los días), enseguida se llenaba aquello de gente resoplando. Confit de pato ummmm....con mermelada de fresa... = exquisito.

Uno de aquellos días en cuestión, como iba diciendo.... llamaron a la puerta -el timbre era también especialmente insoportable; quise cambiarlo varias veces porque además ponía más nerviosos (que ya de por si venían cargados) a los pacientes mientras esperaban.. la negativa fue reiterativa todos aquellos años...- y yo me encontraba en el despacho que había al lado de la recepción mirando unas historias clínicas, puesto que estaba vacío. Esa era una de mis técnicas de escape de todas aquellas caras amenazantes...si si...la de los pacientes esperando...son todo mapas y ninguna es dulce. Una va acumulando tensión a lo la largo de la mañana y llega un momento que o gritas (no puedes) o te esfumas para cagarse en la madre de todos varias veces a puerta cerrada, porque además... solo y siempre.... te miran a ti.

Me levante para ir a recepción y darle al botón de apertura de la puerta, que había debajo de la mesa. Un hombre con gafas de sol al que no reconocí (conocía a casi todos los pacientes en tratamiento...así que pensé que era nuevo) se puso delante mio y otros dos, que iban con él, entraron y se pusieron uno en la puerta y el otro al principio del pasillo que llevaba a los gabinetes de los dentistas; el que se puso enfrente mio me dijo rápido y con una voz muy baja acercándose a mi..."traemos al preso".
¿¿¿Qué??? creo que no le he entendido bien....
Se sacó las gafas y se las guardó. Me volvió a decir.... soy xxxx del Cuerpo de la Policía Nacional, traigo a xxxxx desde la cárcel de xxx para que le vea su odontólogo, tiene hoy cita.
Miré hacia fuera de la clínica que tenía un ventanal de pared a pared que daba a la calle...si, se veía toda la calle peatonal. Ahí había dos coches de la policía nacional y otro turismo y fuera de ellos sendos agentes de paisano mirando hacia donde estábamos yo y el señor policía hablando, firmes y de pie, inexpresivos, atentos. Miré a los otros dos que habían entrado con él y estaban con las manos cruzadas a la altura de la huevera y en la misma postura firme y tensa de la muerte.
Volvió a hablar mi policía "mira, necesitamos que sea rápido y sencillo, no queremos llamar la atención" (menos mal...porque con tres turismos con 20 agentes noooo llamais nada la atención, no te jode).
Ummm me parece que hay un error...dije... o tal vez esto sea una broma. La cara del policía me confirmó que no era una broma y descarté de inmediato la posibilidad de que hubiera una cámara oculta. Por mucho que eso empezara a parecer una película y yo su protagonista, era inviable a todas luces. Eché una vista rápida a los pacientes de la sala que estaban esperando...todos nos miraban y empezaban a hacer movimientos de espectadores de partido de tenis.... dirección calle...diálogo...calle...diálogo.... seguro que más de uno llevó después su torticolis con orgullo.
¿Cómo me ha dicho que se llamaba el señor que tiene la cita? XXXX, dijo él.
Cogí la agenda del día donde estaban todas las visitas previstas cada una a su hora exacta. Ahí no salía el nombre del "preso" por ningún lado. Vi como uno de los agentes de fuera hacía señas a uno de los dos apostados como diciendo... ¿qué cogones pasa? tenemos que entrar ya!! llevamos mucho rato aquí fuera. El otro le hizo una señal de esperar.
Verá....éste hombre no está citado aquí (la cara del nacional se puso blanca y se figuró inmediatamente en ella un signo de extrañeza). No puede ser, dijo él.
Déjeme mirar la base de datos de la clínica para ver si sale. Pase al despacho, por favor...
El dudó, parecía que tenía prisa y ese imprevisto le había jodido. Entramos en el despacho y busqué al susodicho preso en el ordenador, era paciente de la clínica pero hacía seis años que había acudido por última vez... Uno de los agentes de fuera se apostó en la puerta del despacho para evitar que nadie entrara y saliera...empecé a flipar en colores, pero de verdad.
Mi policía empezó a sentirse molesto...cabreado...pero lo disimulaba muy bien.
¿Cómo no va a estar citado? ¿te crees que montaríamos todo este dispositivo si no estuviéramos seguros de que tiene una cita con su odontólogo? me ha mandado directamente el Alcaide de la cárcel y para sacar a un preso como 'éste' de la cárcel se tienen que pasar varios permisos, es un preso terrorista de Eta. Es imposible un error.

Mire....yo sólo puedo decirle que su preso no tiene cita aquí, que el odontólogo de su preso hace cuatro años que no trabaja aquí... y que si quiere puedo yo llamar a la cárcel de xxxx, hablar con el Alcaide y aclarar este asunto. El policía estaba realmente furioso, es decir rojo de cabreo, no entendía ni la más remota posibilidad de que hubiera podido haber un error.
De todas maneras.... si se tiene que montar tal dispositivo para que un preso de Eta pueda ser atendido por un dentista... ¿porqué no han llamado antes de salir de la cárcel para confirmar su visita?...
Nadie va a llamar al Alcaide, ya investigaré yo luego qué ha pasado, no hemos llamado a la clínica antes por motivos de seguridad, nadie podía saber que nos dirigíamos aquí ni para qué. Y ya llevamos mucho rato. No me voy a llevar al preso sin que nadie lo mire, sacarlo de la cárcel otra vez es demasiado largo.
No se preocupe, le verá un odontólogo.
Bien, saldré ahora del despacho al exterior de la clínica. Tienes que darme una señal con la cual nosotros sacaremos a xxxx del coche que hay fuera y lo entraremos directamente a la consulta, no queremos que llamen la atención sus esposas, tú iras delante de nosotros para guiarnos, no estará mas de 5 minutos, solo se le va a revisar. No podrá cruzarse con nadie, tienes que advertir a todo el personal; que nadie en recepción note nada (menudo chiste...pensé yo).  Estos dos agentes que hay en la sala de espera seguirán en todo momento ahí; yo entraré con otros dos detrás mio, y yo con el preso.
De acuerdo, todo claro; voy a buscar ahora mismo gabinete libre y le digo a un odontólogo que espere en él, aviso al personal que no salga de la sala de esterilización e iré a la recepción a hacerle una señal.

