Mostrando entradas con la etiqueta Teatro. Mostrar todas las entradas
Mostrando entradas con la etiqueta Teatro. Mostrar todas las entradas

sábado, 24 de diciembre de 2011

Hace un tiempo me puse como propósito que antes de acabar el año iba a hablar en mi blog sobre una compañera que tuve en un curso que hice hace unos meses.
Si, lo necesito...
Necesito explayarme porque aun hoy por hoy sigo teniendo mis dudas de si esa chica era realmente así o su actitud era una impostura ante los demás; o si tal vez detrás de ese pseudo-narcisismo, hubiera algún problema de su personalidad que enmascaraba a través de esa actitud.
No se si se merece una crítica, mi objetivo no va a ser tanto criticarla a ella como persona (al fin y al cabo en dos semanas solo puedes tener impresiones sobre alguien, que además pueden ser equivocadas o incluso arriesgadas), sino sencillamente criticar su actitud durante el tiempo que duró el curso. Lo que si fue evidente es el hecho de la mala ostia (sin perdón) que nos hizo acumular al resto durante las dos semanas que duro aquella maravilla de curso, que en algún momento, gracias a su presencia, casi termina en "asesinato" (que más de una seguro recreó en su mente mientras la oía hablar, alguna de las muchas veces en la que ella pronunciaba sus múltiples yoes...).

Ella fue el perfecto ejemplo de la pedante irritante.

El primer día del curso, formado por quince personas, hicimos una presentación, una por una. Casualmente me tocó a mi la primera....teníamos que decir nuestro nombre, nuestros estudios, porqué habíamos querido estar en ese curso y qué creíamos que íbamos a poder aportar de nosotras mismas. Me salió rápido, sin dificultad.
Pero la susodicha llegó tarde el primer día... y justo cuando entró al aula empezaba la presentación de la segunda persona. Ella tenía mis mismos estudios, las únicas de la clase que coincidíamos en carrera universitaria, pero no se enteró de ello porque no estaba en el aula cuando yo me presenté.
El nivel cultural del aula era elevado, tanto por cultura general, como por experiencias personales, como por títulos universitarios. El resto de mis compañeras habían estudiado Historia del Arte (la mayor parte), Arquitectura, Geología (¿? si...no lo entiendo por el curso que era, ¡pero ella fue de lo mejor!) y Sociología. Las intervenciones de todas eran de un nivel alto y eso además de motivar, te aportaba mucho. Hubo cuatro personas de las quince que enseguida nos arrancábamos a hablar (supongo que por eso de que nadie nos conocemos): dos licenciadas en Historia ("ella" entre ellas), una Arquitecta, y una Historiadora del Arte.
Y las profesoras... que tenía una fluidez verbal asombrosa. Fueron geniales ambas.

"Ella" cada vez que la profesora hablaba y había tenido una experiencia similar a lo que estaba explicando o había estado en el museo o exposición de la diapositiva, interrumpía a la profesora sólo para decir: yo ya he estado ahí, en tal año... y esta genial porque tal......; muchas veces detalles personales que no venían a cuento, y en su explicación hablaba dando por seguro y cierto que el resto de las presentes no había estado (craso error... pero nadie decía nada, al principio parece que da como cosa intervenir en mitad de una clase para contradecir a la que está hablando... hasta que algo hace despertar a las bestias... ese algo fue "ella" misma).
Al principio nos pareció bien... hasta que las interrupciones empezaron a crisparnos a todas,  puesto que cuando alguna hablaba al medio minuto era interrumpida por "ella"; era casi mecánico.
Sólo ella sabía de Lorca, sólo ella había estado en el Museo Sorolla, sólo ella había ido a ver la exposición de Antonio López, sólo ella había estado en el pabellón tal de la Expo, ella era la que más había viajado...bueno, realmente, ella creía que era la única que había viajado, y por supuesto y siempre.... en todo lo que decía sentaba cátedra. Parecía que la única persona que podía aportar cualquier cosa en aquella aula era "ella" porque las demás acabábamos de nacer.
El "yo" era empleado exactamente igual y con el mismo fin que lo empleó Julio César cuando escribió La Guerra de las Galias.

Era asombroso ver como rebatía lo irrebatible sólo porque ella tenía que tener razón. Cuando la profesora formulaba una pregunta en plan....¿cómo solventaríais vosotras esta dificultad? ¿dónde veis el error en el plano? ella tenía que tener la solución y la decía sin tener en cuenta en su discurso, que en todas las ocasiones, la profesora tenía la solución, que luego obviamente nos desvelaba (a ella eso le daba absolutamente igual); si no coincidía con su teoría, la volvía a explicar por si era que la profesora no le hubiera entendido bien....(si, de ostia). La profesora se la desmontaba perfectamente, pero ella seguía en sus trece. Sus teorías, eran teorías, como las de todas, pero las suyas eran "la verdad".