Sobra decir que eso era de película. Pasó tal cual lo estoy contando. No me cagué mil veces en la Frutera de Torrero, pero si que pensé...joder...luego contaré esto a todo el mundo y nadie va a creerme fijo. Si me creyeron....
Gestioné en un periquete las órdenes y di la señal. Sobra decir también que los pacientes de recepción estaban más flipados aún que yo...pero nadie emitía un sonido...cualquier se perdía un minuto del telefilme, faltaba más...
Cuando vi al preso, solo vi a una persona de mediana edad, tirando a gordo y con una cara que no decía nada...supongo que esperaba ver una cara tipo el pirado de Noruega o algo así...pero no, era un tipo aparentemente insulso y corriente. Hoy por hoy, ya no me acuerdo de su nombre y sus apellidos, pero realmente, en su día, tampoco me tomé la molestia de memorizarlo más de lo necesario, es decir, creo que lo olvide al cabo de un mes escaso.
Iba esposado por delante, supongo que para no llamar demasiado la atención y le habían puesto como un jersey encima para que no se vieran las esposas. Entraron casi a la carrera...
Yo delante del preso, guié al cuerpo terrorista y al cuerpo antiterrorista al gabinete. Vi a la doctora a la que encasqueté la misión totalmente pasota....no hay nada que joda más a un odontólogo (supongo que al resto de médicos también...) que le interrumpan, y ella tenía un retraso de una hora a sus espaldas.
Me quedé en la puerta del gabinete, los tres policías dentro junto con la doctora y el preso en el sillón con la boca abierta. Dos minutos...hasta que la doctora dijo: "éste hombre tiene la dentadura perfecta", iba a decir algo más....pero pasó a un segundo plano en el mismo momento que nombró la palabra "perfecta"; mi policía lo levantó, me hizo una señal para que fuera delante y salieron igual de rápido que habían entrado. En dos minutos se habían dado a la fuga....

Me quedé un minuto más flipada mirando al exterior de la clínica....¿No, estas soñando? me dije....hasta que empecé a oír a los pacientes que esperaban diciendo cosas como...."joder, que pasada" etc...
Fui hacia la fuente de agua de la sala y me puse un chupito de spring water helada que bebí de trago. Todas mis compañeras salieron entonces a la recepción...¿No, que ha pasado? cuenta cuenta....

Llegó La Frutera de Torrero dos horas después del suceso....¿a que no sabes lo que ha pasado Frutis?....venga No, ya me lo contarás luego que tengo mucho trabajo.

Manda huevos

domingo, 28 de agosto de 2011

Biennnnn, que ganas tenia de escribir una entrada como dios manda (y eso que estoy escuchando a Rocio Durcal y a Georgie Dann  por la ventana, desde la fiesta del Centro de Convivencia de la Tercera Edad...ya me estoy imaginando los yayetes intentando meterse mano...ejjejeje casposo).
Hoy toca recuerdos imborrables por la desfachatez y el gilipollismo de algunas personas, recuerdos de escenas y sensaciones que te chasquean los timpanos, y que como con efecto boomerang, hacen que se te vuelvan a poner los pelos como escarpias.
Es el caso que nos ocupa...el caso que incluye tres palabras malditas: el Caramelo, las muelas del juicio, y la directora Amarga (¿porqué no miraría el horóscopo aquel día? seguro que Marte confluía con Saturno y en medio del magreo les sorprendió ¿la Luna?)

¡¡¡¡tomad cóctel de verano!!! ¡¡¡¡tomad daiquiri de limón y sin azúcar!!!!

En fin....que se me va el santo al cielo, y son tiempos para que estén en la tierra.
Todo ocurrió en aquel encierro de dos malditos cursos académicos, en los cuales mis padres me metieron en el ya mencionado una vez en este blog como.... "el Caramelo", en respuesta a lo que ellos pensaban que era un descantillamiento total por parte de SunSun y mio (riete del rasero de los padres de ahora).
El Caramelo era un colegio privado....no se si con eso tengo que extenderme más, o no hacen falta detalles, pero voy a mencionar algunos...
En la práctica, y en resumidas cuentas, para el que siempre ha estado en colegios privados, acaba por no enterarse de la misa a la media (hasta que sale del susodicho algodón) y en todo momento cree que la vida es la que vive en su colegio, sin mas....; pero para la que ha ido a todo tipo de colegios como yo (públicos, privados, concertados, y del opus -no se merece la mayúscula-), es toda una vivencia comparativa allá donde me tocaba ir al curso siguiente.
Podríamos decir, que tengo el sentido adaptativo megadesarrollado...a base de experiencias tipo Paco Martinez Soria, pero de las que no hacen gracia.
Cuando yo entre en el Caramelo, venía de rebote y de salida de mi querido y amado Instituto Público (éste si con mayúsculas..), del barrio de Saint Joseph, en La ciudad del Viento....(la experiencia la conté en este post).

Bien, el cambio, como podéis imaginar, fue brutal....
De pasar a salir y entrar del instituto sin dar cuenta a nadie, pasé a ver como una monja cerraba la puerta del Caramelo con llave cuando habíamos entrado todos; de irme a mi casa si me encontraba mal y luego justificar la falta documentalmente, pasé a no poder irme a ningún lugar a no ser que me estuviera dando un infarto cerebral...y ojoooo tenía que adivinarlo antes de salir de casa, porque tenía ir con el justificante ya escrito y firmado por LOS PADRES!!!  porque sino, no salias bajo ningún concepto = si, una cárcel.
Pasé de llegar a clase y ventilar el aula (SunSun y yo siempre llegamos a los sitios 10 o 15 minutos antes...defecto de educación que no hemos podido superar aún), a llegar a clase y ponerme pegada al radiador muerta de frío (porque las monjas no querían hacer gasto en calefacción, para llevarse la plusvalía a la saca..supongo), y a esperar a todo el mundo para rezar de pie (experiencia que por otro lado, no era nueva) y que a esas alturas me parecía de lo más ridículo.. (lo curioso...que no tuve jamás una profesora monja en el Caramelo).
En fin...podría dar más ejemplos y estar así mucho rato...pero muchos ya lo habréis experimentado y no os estoy descubriendo el mundo.

Centrándonos en lo que me ocupa, la intención de esta entrada es la narración de una conversación dialéctica entre una zagala de 18 años entonces (yo) con sentido común, y la Amarga (directora o subdirectora...ya no me acuerdo), monja ella de 50 o 60...vete tu a saber.. con didáctica autoritaria y cero sentido común.
A pesar de que a simple vista, por la descripción hecha, la posesión del sentido común debería ser a la inversa dadas las edades, se dio lugar un hecho que puso en entredicho cualquier norma establecida sobre prejuicios dados, tomados, asaltados, adheridos, implantados, machacados, sobrevalorados, etc....
Partiendo de la premisa, que a pesar de mi reacción normal ante semejante atropello en mi vida de aquel día, mis padres no me iban a apoyar (puesto que para entonces lo que decía una monja o un cura iba a misa, aunque fuera la animalada más gorda o la estupidez más arbitraria), yo no pude evitar ser como soy.
Y....  armé una "gorda" según la perspectiva de ellos, claro.

El acontecimiento que voy a narrar ocurrió el primer año de esos dos de cautiverio, de hecho, no llevaba ni 4 meses en la prisión.
Justo entonces, a mi me estaban saliendo las muelas del juicio de tan sumamente nefasta manera, que los empentones que me daban para querer salir, de vez en cuando me hacían querer coger un cutter, abrirme las encías de un tajo y sacarme la muela yo misma; u optar por la opción b = pegarme puñetazos en la muela...en fin...¡¡algo!!.

El dolor superaba con creces el trauma de la catequesis y de Joan Manuel Serrat cuando la Patillosa "nos preparaba" para la confirmación = con eso lo digo todo. Me sentía como Di en su último dolor de muelas....(pinchar en este camino al abismo), solo que yo no me podía mover del colegio y no tenía ni un triste ibuprofeno...(pero los dolores de muelas no se pueden comparar, todos son horribles, sean cuales sean las circunstancias...los refranes populares avalan mi teoría).
Tan mal me salían, que crecían de manera horizontal...empujando el resto de las piezas dentales, así que pronto tuvieron que ser extraídas por un cirujano, que por cierto, fue digno de una cualquier mala película de terror..
Bien, encontrábame yo en dicho lugar en horario de tarde (2 horas = 2 clases), en la primera clase, matemáticas, fue cuando el dolor de muelas (que ya me aquejaba desde hacía unos días de una manera más light...) hizo erupción y la apoteosis fue inaudita.
Como yo ya llevaba unos días encontrándome mal...mi madre era conocedora de la situación, y yo temiendo que me pusiera peor, le avisé que si cuando empezara lo insoportable (fuera el día que fuera) me encontraba en el colegio, me volvería a casa; cosa con la que lógicamente, mi madre siempre estuvo de acuerdo.
La traducción del dolor además de pinchazos, calambres y palpitaciones, era la de fiebre y dolor en el cuello, vamos todo un panorama. Sufriendo dichos dolores, decidí que al terminar de clase, antes de empezar la segunda hora = educación física (era lógico que no estaba para hacer el pino) me marcharía a casa.
Cuando se terminó la clase el dolor era insufrible; cogí mis cosas y me disponía a salir del Caramelo cuando la monja del habitáculo vigía de la entrada me dio el alto.
Me quedé estupefacta...¿qué narices quería esa doble de la administrativa ceniza de Monstruos S.A?, me quedé aun más estufecta cuando me interrogó que adonde iba, cosa que le expliqué con toda mi buena educación, además de comunicarle el motivo y mi situación....(cosa que consideré fuera de lugar, puesto que no tenía porque hacerlo, o eso me creía yo...). Todo parecía de una rara normalidad medio normal, cuando el color de la cara se me cambió a verde, en el momento en el que me preguntó si llevaba justificante de mis padres....
¿¿¿¿Qué que???? ¿¿¿¿Es una broma???
(Ahora la cara de ella era verde como la mía...) A mi no me hables así...
¿Perdón? ¿así como?....
Pues con esa chulería...
Pero..¿¿¿¿qué chulería??? es que creo que no me ha entendido...me encuentro mal y me quiero ir a mi casa....
¿Y cómo se yo que te vas a tu casa?....
¿¿¿¿¿Cómo????....(ahora mi cara era morada) Ya me disculpará usted, pero no tengo 12 años....
¿Qué? Voy a llamar a la Amarga!!!....
Llame llame, que seguro que lo entenderá, además si quiere puede llamar hasta a mi madre, como cuando parvulitos, que ella ya sabe que me están saliendo las muelas del juicio y le avisé que si me encontraba mal me marcharía a casa.

Se dirige a su cuchitril y descuelga el teléfono... (acabo de tener un flash back...lo mismo que hizo la policía israelí en el aeropuerto cuando Hermes y yo llegamos a Tel Aviv, hace casi dos años); veo y oigo como le explica el suceso... = como si yo fuera una presidiaria condenada por asesinato, pillada infraganti en un intento de fuga, y con un nerviosismo falso y caracterizado, como si estuviera haciendo esfuerzos físicos y mentales por retenerme.
En Shock. Que cabrona...

Cuelga. Me dice que tengo que ir al despacho de la directora a hablar con ella y que además ella misma me acompaña (que honor). Yo estaba alucinada y expectante....¿que habría hecho yo? ¿qué es lo que pasaba realmente? me sentía Jack el Destripador...y no sabía  ni porqué, ni cómo había llegado hasta esa sensación.
Le dije que encantada de la vida iba a hablar con la directora, que seguro que ella con buen criterio lo entendería. ¡Ja!.
Con una muy buena educación me presenté ante "LA AMARGA" y le explique lo que me pasaba, que no entendía eso de dar el alto de las maneras que me lo había dado la señora presente, y que no estaba de acuerdo en que se me tratara poco menos que como una delincuente, que no entendía esa actitud de la portera y esa mala educación. ¡Ja!
La misma actitud y mala educación recibí de la Amarga...bueno, peor.
Ante mi estupor real, le pedí de buenas maneras, si por favor tenía la bondad de llamar a mi madre ahí mismo (ya que tenía teléfono en la mesa) para corroborar lo que yo estaba diciendo (puesto que delante de mi cara me tachó de mentirosa, como que me lo estaba inventando todo para hacer una pirola e irme por ahi a zascandilear...). No le salió de los huevos. Los ojos se me quedaron como platos. No me lo podía creer. Me hervía la sangre y sentí una impotencia tal....que quise abofetearla. Le dije cuatro cosas con educación pero bien dichas. 
Ni siquiera tuve el derecho de la llamada....un secuestro en toda regla.
Además de tratarme como una mierda, no me dio ni un analgésico y me dijo que me fuera a la biblioteca a ver si podía dormir ahí..."encima de la mesa" (palabras textuales).

Sin lugar a dudas, una de las ocasiones en mi vida más ridícula, pero en la que más he sentido la humillación y la denigración en vivo y en directo.

Me fui a casa sin fuerza. Me sentía tan por encima y tan lejos de ese tipo de educación, que no me podía creer que con esa edad aún me tocara vivir cosas de ese tipo en un colegio.... ¿pero qué le costaba descolgar el teléfono y llamar? nada.
Llegué a casa y le conté lo sucedido a mi madre. Mi madre, por supuesto, y como siempre, no me apoyó...sin embargo note que, en el fondo y con parte de su silencio, algo de razón me daba, pero no hizo nada. Tampoco llamó al colegio, como yo le pedí.
Mis profesores y la "jefatura" del lugar, supieron la verdad...puesto que acabé, en lugar de sentada en la silla de la mesa del colegio...en el sillón del dentista en una cirugía.
La tutora de ese año, L----a, habló después conmigo para "medio" disculparse por el suceso, pero recalcándome que las cosas ahí no se hacían como yo las hacía...que lo entendiera...
Por supuesto, la Amarga no se disculpó conmigo....y yo jamás volví a dirigirle ni una mirada.