Se le dio manga ancha la primera semana....cuando el límite de la paciencia de la clase había rebasado cualquier expectativa mía inicial (yo ya no podía más), bordeando en algún momento el abismo a la mala educación (por parte de alguna de las presentes que ya no soportaba más ser interrumpida constantemente), sin llegar a catarla. La segunda semana ya no hubo piedad.
A mi sólo me bastó oírle decir: "Yo, que soy la única que ha estudiado Historia de aquí se que....." =  salió mi John Wayne de dentro: "yo también estudié lo mismo que tú"..... mirada entrecruzada, mantenida y tensa, nuez que sube y baja.
Ah, no lo sabía.
Ya lo sabes.
No hubo más referencias históricas, que por otro lado, en casi todos los casos, eran innecesarias pero que ella había usado como baza durante la primera semana para crearse un aura en torno suyo de cultureta de nivel.
Empezaron a salir a flote las experiencias de todas, los viajes, los sitios que habíamos visitado, pero sobretodo.....las ideas. El curso trataba de las ideas expositivas, del diseño, de como comunicar, de crear. De desarrollar una idea (propia o de un artista) y transmitir un mensaje en un espacio expositivo. Maneras, modos, imaginación. Ella no sobresalió especialmente en eso, pero en ningún momento dejo su faceta pedante aparcada. Cualquier excusa era ulitizada para hacernos una disertación sobre un tema de la que ella sabía mucho, pero que no venía a cuento. Cansancio.
En el primer corrillo que se pudo formar sin que ella estuviera, todas dejábamos caer (cada una a su manera) lo mismo....nos estaba "jodiendo" la formación. En una de las salidas a una de las salas expositivas de la Ciudad del Viento, le corté (es verdad que igual de un modo muy directo) una de sus conversaciones; nadie salió en su defensa, o lo hacía o la agarraba del cuello. Ya no por lo que decía, era por dejar de oír esa voz durante un minuto, sólo un minuto.....
Noté que le sentó mal, me disculpe a través de un acercamiento a ella (que no pude mantener mucho rato).

Una persona puede interrumpir cuando discute de algo si es efusiva pero comunica algo, si rebate o incluso si es su forma de ser y es consciente.... se puede llegar a entender... todos tenemos defectos y yo a veces interrumpo sin darme cuenta; pero que ralentice una formación en un curso que dura dos míseras semanas y que daría para dos años, y siempre con monólogos interminables o frases que empiezan por un "Pues yo......" o su nexo estrella.... "De hecho...." que queréis que os diga...te acaba infundiendo crispación.
Lo curioso es que a pesar de la irritabilidad que despertó en la mayoría de nosotras, yo (y creo que también otras compañeras) en algún momento llegue a sentir cierta pena... pena de lástima.
Sin embargo, siempre me impresionó que a simple vista, nada parecía afectarle (y no se si era por su ego o por un gran disimulo). Siempre tenía la misma actitud de experta en la vida, en todo.

Pero el peor de los detalles vino el último día, donde se me cayó el alma a los pies, momento desde el cual cualquier atisbo de pena se esfumó para siempre.
El curso se impartió por dos profesoras diferentes, cada una una semana; ambas eran amigas y socias en una empresa que tienen en común, que imparte entre otras cosas, formación.
A "ella" la profesora de la segunda semana le pareció mejor profesora. El último día la segunda profesora nos dio un minuto a cada una para delante de todas, dar una impresión sobre el curso, el trabajo en equipo, etc... resumiendo, despedirnos individualmente.
"Ella", con un par, dirigiéndose solo a la profesora (el resto en nuestros minutos nos habíamos dirigido a todas, puesto que la mayor parte de la formación fue práctica y había sido en grupos, con lo cual habíamos trabajado todas con todas -y lo pasamos francamente bien haciéndolo-) le dijo que ella era mejor profesora que la que habíamos tenido la semana anterior y que no le importaba decirlo por muy inadecuado que fuera, y que esperaba que no se lo tomara a mal, siendo que eran socias y amigas. No se conformó con eso, sino que dijo (delante de todas) que había esperado más del nivel del aula..., y dijo que no iba a hacer mención alguna del trabajo en equipo que habíamos hecho el resto con ella (trabajo titánico de aguante, mejor dicho) y ella con el resto, porque eso no eran más que sentimentalismos que no venían a cuento (para qué perder el tiempo).
La profesora con cara de dónde está la cámara oculta le dijo que no le parecía políticamente correcto, le puso cara de.... (no sabría definirlo) y pasó a otra cosa.

Para darle de comer aparte....
Y no... no era una gafa-pasta.

miércoles, 16 de noviembre de 2011


Los celos, un tema…. ¿escabroso? Noooo, un tema igual de inútil que de peligroso.

Necesito soltarlo y ya, porque al final acabaré explotando por algún lado inesperado y de mala manera, sabiendo que eso a ciencia cierta no le va bien a nadie, ni a mí, ni a los que ahogo con la embestida.

Queridas amigas de amigos, novias de ex novios míos (de cuyo nombre, alguno, no quiero ni acordarme), novias y parejas de amigos, amigas de amigos con pretensiones a…. y mujeres en general (no estoy excluyendo a los hombres, pero de momento aún no me ha montado ninguno, ningún show kafkiano respecto a este tema) acordaros de esto: ME TENEIS HASTA ARRIBA. No me interesan para nada vuestros novios y mucho menos mis ex novios, que para eso lo son. No tengo pretensión alguna respecto de lo que consideráis VUESTRO como una posesión inalienable, me la chuflan vuestras parejas (en este sentido) y todas aquellas que no lo son y queréis que sean, que a mí por cierto, me la trae al pario. Lo puedo decir más alto, pero no más claro.

Quiero que penséis que yo no tengo la culpa de haber estado alguna vez con aquellos que ahora son vuestras parejas y que lo fueron mias en mi pasado (más bien lejano), y que entonces ni os conocían; y que cualquier manifestación en contra de mi grácil bondad característica, tolerante y respetuosa con todo el mundo, es una ida de olla vuestra que os tendríais que hacer mirar. No podéis odiarme solo porque una vez salí con vuestros novios o rollos antes que vosotras….eso es de camisa de fuerza y hospital psiquiátrico. Por cierto…¿¿os habéis preguntado que debo de opinar yo, hoy por hoy, de aquellas personas con las que salí anteriormente que están ahora con vosotras?? Porque igual vuestros celos no son solo una manifestación de locura transitoria (o permanente, como la de La Faldatubo), sino una manifestación de lo que usualmente se definiría en el diccionario como = ridículo a más no poder.