Colorín colorao esta paparruchada, se ha acabao.

domingo, 31 de julio de 2011

Hace unos días, una amiga mía me envió el post de un blog (no el suyo) que se titulaba: Forget Friends With Benefits. Let’s Bring Back Lovers; o lo que vendría a ser en español... "Olvida a los amigos con derecho a roce (beneficios...), vamos a traer de vuelta a los amantes".
La escritora de la entrada, Jennifer Wright, hace una descripción de lo que supone a nivel de interrelación, estar bajo tres situaciones distintas en las que dos personas pueden interactuar, así como los beneficios y trastornos que ocasionan y la diferencia entre unas y otras.
Estas tres situaciones serían... la de estar en una relación de pareja, tener un amigo con derecho a roce y finalmente, tener un amante.
Antes que nada, voy a quitarme un poco el pasamontañas y voy a admitir que yo he estado en las tres situaciones y ninguna, de momento, ha acabado en buen puerto (que tampoco quiere decir que haya acabado en mal puerto); así que mi opinión sobre todas ellas tiene cosas buenas y cosas malas que me han servido al menos, en la vida, para saber lo que no quiero, y para no necesitar ni prismáticos en unas ocasiones...ni lupas en otras; es decir, a verlo todo en mayor o menor medida claro, tanto de lejos, como de cerca (sin dejar de ser persona que se equivoca..., eso es inherente a la condición humana).

Para Jennifer, está claro que como peor se puede estar, es con un amigo con derecho a beneficios...(entiendase, de intercambio de fluidos corporales); según ella (y yo comparto la misma opinión), raramente en una relación establecida como con derecho a roce, puede incluir una verdadera amistad, y es que, los lazos que se establecen, por mucho que una/o quiera evitarlo, están influidos por los sentidos.
Nadie (al menos yo estoy convencida de ello), absolutamente nadie (a no ser que estemos hablando de un ser sexuado asexual...) puede quedarse indiferente con la transmisión sensorial de información....la carga emocional que lleva eso, interactuando con una persona que conoces, pongamos amigo, es imposible que nos deje indiferentes.
Además....¿para qué querríamos quedarnos indiferentes? ¿no se supone que no hay nada mejor que disfrutar de alguien con los cinco sentidos?. Es evidente, que aunque hayamos querido mantener durante un tiempo una relación de este tipo, es más que probable que el pacto subliminal establecido para mantenerlo, tarde o temprano se rompa....¿porqué? porque somos humanos, si estamos agusto con "ese amigo" vamos a querer más, si estamos a disgusto con "ese amigo" tal vez ya no lo queramos ni como tal....
Puede terminar bien....puede terminar mal....

Perfecto....entonces, más de uno ya lo estará pensando...., si una persona no quiere complicarse la vida, ¿porqué no tener un amante?.
Bueno...evidentemente, para el que no quiere NINGUNA complicación es lo mejor, esa persona, además, lo más probable es que no sea persona de un/a amante...de tal manera que nunca repita con el mismo/a, sino que tenga un amante después de otra/o...mudando la piel como las serpientes. 100% sensaciones sin mirar atrás.
En cualquier caso, la dignidad siempre debe respetarse, al menos lo suficiente como para que no se roce la mala educación, la humillación o la falta de respeto. Creo que eso es sencillo, y es lo que marca la diferencia entre un amante elegante y un esgarramantas.
En este sector de amantes...hay muchisisisimos sin caché, demasiados....sino caen en la humillación, caen en la pérdida de detalles fundamentales.
Por otro lado, esta la persona que suele tener la misma/o amante durante un tiempo.
Esos amantes, tienen que aprender a ser amantes...no es como el que va de flor en flor, eso es fácil...no vas a volver a tocar la piel de esa persona, con no pensar y sentirte frívola o con una carga pesada por dentro, basta. Solo hay que seguir el protocolo, que para estos casos está tan marcado, que con no mearse fuera del tiesto, es suficiente.
Pero entablar una relación de verdadero "amante" durante un tiempo, que puede ser meses o años, es más laborioso..., es decir, es difícil asumir de primeras ese pacto si mentalmente no estás preparado/a.

Aprendes a ser amante con este tipo de amantes.
Estas personas que tienen pareja, pero necesitan estar con otras personas que les aportan otras cosas que no encuentran en su vida diaria, que sencillamente tienen un rasero moral particular, que ven la vida desde diferentes puntos de vista según la van viviendo, o que sencillamente....les aportan adrenalina; son los amantes que tratan a la tercera persona como si no lo fuera, es decir, en esta relación hay una interacción que no solo es sexual.
Estos amantes se cuentan cosas, impresiones sinceras e íntimas que van un poco más allá y que nunca caen en lo vulgar, precisamente, porque no es posible la traición; si tu confiesas, yo confieso. Si me jodes la vida, te la estarás jodiendo tu también....ese pacto es irrompible mientras dura la pasión y la conveniencia, y la pasión durará lo que tenga que durar, ni más ni menos.
Por ello los amantes pueden contarse cualquier cosa....sobre su vida amorosa (si la tienen), sobre su familia, su trabajo, sus ideas....todo. Estas relaciones tienen una garantía fuerte, que se disfruta plenamente y con gran satisfacción, mientras se tenga realmente asumido el papel de la obra teatral, las ideas claras sin salirse del papel. Aprendes ha hacerlo, y una vez que has aprendido, nada sale mal, porque las pautas de actuación son finas, precisas y perfectas. Hay complicidad sin compromiso, amor sin sentimiento, pasión sin promesas, confesiones sin penitencias.
Estos amantes  suelen terminar de serlo por dos motivos, el primero cuando encuentran el amor en otra persona y ponen fin a su pacto, respetando en el futuro ese vínculo secreto que los mantuvo unidos en momentos y días, y que a partir de ese momento saben y asumen con naturalidad y cordialidad, que ha terminado.
El segundo, suele ser porque la pasión o la atracción sexual se ha terminado, en ese caso tampoco ocurre nada....sencillamente se acaba, los encuentros se espacian y llega un día en que vuelves a casa y le escribes: no voy a verte más. Sin beso y sin nada.
¿Se puede llegar uno/a a enamorar de su amante? Por pasar, esta claro que puede pasar; pero ojo...este tipo de relación, no está hecha para que acabe en una relación de pareja....lo más probable es que cuando empiece ese noviazgo al mes estén aburridos el uno del otro.
Encontrarás poco a poco en esa persona aquello de lo que tal vez carecías antes, o sencillamente pensarás....si lo ha hecho conmigo...¿porqué no lo va a hacer con otra?
Nada le puedes decir....tu fuiste su amante.
En definitiva, lo más probable es que sea un fracaso total como relación de pareja.
Por ello en la relación de amantes existen reglas y acuerdos, que siempre deben establecerse desde el primer momento y aceptarse por ambos; si no queda establecido al principio...la culpa de lo que pueda suceder, siempre será del que no habló y no dijo cuando tenía que decir.
Estoy en contra de Jennifer, que en su post, afirma que la relación con un amante suele transformarse en una condena; está claro que no va a acabar en una relación de pareja, si es lo que pensábamos cuando iniciamos este tipo de relación, y supongo que a eso se refiere ella; pero es que tampoco todo el mundo, puede o sabe ser "amante"; el que lo sabe ser, obtiene beneficios de ello, y ésta parte se la salta Jennifer....un amante disfruta mucho sus momentos.

Finalmente nos encontramos con la relación de pareja, el noviazgo, matrimonio, pareja de hecho....
¿ese es el ideal de relación? creo absolutamente que si, al menos mis momentos más felices han sido en pareja, pero evidentemente....si estás con la persona adecuada; sino, puede ser tu mayor pesadilla....
Una pareja debe ser tu amante, tu compañero, tu amigo, tu imán, la persona que más te haga reír, y la que te entienda, la que te respete como eres, la que te ayude, la que esté a tu lado para lo bueno y para los malos momentos, la que te apoye y te meta mano donde sabe que te gusta, de día o de noche.
Evidentemente....eso es lo que todos anhelamos y queremos, y por eso....es lo más difícil de conseguir y de mantener, pero que alguien (que no esté en depresión) me diga que no vale la pena....seguro que no tendré ninguna respuesta.

Está escrito todo y nada....
en cualquier caso, el amor y las relaciones, nunca serán una ciencia exacta.
Jamás podremos dejar de sorprendernos con las circunstancias más inesperadas... la vida es enigmática, e impredecible...eso (si se puede sacar algo bueno) tal vez sea una de las delicias de vivirla.
En cualquier caso, nadie puede asegurarte, que en cualquiera de las tres situaciones no vayas a llorar...que no sentirás dolor..que no padecerás...que no sucumbirás.

Solo se una cosa, si algo es moralmente reprobable....es que te prometan felicidad y no te la den, que te digan te quiero a la cara y no sea cierto. Eso llega al alma.
Afortunadamente, mi conciencia está tranquila, jamás engañé a nadie que haya compartido conmigo un minuto y jamás he puesto los cuernos a ninguna de las personas que han estado conmigo; se me llena la boca al decirlo, y lo digo porque hoy en día, el respeto y el compromiso, se equipara a una partida al Tetris..
Nadie quiere padecer, nadie quiere arriesgar, nadie quiere responsabilidad, nadie quiere nada...que no sea uno mismo o para si mismo.
Será culpa también del capitalismo......y de la sociedad de consumo que hemos vivido, no lo se.... pero parece que es el cáncer del siglo XXI.

miércoles, 22 de junio de 2011

Cualquier persona que en su sillón leyera mis posts pensaría que vivo en otro tiempo o que no encajo sencillamente en el actual. Puede que tengan razón, ni tan siquiera yo podría contestar a eso, porque tiendo a pensar, a pesar de todo, que muchas cosas son posibles....pero si es cierto que como me dijo un día Di, uno debe pensar en metas posibles.
Le hice caso y ahora pienso en metas más factibles, más realistas y la verdad es que fue un gran consejo en la praxis.

Sin embargo, una no puede cambiar su forma de ser aunque racionalmente opte por otros caminos más factibles para hacer frente al sinsabor diario y conseguir estar mejor con una misma. Muchos pensaron que tras el consejo de Di, no sería capaz de aplicarlo...ayyyyy que falta de fe en el ser humano..., que me encante soñar y me guste pensar en que cambiar el mundo siempre es posible, no implica que no sea consciente de que vivo sobre tierra farragosa en la que una se va resabalando y levantando constantemente.

Bien, esta breve introducción pincela algún rasgo de mi carácter y responde a mi gusto, ya muchas veces repetido en este blog, por el soñar despierta, dormida, y en cualquier sitio.
La ensoñación es una sensación que me hace sentir bien y que empleo para evadirme (que no para perder el tiempo ojo...).
Dentro de mis ensoñaciones siempre esta la de plantearme como sería para mí un mundo mejor...un mundo distinto al actual.
Cual es mi ideal de sociedad.
Nadie puede negar que alguna vez haya pensando que haría si le tocara la lotería....comprarse un velero, arreglar su barrio de arriba a abajo, montarse un riad, donar una parte a ayuda humanitaria, liquidar la hipoteca, despedirse del trabajo etc... pero además de éste tema cotidiano, que seguro que en más de un grupo de amigos es recurrente, puesto que la imaginación siempre es divertida...., tiendo a pensar en otro mundo (ya lo adelantaba en el post anterior), en otra sociedad.
En utopías.

Este gusto por ensoñamientos utópicos se vio reforzado cuando cursaba C.O.U y descubrí el Socialismo Utópico y pensé...que bien, no soy rara, ya ha habido antes personas que le daban a la cabeza sobre estas cosas... e incluso planteaban modelos de estado y sociedad distintos a los que vivían, por muy irreales que fueran.  Y así...de tanto cocinar...surgió en mi cabeza mi utopía propia...que se relacionaba con otras como la de Charles Fourier y sus falansterios...y que llamo La Noleida.
Bajo el término de Socialismo Utópico se engloban una serie de pensadores y filósofos que diseñaban sociedades más justas, más equilibradas, a raíz de las contingencias sociales que surgieron de la Revolución Industrial. (Y si...para los que ahora estéis pensando lo mismo que yo...se podría hacer claramente una anotación comparativa entre aquello -germen del capitalismo- y el capitalismo actual con las contingencias sociales que vivimos, ahora que sufrimos sus consecuencias más drásticas..., y los movimientos que desde hace ya tiempo en otros países y ahora en el nuestro, se están viviendo como reacción).
Me sorprende como la historia no deja de repetirse en el contenido, variando en la forma.

El  Socialismo Utópico surge debido a la necesidad de modificación profunda de la sociedad. Fue expresada, inicialmente, por hombres como Robert Owen, Charles Fourier y Saint-Simon principalmente. Sus ideas y pensamientos, desarrollados en la primera mitad del siglo XIX, de una manera general, se distinguieron por proponer ciertos cambios convenientes, encaminados a alcanzar un sociedad mas justa, igualitaria y fraterna, sin que, sin embargo, presentasen la manera concreta o los medios por los cuales esa sociedad se estableciera, ya que no hicieron un análisis critico de la  evolución de la propia sociedad capitalista.