Ojos femeninos que me espían a través de las redes sociales y rastreadores web, para ver en que páginas puedo salir y conocer o saber algo de mí, que analizan mis comentarios, mis fotos, que os generáis películas del oeste con ello…. estáis fatal.

Francamente…. ¿no os habéis parado a pensar que el problema lo tenéis vosotras? O tal vez… ¿vuestra no-relación de confianza con vuestra pareja?.

Por otro lado me gustaría destacar y plantear vuestro problema desde un punto de vista desde el cual me apuesto la úlcera que no os habéis planteado antes…. ¿se puede saber quien narices os creéis que soy yo? ¿Una Heidi Klum? ¿Una Gisele bundchen? ¿Una tía irresistible al que todo el mundo le pone la alfombra roja al pasar? ¿Una premio nobel? ¿Una folladora nata? ¿La directora del Club de la Comedia? ……¿¿¿Quién????.

Por el mismo lado pero a la inversa…. ¿¿se puede saber con quién narices os creéis que estáis saliendo?? ¿¿¿Con un George Clooney??? Pues noooo, estáis saliendo con tíos con defectos, como todos, algunos insoportables, otros llevaderos, pero con personas, no con dioses. ¿Os habéis parado a pensar que igual no me interesan ni un pimiento? Y lo peor y más evidente….¿¿¿no os dan los ojos para ver que realmente me interesan un pimiento???.

Y por cierto… ¿os creéis que yo no tengo vida o qué? ¿Que para mí el tiempo no pasa? ¿Que no tengo más recursos amoriles que los anclados en el pasado o en la chorbo agenda? ¿Que no puedo tener otras parejas que no aquellas que ahora disfrutáis? ¿Que tengo gonorrea y los tipos no se me acercan? ¿¿¿o qué???.

Estoy fritita de temas de estos, que como el aceite, me resbalan pero dejan pringue; y que, sin comerlo ni beberlo me veo metida en unos fregados que cualquiera pisa….Chicos, no me jodais, contarles a vuestras parejas que paso de vosotros en este sentido, que interés cero pelotero…que tenéis una relación de amistad (el que aun la conserve) conmigo, y nada más.


Es triste en lo que puede degenerar las cosas llevadas mal….el no hablar, el ocultar cosas que no tienen la mas mínima importancia, pero que generan unos malos entendidos de la leche… (Estos tipos ante el miedo atroz que sus novias les infunden sobre algún posible contacto conmigo, mienten o se callan). Pero aún hay algo todavía peor….perder al que considerabas tu mejor amigo porque éste se ha echado novia y ésta no quiere ni verme (siendo que ella no me conoce ni de una sola conversación).

Por cierto, chicas, que yo soy cornuda como la que más…. Y que cuando el río suena, agua lleva; pero molestaros en averiguar si los celos cuando son FUNDADOS, provienen por actitudes de la chica objeto de vuestros escarnios y aberturas en canal, o por omisiones de vuestras parejas ante más que evidencias. Y antes de coger el sable en plan Kill Bill comprobad y averiguad quien es el que tiene interés por quien…y entonces, solo entonces, sentid celos….o sentiros afortunadas (qué es más inteligente); en caso contrario, plantearos vuestra relación.




Bien, dicho todo esto, habiéndome dirigido directamente a todas aquellas féminas que viven sin vivir y sin dormir, voy a exponer el porqué de este mi manifiesto y mi situación de botella al desborde…

Podría escribir un blog entero sobre la persona que me ha generado mas hastío en este sentido y la culpable de que esa botella este hasta los topes, pero no se lo merece, porque además de loca, no entendería la mitad de lo que escribo (no sabemos –porque es evidente para todos- a ciencia cierta, que tipo de retraso tiene, necesito a alguna experta en síndromes). Es la novia de un ex novio mío (de esos que me dan un repelús insoportable pasados unos cuantos años…y del que gracias a mis dotes tippex-cerebrales he conseguido olvidar hasta sus apellidos, que os juro no me acuerdo del segundo….voy por un camino excelente); ella se llama La Faldatubo. Está como las maracas de Machín y me odia pluscuamperfectamente y sobre todas las cosas animadas de la faz de esta tierra. Mi único pecado, haber estado con el que ahora es su novio antes que ella. Si, si, así de simple…. (Algún día escribiré sobre alguno de sus shows celosiacos sin fundamento, pero con Avecrem concentrado). Por otro lado, si empiezo a hablar de La Faldatubo, este post se alarga hasta el infinito y más allá….

El hecho que me ha inspirado a escribir este manifiesto y a tener oportunidad de hablar un poco de este tema a pinceladas, es un email que recibí ayer en mi bandeja del correo electrónico personal.

Hace como un año y medio yo recibí una invitación de amistad en el facebook (red social igual de odiada que de amada a la vez).
Al principio no reconocí el nombre de la persona, sabía que era de Ilerda porque lo ponía en su información visible, pero no caía….le mandé un mensaje privado preguntándole quien era. Me contestó que no se podía creer que no me acordara de él…..un chorro de coca cola con cafeína me hizo recordarle; era un compañero mío del colegio de cuando tenía yo diez años. Yo para entonces fui su "amor platónico" de colegio…..; era un niño súper dulce, con unos ojos claros brutales, tranquilo, tímido y mi compañero de pupitre. Me llevaba muy bien con él, y la verdad que fue un buen compañero. Me alegró sobremanera reencontrarme con él, porque es increíble el hecho de intercambiar impresiones mutuas de lo que recordábamos el uno del otro, sobre el uno y el otro, de 20 años atrás. Impresiona.

Impresiona eso y el hecho de descubrir qué hemos hecho en la vida desde entonces, como hemos cambiado, qué nos ha pasado. Desde entonces más o menos tenemos una relación fluida esporádica y nos vamos contando cosas; vamos, una recuperación sana y grata. Cuando empezamos a hablar y pasado un tiempo me contó que tenía novia, le sugerí que le contara que manteníamos relación internaútica (porque más vale la perra por vieja….y vengo rodada); cuando yo se lo comenté llevábamos hablando ya un cierto tiempo y no le había comentado nada a ella; yo a Hermes se lo casqué al minuto uno porque soy así… me alegré mucho de este reencuentro y quise compartirlo. Por supuesto, él con la inteligencia que le caracteriza, y sabiendo cómo soy….me hizo el caso justo como para procesarlo en el cerebro y almacenarlo en el disco duro, solo en modo lectura. Lo que hay que hacer, vamos.

El hecho es que ayer, como iba contando, recibí un email de mi amigo dirigió a SU NOVIA y a MI, era un email mío de hacía tiempo en modo reenvío (él hace escalada libre y le mandé una información por mail de una oferta de una tienda para montañeros sobre material de escalada). En dicho correo electrónico se dirigía a mí y me confesaba que su novia sufre "estados" de inseguridad y desconfianza, desde hace poquito tiempo porque sospecha de nuestras conversaciones, y que para demostrar el ridículo que estaba haciendo su novia, también la incluía en el correo electrónico (supongo que para que yo me manifestara). No cabía en mi de asombro….¿¿otra vez los celos y ahora con éstos?? Noooooooo con ellos no, por favor, que les tengo caris.

Por lo visto, su novia en su estado de modo sospecha….le ha husmeado los correos electrónicos, sin encontrar nada, claro. No sé si hice bien en contestarles o no, pero lo hice; porque de verdad….pienso que estas personas sufren sin motivo alguno, y con varias aclaraciones de apenas un minuto les puedes hacer la vida más llevadera… (Y de sus parejas no se fían –supongo que sus motivos tendrán, pero no me interesan-). Creo que esa pareja vale la pena y que se quieren mucho. Quise ayudarles….

Resumiendo: a ver si me tocáis menos las pelotillas, que me tenéis en modo parrilla…

lunes, 10 de octubre de 2011

Inspiración....ohhhh dios mio que bien, pero no le doy gracias a Dios (lo ziento jezuzito), se la voy a dar a Juanjo (Delenda est Cartagho), que es el que ha hecho posible esta gracia divina que me ha tocado providencialmente....para hablar de un tema áspero, incómodo, doloroso, insoportable, sensitivo y todo lo que se nos pueda ocurrir = "las visitas al dentista" y el mundo de la odontología.
¿Qué porque me ha servido de inspiración su post para escribir el mio? vale, me toca quitarme un poquito el pasamontañas....pero no me importa, porque pensándolo mucho y bien, tengo anécdotas como para escribir un libro y toda esa experiencia vital y lo que conlleva haberla vivido, necesita ser canalizada tarde o temprano para aposentarse en algún lugar de mi memoria que sea capaz de teñirla de azul o poner tippex sobre el gris dental actual. Resumiendo...contar estas anécdotas quiero que sirva para reírme de mi misma y de aquellos recuerdos que en su día me afectaron para pasar a colocarlos en mi estantería de....Do you remember when..?? y petarme el culo.

Por suerte o por desgracia...y siempre digo lo mismo por el simple hecho de que según como se miren las cosas, se sacan de provecho unas cosas u otras..... trabajé cuatro años y pico de mi vida como administrativa en una clínica dental.
Digo como administrativa por decir algo..... porque además de llevar la administración...llevaba la contabilidad, era la responsable de tesorería, la dirección delegada, el control de las auxiliares de clínica, de los nueve doctores, de sus nóminas, del programa informático, del seguimientos de pacientes, de las historias clínicas, era persona de mantenimiento -en especial de ordenadores, impresoras y servidores (ahí no había ni dios que tuviera mano con ningún aparato)- etc..etc..etc...
Si, lo controlaba todo.....no, no me pagaban más....si, me quejaba.....no, no me aumentaban el sueldo....si, me lo intentaban compensar cediéndome la dirección de una clínica absolutamente decadente que sigue hoy por hoy sin poder salir a flote....no, no me querían echar bajo ningún concepto....si, pase un año de calvario negociando un despido....
Seguro que estaréis pensando...pues haberte negado a hacer de más...MECKKKK ERROR...inviable... la acumulación de aburrimiento me hubiera hecho explotar como un globo de agua.
De lo único que me arrepiento de aquellos años, es de no haber concentrado mis energías en hacer de más, pero fuera del trabajo y por mi... me hubiera servido de algo, seguro.
Me falló la dirección.
¿Para qué me enrollo con esto? en fin..que mi trabajo me aburría soberanamente porque tenía mi puesto más que superado y masticado y no había viabilidad ni perspectivas de avanzar en aquella mierda. Bueno, al menos trabajaba sentada....algo había mejorado respecto al trabajo anterior.....(nótese por favor, el marcado tono sarcástico maquiavélico).