Los principios básicos del Socialismo Utópico se podrían concretar de este modo:
  • Critica al liberalismo económico, sobretodo a la libre competencia.
  • Creación de comunidades auto-suficientes, donde los hombres, a traves de la libre cooperación, tendrían sus necesidades satisfechas.
  • Organización, a escala nacional, de un sistema de cooperativas de trabajadores que negociaran, entre si, el intercambio de bienes y servicios.
  • Actuación del Estado que, a traves de la centralización de la economía, evitaría los abusos típicos del capitalismo.
La ausencia de fundamentos científicos es la característica común de los socialistas utópicos. Se puede decir que sus autores, preocupados con los problemas de justicia social e igualdad, dejaron llevarse por los sueños de una sociedad idealizada. No fue casualidad que Karl Marx denominara a los socialistas utópicos de "románticos".

Aquellos pensadores que crearon sus utopías propias como alternativa a la sociedad de la que eran testigos...no fueron conscientes que un poco más tarde, esas mismas utopías e ideologías serían las que se usarían como prolegómeno de las propuestas de cambios sociales revolucionarios en el contexto de la sociedad europea de finales del siglo XIX.
El término de Socialismo Utópico fue entonces acuñado por Engels y Marx, para distinguirlo de la corriente socialista llamada Socialismo Científico o Marxista y que para entonces estaba ya madurada. Así, recogían la herencia del socialismo utópico, pero se desmarcaban de él por considerarlo en cierto modo ingenuo. Lo usaron para perfilar su doctrina e ideología (Manifiesto Comunista).
La filosofía de Karl Marx era una filosofía de la praxis, de la acción en contraposición con el socialismo utópico.
Marx fue un durísimo crítico de la sociedad burguesa. Él entendía que el hombre vive alienado, enajenado, y considera que la raíz de esta situación se encuentra en la injusta estructuración de la actividad económica. Si no se resuelve la injusticia en este plano básico o estructural, toda la vida social seguirá siendo injusta y alienante.

Según él, la causa básica de la injusticia es la propiedad privada de los medios de producción, que genera la separación entre los propietarios (burgueses) y los no propietarios (proletarios, quienes sólo son dueños de su prole, de sus hijos). Los propietarios se valen de la fuerza de trabajo de los no propietarios (la fuerza de trabajo es el único generador de riqueza) para aumentar su capital y le dan al trabajador como pago lo mínimo necesario para que subsistan él y su familia. A la diferencia entre la riqueza que generan los trabajadores y lo que efectivamente reciben por su trabajo, Marx la llama "plusvalía". En definitiva, se trata de un saqueo o robo que unos pocos, los burgueses, hacen a las grandes mayorías, los proletarios.

Marx creía que esa sociedad injusta sería suplantada por una "sociedad comunista", sin división de clases y sin propiedad privada de los medios de producción. Pero también creía que este cambio no se daría sino a través de una revolución violenta, generada por un movimiento que reuniera la inteligencia de los intelectuales revolucionarios y la fuerza de las masas proletarias.
Aún recuerdo cuando Gladiador nos hablaba en clase de todo esto para llegar al análisis de la Primera y Segunda Internacional, la AIT (Asociación Internacional de Trabajadores), como primera gran organización que trató de aglutinar a trabajadores de los diferentes países de Europa, y la diferencia de concepción de dicha asociación, entre Bakunin y Karl Marx. Pero esto es ya extenderme mucho en la historia....y hasta aquí es donde me interesa llegar.

Inspirada en todo este devenir histórico-social, pensaba con esta cabecita que muchas veces no para de rular... en mi utopía... tumbada en la arena de la playa, y en algún momento también aparecía, como fogonazos, queriendo ser un pilar de cambio, el movimiento del 15-M, en la consideración de lucha por un cambio social.
Pero tal vez yo soy un poco más realista que aquellos socialistas utópicos...ya que muchos de ellos , por no decir todos, intentaron poner en práctica sus utopías, como Owen, y ninguno de ellos, lógicamente...triunfo en sus propósitos. Sin embargo, es un buen ejercicio de pensamiento liberal...y constructivo que puede llegar a originar planteamientos en mayor o menor medida útiles...no olvidemos, que por muy románticas que fueran sus ideas, fueron un puñado de arena de lo que vino después.

La Noleida me la imagino en una isla o en un lugar con mar...y con aquellos que conozco y quiero (yo ya he acotado bastante...;) partiendo de la base de no poder cambiar el mundo en su totalidad, en la praxis. (Si algún día me toca la lotería os aseguro que si montaré una Noleida...;)
Pero el mundo, la GRAN UTOPÍA, si me lo imagino sin dinero y con comunidades autosuficientes, aunque no sin estado (una estructura de jefatura es básica para una buena organización social, en mi opinión). Una sociedad igualitaria sin distinciones de género ni raza, donde las voluntades altruistas pudieran hacerse efectivas sin necesidad de tener 400 carreras, 13 idiomas y pasar por 4 entrevistas (se puede empezar por ayudar al vecino o a un enfermo etc..). Un mundo donde el pleno desarrollo social y personal sea posible para todos....Un mundo donde la consideración social no estuviera vinculada a la edad....y pienso en niños y ancianos, y donde la educación fuera posible para todos.
Un mundo donde los derechos fundamentales de los hombres y los niños fueran la prioridad.
Un mundo más justo.

Así que nada....seguiré pensando...

domingo, 19 de junio de 2011

Ha llegado el calor. Si, ha llegado....y ha llegado para quedarse; creo que ésta vez no será interrumpido por una ola inesperada de frío y mal tiempo....tal vez las típicas lluvias del verano y poco mas.
Me encanta el calor y el sol...soy mas de los climas ecuatoriales y tropicales, que los templados y polares y no es que me guste estar siempre en el medio..
Me encanta el mar y la arena, el ruido de las olas, darme la vuelta encima de mi lunghi indio (bueno, en realidad es de Hermes, pero tiene dos..) y ver las gaviotas sobrevolando un cielo claro y azul.
Me encanta el silencio, el sol acariciando mi piel sin que nada ni nadie me moleste. Leer. No hablar y escuchar; hablar poquito cuando se me escucha. Contemplar las obviedades más bonitas que hay....la puesta de sol...una gaviota que acelera empicado su vuelo para pescar una y otra vez, sin conseguirlo..., las formas de las nubes..., tocar la arena con las manos y los ojos cerrados...
Me encanta quedarme sola en la playa mientras pasan las horas y todo el mundo se va marchando. Me encanta la hora en la que llegan los perros para bañarse. Justo la mejor hora para sacar unas magníficas fotos de lo más bonito...con la luz mas armoniosa, cuando es la hora de las sombras, echando un pulso con tus imagenes mentales. Me encanta tirar piedras al mar y jugar con ellas en la arena utilizándolas para formar letras. Me encanta desnudarme y llevar solo un pañuelo como vestido...bien atado de las formas más raras....me siento liberada de gomas y costuras.
Parece que la vida se haya parado o que empieza como yo quiero.

Siempre en mi interior y en éstas ocasiones me hago la misma pregunta....¿porqué no puedo vivir siempre así? ay...maldito estar. No olvido que la vida es sueño, pero la realidad es pesadilla.
Termino por aceptar cualquier suerte, y la mía, soy consciente, es mejor que la de mucha otra gente...pero no puedo evitar terminar por construir utopías.

La de este año contemplando el cielo debería llevarse un premio...empecé por pensar en que el problema del mundo, además del hambre y las grandes enfermedades que aún no tienen remedio, es el trabajo. Lo que impide no estar así siempre, es el dinero o es el trabajo, que te da el dinero pero te quita el tiempo. No a todo el mundo nos gusta lo mismo, ni disfrutamos con las mismas cosas...si nadie tuviera que trabajar, cada uno se dedicaría a lo que más le gusta, además de a plantar sus patatas, es decir...a escribir, a la ciencia, a pintar..etc..., si el dinero no existiera...¿seriamos más felices aun con la impronta posible de una esperanza de vida mucho más reducida? ¿de verdad no evolucionariamos hacia otras cosas más racionales, autenticas y naturales?  Echaba miradas históricas al pasado de la humanidad.. o más bien recordaba a algunos pueblos primitivos actuales y me contestaba que si.
O al menos es lo que yo quería creer. Con ser autosuficiente basta.



Y terminaba por pensar que...actualmente tendría que pagar por un trozo de tierra para plantar un tomate. "Evolución".
Hoy que he vuelto del mar, se me ha pasado ese punto que el penúltimo día de vacaciones siempre se incuba en mi interior...un haz depresivo, fugaz y maquiavélico, que me juega malas pasadas cuando disfruto, y que por mucho que intento evitar, me invade cual varicela picante y molesta. Llega la batalla del pobre de bolsillo y del gusto por el champagne. La entrada y salida de dos realidades distintas.
Esa sensación de ¿qué es la vida?....la mierda del día a día que llevo, o lo que vivo en esos momentos, todo es la vida...ergo...¿porqué no puedo elegir?...porque la vida muchas veces...también es no poder elegir.
En la cabeza y en la piel (a veces también en el estómago) en esos momentos de meter los pies en el mar, donde el agua acaricia la mejilla de la playa y se te hunden los pies sin hacer nada, te das cuenta de que suerte tienes..... porque son tus pies los que están en la orilla.

lunes, 30 de mayo de 2011

De todos es sabido y manifiesto el estado en el que esta el país y muchos de sus ciudadanos....
De este modo, y en este contexto, parece que cada vez es más normal y habitual ver como el número de transeúntes que convivian habitualmente por las calles del barrio, ha ido en aumento hasta el punto de que hay línea azul en los árboles...; un trozo de sombra para poder aparcar durante un rato el bagaje del alma entristecida pero endulzada, en mayor o menor medida, con el azúcar del vino Don Simón..
No se en que lugar está el parquímetro de la gente olvidada...

Yo vivo en un barrio ecléctico donde además de un gran número de minorías étnicas e inmigrantes, se sitúa el único albergue municipal que sita en esta ciudad. En la realidad, ésto se traduce cuando llega el buen tiempo, en parques llenos de historias tristes... y cual broma pesada de la vida, ahí donde los rayos de sol no llegan al suelo, ahí donde no llega la luz directa, ahí es donde hay alguien con un problema.
Tengo que decir que no me incomoda ésta situación, es una realidad patente y palpable, una evidencia a la que nadie debe cerrar los ojos y hacer ver que no existe; el aumento de gente necesitada que clama ayuda y que peligrosamente empieza a echar faroles a los vicios y guiños peligrosos, jugando a poner la mano en el fuego, empieza a ser alarmante.
Nunca he tenido problemas en mi barrio, supongo que porque al fin y al cabo...muchos acabamos conociéndonos las caras y muchos otros, la simple inercia que genera la existencia pésima y diluida pero conformada, les hace vagar sin sentido por las calles a la espera de no tener que esperar mucho al tiempo y menos deprisa. No cambiaría de barrio, me gusta vivir en la realidad cotidiana, en el mundo de muchos que es mucho peor que el mundo de otros.

Esta tarde, después de comer, cuando me dirigía a casa de un amigo...me ha sorprendido la pregunta de una cara nueva...se que no en el barrio, sino en la ciudad. Una chica recién estrenada en la vida de los sin techo y de las drogas (incipientes secuelas querían abrirse y hacerse ya un hueco en su cara y en su boca), me preguntaba si me podía hacer una pregunta. Le he contestado que claro que sí. Como últimamente no tengo donde caerme muerta, el poco miedo que podía tener hacia un posible hurto de algún útil mio, se volatilizo hace ya mucho...pero enseguida me he dado cuenta que no quería dinero y mucho menos robar nada. Lo único que me ha pedido es si podía entrar en el supermercado que había justo a nuestro lado y comprarle pan o algo de comer....como ha dicho ella...`me muero de hambre´.
Si ya de por si es triste la escena, también ha sido la respuesta (en ese momento he recordado justo el poema que Galeno me escribió en mi última cita con él).
No puedo. ¿Porqué? Porque hace mucho que no llevo dinero en el monedero...te lo voy a enseñar porque no me has pedido dinero, y se que no quieres más que comida; no llevo nada (se lo enseño).
Estoy en el paro va a hacer ahora dos años y no cobro ninguna prestación. Me mira...y me dice...joder, estás como yo...que bien estamos... Le digo...no, no estoy como tú, yo tengo un sitio donde dormir y no tengo hambre. Mira, está aquí al lado el albergue municipal....¿porqué no vas ahí a que te den de cenar? a las ocho dan la cena todos los días y tengo una amiga trabajando ahí, si quieres te puedo acompañar. ¡No! al albergue no voy a ir, no quiero ir a ninguna institución... Pero....tienes que comer...aunque no quieras dormir ahí...¡no! ...vale...pero que sepas que lo tienes aquí al lado... vale...gracias.