Un hermoso día de primavera...cuando yo ya iba con mi camisa blanca ceñidita de manga corta toda mona (le encantaba a los vejetes...un modo directo y sencillo de hacer que no protestaran) e iba y venía por las dos plantas de la clínica como Pedro por mi casa....mi jefa, La Frutera de Torrero, me dijo sobre las once de la mañana que se marchaba...que tenía que hacer no se el qué (cada día era algo distinto, nunca la escuchaba...tampoco necesitaba escucharla). Eso venía a traducirse en....No, tienes el mando en cuanto salga por esa puerta, eres la responsable de la clínica (vamos, nada fuera de lo habitual).
Pero ohhhhhhh siempre y casualmente....se marchaba cuando sabía que iba a haber un "pollo" o similar, pero aquel día por casualidades del azar no se preveía a "agenda vista" que tuviera que pasar nada....no había pacientes "vip" (vuelta al sarcasmo) citados, y todos los doctores estaban trabajando (no había escaqueadas de última hora....Aspirino....se que me lees....te hago un guiño jejjeje); tampoco era día de cirujías complicadas ni nada por el estilo. Vale... ok Frutis, vete... (siempre esperaba hasta que yo le decía eso...supongo que le hacía sentirse menos mal, o más bien.... quitarse responsabilidad = el trabajo de jefa le quedaba muyy muuy grande y ella lo sabía).

La clínica donde yo trabajaba era un local que daba a una calle peatonal del pleno centro de La Ciudad del Viento. En primavera entraba el sol directamente y la verdad que era agradable, sino fuera porque el hilo musical no se podía modificar... a pesar de mis mil llamadas a la empresa del aparatito en cuestión.
Siempre pensé pedir daños y perjuicios por ello....seguro que hay algún estudio que corrobora que escuchar el mismo disco 20 veces al día enloquece, y yo ya tenía bastante con mis locuras...
Al entrar en la clínica había una sala de espera con alrededor de unas ocho sillas, así que teniendo en cuenta que siempre solían estar trabajando unos tres odontólogos a la vez...si alguno acumulaba retraso (puntualizo que.. pasaba siempre y todos los días), enseguida se llenaba aquello de gente resoplando. Confit de pato ummmm....con mermelada de fresa... = exquisito.

Uno de aquellos días en cuestión, como iba diciendo.... llamaron a la puerta -el timbre era también especialmente insoportable; quise cambiarlo varias veces porque además ponía más nerviosos (que ya de por si venían cargados) a los pacientes mientras esperaban.. la negativa fue reiterativa todos aquellos años...- y yo me encontraba en el despacho que había al lado de la recepción mirando unas historias clínicas, puesto que estaba vacío. Esa era una de mis técnicas de escape de todas aquellas caras amenazantes...si si...la de los pacientes esperando...son todo mapas y ninguna es dulce. Una va acumulando tensión a lo la largo de la mañana y llega un momento que o gritas (no puedes) o te esfumas para cagarse en la madre de todos varias veces a puerta cerrada, porque además... solo y siempre.... te miran a ti.

Me levante para ir a recepción y darle al botón de apertura de la puerta, que había debajo de la mesa. Un hombre con gafas de sol al que no reconocí (conocía a casi todos los pacientes en tratamiento...así que pensé que era nuevo) se puso delante mio y otros dos, que iban con él, entraron y se pusieron uno en la puerta y el otro al principio del pasillo que llevaba a los gabinetes de los dentistas; el que se puso enfrente mio me dijo rápido y con una voz muy baja acercándose a mi..."traemos al preso".
¿¿¿Qué??? creo que no le he entendido bien....
Se sacó las gafas y se las guardó. Me volvió a decir.... soy xxxx del Cuerpo de la Policía Nacional, traigo a xxxxx desde la cárcel de xxx para que le vea su odontólogo, tiene hoy cita.
Miré hacia fuera de la clínica que tenía un ventanal de pared a pared que daba a la calle...si, se veía toda la calle peatonal. Ahí había dos coches de la policía nacional y otro turismo y fuera de ellos sendos agentes de paisano mirando hacia donde estábamos yo y el señor policía hablando, firmes y de pie, inexpresivos, atentos. Miré a los otros dos que habían entrado con él y estaban con las manos cruzadas a la altura de la huevera y en la misma postura firme y tensa de la muerte.
Volvió a hablar mi policía "mira, necesitamos que sea rápido y sencillo, no queremos llamar la atención" (menos mal...porque con tres turismos con 20 agentes noooo llamais nada la atención, no te jode).
Ummm me parece que hay un error...dije... o tal vez esto sea una broma. La cara del policía me confirmó que no era una broma y descarté de inmediato la posibilidad de que hubiera una cámara oculta. Por mucho que eso empezara a parecer una película y yo su protagonista, era inviable a todas luces. Eché una vista rápida a los pacientes de la sala que estaban esperando...todos nos miraban y empezaban a hacer movimientos de espectadores de partido de tenis.... dirección calle...diálogo...calle...diálogo.... seguro que más de uno llevó después su torticolis con orgullo.
¿Cómo me ha dicho que se llamaba el señor que tiene la cita? XXXX, dijo él.
Cogí la agenda del día donde estaban todas las visitas previstas cada una a su hora exacta. Ahí no salía el nombre del "preso" por ningún lado. Vi como uno de los agentes de fuera hacía señas a uno de los dos apostados como diciendo... ¿qué cogones pasa? tenemos que entrar ya!! llevamos mucho rato aquí fuera. El otro le hizo una señal de esperar.
Verá....éste hombre no está citado aquí (la cara del nacional se puso blanca y se figuró inmediatamente en ella un signo de extrañeza). No puede ser, dijo él.
Déjeme mirar la base de datos de la clínica para ver si sale. Pase al despacho, por favor...
El dudó, parecía que tenía prisa y ese imprevisto le había jodido. Entramos en el despacho y busqué al susodicho preso en el ordenador, era paciente de la clínica pero hacía seis años que había acudido por última vez... Uno de los agentes de fuera se apostó en la puerta del despacho para evitar que nadie entrara y saliera...empecé a flipar en colores, pero de verdad.
Mi policía empezó a sentirse molesto...cabreado...pero lo disimulaba muy bien.
¿Cómo no va a estar citado? ¿te crees que montaríamos todo este dispositivo si no estuviéramos seguros de que tiene una cita con su odontólogo? me ha mandado directamente el Alcaide de la cárcel y para sacar a un preso como 'éste' de la cárcel se tienen que pasar varios permisos, es un preso terrorista de Eta. Es imposible un error.

Mire....yo sólo puedo decirle que su preso no tiene cita aquí, que el odontólogo de su preso hace cuatro años que no trabaja aquí... y que si quiere puedo yo llamar a la cárcel de xxxx, hablar con el Alcaide y aclarar este asunto. El policía estaba realmente furioso, es decir rojo de cabreo, no entendía ni la más remota posibilidad de que hubiera podido haber un error.
De todas maneras.... si se tiene que montar tal dispositivo para que un preso de Eta pueda ser atendido por un dentista... ¿porqué no han llamado antes de salir de la cárcel para confirmar su visita?...
Nadie va a llamar al Alcaide, ya investigaré yo luego qué ha pasado, no hemos llamado a la clínica antes por motivos de seguridad, nadie podía saber que nos dirigíamos aquí ni para qué. Y ya llevamos mucho rato. No me voy a llevar al preso sin que nadie lo mire, sacarlo de la cárcel otra vez es demasiado largo.
No se preocupe, le verá un odontólogo.
Bien, saldré ahora del despacho al exterior de la clínica. Tienes que darme una señal con la cual nosotros sacaremos a xxxx del coche que hay fuera y lo entraremos directamente a la consulta, no queremos que llamen la atención sus esposas, tú iras delante de nosotros para guiarnos, no estará mas de 5 minutos, solo se le va a revisar. No podrá cruzarse con nadie, tienes que advertir a todo el personal; que nadie en recepción note nada (menudo chiste...pensé yo).  Estos dos agentes que hay en la sala de espera seguirán en todo momento ahí; yo entraré con otros dos detrás mio, y yo con el preso.
De acuerdo, todo claro; voy a buscar ahora mismo gabinete libre y le digo a un odontólogo que espere en él, aviso al personal que no salga de la sala de esterilización e iré a la recepción a hacerle una señal.

Sobra decir que eso era de película. Pasó tal cual lo estoy contando. No me cagué mil veces en la Frutera de Torrero, pero si que pensé...joder...luego contaré esto a todo el mundo y nadie va a creerme fijo. Si me creyeron....
Gestioné en un periquete las órdenes y di la señal. Sobra decir también que los pacientes de recepción estaban más flipados aún que yo...pero nadie emitía un sonido...cualquier se perdía un minuto del telefilme, faltaba más...
Cuando vi al preso, solo vi a una persona de mediana edad, tirando a gordo y con una cara que no decía nada...supongo que esperaba ver una cara tipo el pirado de Noruega o algo así...pero no, era un tipo aparentemente insulso y corriente. Hoy por hoy, ya no me acuerdo de su nombre y sus apellidos, pero realmente, en su día, tampoco me tomé la molestia de memorizarlo más de lo necesario, es decir, creo que lo olvide al cabo de un mes escaso.
Iba esposado por delante, supongo que para no llamar demasiado la atención y le habían puesto como un jersey encima para que no se vieran las esposas. Entraron casi a la carrera...
Yo delante del preso, guié al cuerpo terrorista y al cuerpo antiterrorista al gabinete. Vi a la doctora a la que encasqueté la misión totalmente pasota....no hay nada que joda más a un odontólogo (supongo que al resto de médicos también...) que le interrumpan, y ella tenía un retraso de una hora a sus espaldas.
Me quedé en la puerta del gabinete, los tres policías dentro junto con la doctora y el preso en el sillón con la boca abierta. Dos minutos...hasta que la doctora dijo: "éste hombre tiene la dentadura perfecta", iba a decir algo más....pero pasó a un segundo plano en el mismo momento que nombró la palabra "perfecta"; mi policía lo levantó, me hizo una señal para que fuera delante y salieron igual de rápido que habían entrado. En dos minutos se habían dado a la fuga....

Me quedé un minuto más flipada mirando al exterior de la clínica....¿No, estas soñando? me dije....hasta que empecé a oír a los pacientes que esperaban diciendo cosas como...."joder, que pasada" etc...
Fui hacia la fuente de agua de la sala y me puse un chupito de spring water helada que bebí de trago. Todas mis compañeras salieron entonces a la recepción...¿No, que ha pasado? cuenta cuenta....

Llegó La Frutera de Torrero dos horas después del suceso....¿a que no sabes lo que ha pasado Frutis?....venga No, ya me lo contarás luego que tengo mucho trabajo.

Manda huevos

domingo, 31 de julio de 2011

Hace unos días, una amiga mía me envió el post de un blog (no el suyo) que se titulaba: Forget Friends With Benefits. Let’s Bring Back Lovers; o lo que vendría a ser en español... "Olvida a los amigos con derecho a roce (beneficios...), vamos a traer de vuelta a los amantes".
La escritora de la entrada, Jennifer Wright, hace una descripción de lo que supone a nivel de interrelación, estar bajo tres situaciones distintas en las que dos personas pueden interactuar, así como los beneficios y trastornos que ocasionan y la diferencia entre unas y otras.
Estas tres situaciones serían... la de estar en una relación de pareja, tener un amigo con derecho a roce y finalmente, tener un amante.
Antes que nada, voy a quitarme un poco el pasamontañas y voy a admitir que yo he estado en las tres situaciones y ninguna, de momento, ha acabado en buen puerto (que tampoco quiere decir que haya acabado en mal puerto); así que mi opinión sobre todas ellas tiene cosas buenas y cosas malas que me han servido al menos, en la vida, para saber lo que no quiero, y para no necesitar ni prismáticos en unas ocasiones...ni lupas en otras; es decir, a verlo todo en mayor o menor medida claro, tanto de lejos, como de cerca (sin dejar de ser persona que se equivoca..., eso es inherente a la condición humana).