Mañana por la mañana, como esta mañana cuando he bajado a mi perro al parque, la volveré a ver debajo de un árbol metiéndose poco a poco en un agujero del que tal vez ya no vaya a salir más y cayendo cada vez más y cada vez más rápido.... por las escaleras empinadas de la vida.


sábado, 28 de mayo de 2011

No se como expresar lo que quiero decir.
Debo de estar en cierto modo atascada o tal vez sencillamente....aun reflexiva;
igual es que me estoy replanteando las casualidades de la vida.

 

A veces me impresionan los lazos humanos y vitales que tanta casualidad puede generar y me pregunto si tal vez no sea solo cuestión del azar el que algo ocurra, sino cosa del destino.
A todos nos ha pasado alguna vez que caprichosamente se han torcido unos planes previstos y calculados y luego ha pasado algo bueno que jamás hubieras pensado, y que te hubieras perdido sino te hubieras quedado; a todos nos ha pasado alguna vez, encontrar a alguien que hablando resulta ser una persona que no esperabas y de la que sabías su existencia por otros; a todos nos ha pasado, tener unas expectativas en una cosa y acabar haciendo otra, porque en el camino nos han surgido oportunidades que han hecho que nuestros caminos no vayan solo por donde la mente tenía calculado que iríamos, sino por donde el corazón y la mente te mandan ir porque tu motivación ha dado un brinco.

Llevo un mes con demasiadas casualidades.
Tantas, que a pesar de que sé que el que lea ahora mismo estas líneas pensará que NO ya está en la luna de Valencia...., me han hecho hasta tener la sensación que algo o alguien está dirigiendo mi vida desde algún sitio etéreo..., como si fuera la protagonista de una obra de títeres y marionetas en un escenario real como la vida misma con un guión escrito por alguien y que sigo a la perfección; y es que últimamente...parece que noto los hilos que me sujetan un poco tirantes...

Hace nueve meses que voy a una academia en la que me estoy preparando para un futuro examen, y en ese afán socializador que la curiosidad a veces me hace despertar.... en un lugar en el que acababa de llegar y era la única que no conocía a nadie, siendo que los demás sí se conocían entre ellos, empleé la tapadera de la necesidad de organizar mejor la dinámica de la clase para integrarme en el lugar...y me puse manos a la obra, la estructuré tan bien, uniendo a todos entorno a nuestra finalidad común, que creía conocer a mis compañeros tanto o más de lo que el límite de las circunstancias y de la situación marcaban.
Mi sorpresa fue una tarde que Hermes fue a buscarme a la salida de una de mis clases; y me sorprendí  viendo como éste y una compañera mía se saludaban.
Se conocían. Hacía casi 20 años que no se habían vuelto a ver.
Inmediatamente, me alegré, pensé ¡¡que bien!!! ¡¡se conocen!! puesto que ella me cae muy bien, y por un minuto mi imaginación dio dos pasos por delante y me veía echando cañas los tres y entablando relación; por otro lado, como así está empezando a ser.

La cuestión es que esa chica fue la primera novia de un amigo mío que falleció hará dos años este julio y con el que me llevaba de maravilla....
Ella había estado diez años de relación con él (fue su primer novio).
En el momento que falleció, no mantenía contacto con él (por eso yo no la conocía); para ella, que se enteró del suceso por una llamada telefónica el día que S murió, dicho suceso inesperado le supuso un dolor y una quemazón, que lleva interna y aposentada desde entonces, y que durante un tiempo le hizo sentirse muy mal.... se reprochaba no haber mantenido el contacto con él en todos estos últimos años...siendo que le había marcado mucho el tiempo que compartieron juntos.
Llevaba ella mucho tiempo pensando con quien poder hablar de todo esto...y no encontraba con quien...(con su pareja actual no quería compartir esa parte del pasado-presente, no la entendería como ella lo siente...o como otra persona que hubiera conocido a S bien).

Cuando yo le dije que era amiga de S y que compartí días de pena y gloria en sus últimos años de vida....se nokeo.... No podía entender que me hubiera tenido al lado en una mesa nueve meses y ser una de las personas que había pasado por la vida de su ex-pareja...; su petición interior y su necesidad de sacar fuera lo que le inquietaba se cumplía....
Hablamos....se emocionó...le conté como murió y como había pasado los últimos años de su vida.... y encontramos otra casualidad....ella ahora lleva diez años con su pareja actual, que en su día le presentó S y yo llevó unos años de relación interrumpida con otro amigo de S.

Otro capricho del destino....el día que murió S, ella llevaba unos días viviendo temporalmente en casa de sus padres, por circunstancias que no vienen al caso y desconozco, cuando llevaba ya muchos años viviendo con su pareja fuera de La Ciudad del Viento capital. Esa mañana, le había dado por recorrer su antiguo barrio, donde había crecido y donde había pasado sus años de infancia, adolescencia y primera juventud junto con S, Hermes y muchos amigos más....
Recorrió calles rememorando momentos, puntos clave donde encajar imagenes que en esos momentos en flash back y ráfaga, pasaban por su mente animando sus recuerdos... y cuando acababa de pasar por la esquina donde S y ella siempre se despedían antes de irse cada uno a su casa... le llamaron por teléfono.....S había muerto.
Ella no paro de llorar....
Yo en otro lado de la ciudad, recibía la noticia esa misma mañana a través del Exprimidor de Limones...y tampoco podía parar de llorar....



Por otro lado hace una semana recibí a través del Instituto Nacional de Empleo una oferta de trabajo esculpida con esmero.
¿Una broma pesada? ¿un guiño de la fortuna o del infortunio? todavía no lo se...
Una oportunidad única que encaja a la perfección con una de las cosas que una siempre había pensado ser cuando estudiaba los años de carrera dejándose las pestañas encima de los libros... unas condiciones inmejorables y sin examen previo.... un imposible-posible, en un vago porcentaje.
Candidaturas miles y días para presentarlas contados con los dedos de una mano; cartas enviadas desde el inem a sólo unos cien de unos miles de millones de personas con la titulación exigida...entre ellos yo.
¿Casualidades de la vida? ¿Capricho del destino? en cualquier caso....yo tendría que haber estado en el sur de España cuando recibí esa carta; si me hubiera marchado... no hubiera podido presentar mi candidatura. Evidentemente....lo más probable es que una de las tres plazas que se ofertan no lleve mi nombre, pero si no hubiera estado, tampoco lo habría podido intentar y hubiera estado toda la vida dándome de cabezazos contra la pared.

Eso si.....si la consigo, será el primer día en el que alto y claro afirme, que desde ese día y poniendo a todos por testigos.... creo en el destino.
 

Copyright 2010 Historias de Naúfragos y Naufragios.

Theme by WordpressCenter.com.
Blogger Template by Beta Templates.