Para Jennifer, está claro que como peor se puede estar, es con un amigo con derecho a beneficios...(entiendase, de intercambio de fluidos corporales); según ella (y yo comparto la misma opinión), raramente en una relación establecida como con derecho a roce, puede incluir una verdadera amistad, y es que, los lazos que se establecen, por mucho que una/o quiera evitarlo, están influidos por los sentidos.
Nadie (al menos yo estoy convencida de ello), absolutamente nadie (a no ser que estemos hablando de un ser sexuado asexual...) puede quedarse indiferente con la transmisión sensorial de información....la carga emocional que lleva eso, interactuando con una persona que conoces, pongamos amigo, es imposible que nos deje indiferentes.
Además....¿para qué querríamos quedarnos indiferentes? ¿no se supone que no hay nada mejor que disfrutar de alguien con los cinco sentidos?. Es evidente, que aunque hayamos querido mantener durante un tiempo una relación de este tipo, es más que probable que el pacto subliminal establecido para mantenerlo, tarde o temprano se rompa....¿porqué? porque somos humanos, si estamos agusto con "ese amigo" vamos a querer más, si estamos a disgusto con "ese amigo" tal vez ya no lo queramos ni como tal....
Puede terminar bien....puede terminar mal....

Perfecto....entonces, más de uno ya lo estará pensando...., si una persona no quiere complicarse la vida, ¿porqué no tener un amante?.
Bueno...evidentemente, para el que no quiere NINGUNA complicación es lo mejor, esa persona, además, lo más probable es que no sea persona de un/a amante...de tal manera que nunca repita con el mismo/a, sino que tenga un amante después de otra/o...mudando la piel como las serpientes. 100% sensaciones sin mirar atrás.
En cualquier caso, la dignidad siempre debe respetarse, al menos lo suficiente como para que no se roce la mala educación, la humillación o la falta de respeto. Creo que eso es sencillo, y es lo que marca la diferencia entre un amante elegante y un esgarramantas.
En este sector de amantes...hay muchisisisimos sin caché, demasiados....sino caen en la humillación, caen en la pérdida de detalles fundamentales.
Por otro lado, esta la persona que suele tener la misma/o amante durante un tiempo.
Esos amantes, tienen que aprender a ser amantes...no es como el que va de flor en flor, eso es fácil...no vas a volver a tocar la piel de esa persona, con no pensar y sentirte frívola o con una carga pesada por dentro, basta. Solo hay que seguir el protocolo, que para estos casos está tan marcado, que con no mearse fuera del tiesto, es suficiente.
Pero entablar una relación de verdadero "amante" durante un tiempo, que puede ser meses o años, es más laborioso..., es decir, es difícil asumir de primeras ese pacto si mentalmente no estás preparado/a.

Aprendes a ser amante con este tipo de amantes.
Estas personas que tienen pareja, pero necesitan estar con otras personas que les aportan otras cosas que no encuentran en su vida diaria, que sencillamente tienen un rasero moral particular, que ven la vida desde diferentes puntos de vista según la van viviendo, o que sencillamente....les aportan adrenalina; son los amantes que tratan a la tercera persona como si no lo fuera, es decir, en esta relación hay una interacción que no solo es sexual.
Estos amantes se cuentan cosas, impresiones sinceras e íntimas que van un poco más allá y que nunca caen en lo vulgar, precisamente, porque no es posible la traición; si tu confiesas, yo confieso. Si me jodes la vida, te la estarás jodiendo tu también....ese pacto es irrompible mientras dura la pasión y la conveniencia, y la pasión durará lo que tenga que durar, ni más ni menos.
Por ello los amantes pueden contarse cualquier cosa....sobre su vida amorosa (si la tienen), sobre su familia, su trabajo, sus ideas....todo. Estas relaciones tienen una garantía fuerte, que se disfruta plenamente y con gran satisfacción, mientras se tenga realmente asumido el papel de la obra teatral, las ideas claras sin salirse del papel. Aprendes ha hacerlo, y una vez que has aprendido, nada sale mal, porque las pautas de actuación son finas, precisas y perfectas. Hay complicidad sin compromiso, amor sin sentimiento, pasión sin promesas, confesiones sin penitencias.
Estos amantes  suelen terminar de serlo por dos motivos, el primero cuando encuentran el amor en otra persona y ponen fin a su pacto, respetando en el futuro ese vínculo secreto que los mantuvo unidos en momentos y días, y que a partir de ese momento saben y asumen con naturalidad y cordialidad, que ha terminado.
El segundo, suele ser porque la pasión o la atracción sexual se ha terminado, en ese caso tampoco ocurre nada....sencillamente se acaba, los encuentros se espacian y llega un día en que vuelves a casa y le escribes: no voy a verte más. Sin beso y sin nada.
¿Se puede llegar uno/a a enamorar de su amante? Por pasar, esta claro que puede pasar; pero ojo...este tipo de relación, no está hecha para que acabe en una relación de pareja....lo más probable es que cuando empiece ese noviazgo al mes estén aburridos el uno del otro.
Encontrarás poco a poco en esa persona aquello de lo que tal vez carecías antes, o sencillamente pensarás....si lo ha hecho conmigo...¿porqué no lo va a hacer con otra?
Nada le puedes decir....tu fuiste su amante.
En definitiva, lo más probable es que sea un fracaso total como relación de pareja.
Por ello en la relación de amantes existen reglas y acuerdos, que siempre deben establecerse desde el primer momento y aceptarse por ambos; si no queda establecido al principio...la culpa de lo que pueda suceder, siempre será del que no habló y no dijo cuando tenía que decir.
Estoy en contra de Jennifer, que en su post, afirma que la relación con un amante suele transformarse en una condena; está claro que no va a acabar en una relación de pareja, si es lo que pensábamos cuando iniciamos este tipo de relación, y supongo que a eso se refiere ella; pero es que tampoco todo el mundo, puede o sabe ser "amante"; el que lo sabe ser, obtiene beneficios de ello, y ésta parte se la salta Jennifer....un amante disfruta mucho sus momentos.

Finalmente nos encontramos con la relación de pareja, el noviazgo, matrimonio, pareja de hecho....
¿ese es el ideal de relación? creo absolutamente que si, al menos mis momentos más felices han sido en pareja, pero evidentemente....si estás con la persona adecuada; sino, puede ser tu mayor pesadilla....
Una pareja debe ser tu amante, tu compañero, tu amigo, tu imán, la persona que más te haga reír, y la que te entienda, la que te respete como eres, la que te ayude, la que esté a tu lado para lo bueno y para los malos momentos, la que te apoye y te meta mano donde sabe que te gusta, de día o de noche.
Evidentemente....eso es lo que todos anhelamos y queremos, y por eso....es lo más difícil de conseguir y de mantener, pero que alguien (que no esté en depresión) me diga que no vale la pena....seguro que no tendré ninguna respuesta.

Está escrito todo y nada....
en cualquier caso, el amor y las relaciones, nunca serán una ciencia exacta.
Jamás podremos dejar de sorprendernos con las circunstancias más inesperadas... la vida es enigmática, e impredecible...eso (si se puede sacar algo bueno) tal vez sea una de las delicias de vivirla.
En cualquier caso, nadie puede asegurarte, que en cualquiera de las tres situaciones no vayas a llorar...que no sentirás dolor..que no padecerás...que no sucumbirás.

Solo se una cosa, si algo es moralmente reprobable....es que te prometan felicidad y no te la den, que te digan te quiero a la cara y no sea cierto. Eso llega al alma.
Afortunadamente, mi conciencia está tranquila, jamás engañé a nadie que haya compartido conmigo un minuto y jamás he puesto los cuernos a ninguna de las personas que han estado conmigo; se me llena la boca al decirlo, y lo digo porque hoy en día, el respeto y el compromiso, se equipara a una partida al Tetris..
Nadie quiere padecer, nadie quiere arriesgar, nadie quiere responsabilidad, nadie quiere nada...que no sea uno mismo o para si mismo.
Será culpa también del capitalismo......y de la sociedad de consumo que hemos vivido, no lo se.... pero parece que es el cáncer del siglo XXI.

lunes, 4 de julio de 2011

Una estúpida historia de amor...un fracaso estrepitoso que se veía venir desde el primer día....un tsunami de enamoramiento seguido de un cataclismo de egoísmo. Un chupa chups.

Nube tenía 18 años cuando conoció en el Instituto, haciendo un curso de grado, a Pocholo. Nube, que era la masa de un brioche en un horno pastelero sin encender aún, ni tan siquiera podía imaginar que en el mundo había más de un tipo de chico y no digamos de hombre....
Digo de hombre, porque Pocholo cuando se matriculó en el Instituto para hacer ese grado tenía 33 años..(ahora tiene 40 y...).
¿Qué porque Pocholo se matriculó en un Instituto Público a esa edad? Si, iba con chavales y chavalicas que le llevaban un montón de años menos, pero a Pocholo le había dado la venada de hacer eso y lo hizo, sin ningún fin en particular..
De familia aristócrata madrileña, untado de dinero por su padre todos los meses (igual que en el presente) como un sandwich de manteca de cacahuete estilo americano, Pocholo no tenía ni oficio ni beneficio, todo le cansaba y nunca terminaba nada, se había hecho a base de caprichos y sus caprichos se habían traducido en venadas, tan pronto quería una cosa como a los dos días quería la contraria obsesivamente. De pataletas fáciles cuando no podía hacer lo que quería, se enfadaba facilmente en aquellos momentos con el mundo entero, como siempre...
Fascista de ideología, machista sin contemplación como según él debe ser el orden y la disposición de las cosas y las personas, rock and rollero auténtico donde los haya (si, aunque parezca increíble por el nivel económico y normalidad familiar....era la oveja negra de la familia), y tradicional y conservador hasta el tuétano. A su favor diré que te ríes con él hasta que te duele la tripa...su ingenio sobrepasa en mucho en calidad y rapidez a la velocidad que puede alcanzar un saque de Nadal.

Nube era una chica normal. Empleo la palabra normal, porque cualquier persona lo sería comparándose con Pocholo.... pero Nube era normal de verdad, es decir, una persona sin tonterías, una chica que si conociera a Pocholo hoy en día saldría corriendo o no le haría ni el más mínimo caso.
Pero Nube era adolescente cuando conoció a Pocholo....y conoció a Pocholo haciéndola reír constantemente...
Los demás sabíamos como era Pocholo (por eso tal vez, yo he sido la que menos relación he tenido siempre con él, contraria a su pensamiento y actuación), pero en ésta ocasión nos llego a engañar su venada...ya que parecía que la vivía con tal intensidad, que empezamos a cuestionarnos si realmente le había poseído un espíritu que le estaba transformando, o le había llegado al fin la hora en que la madurez (aunque fuera solo para rellenar un hueco de un quesito de trivial) iba a hacer mella en su persona, de una santa vez.
De tez muy blanca, la piel fina como la porcelana y los ojos miel, el pelo castaño claro y el cuerpo de niña, Nube aparentaba 15 años. Hoy con casi 28 aparenta 20. Pocholo se encaprichó...no se si se llegó a enamorar...yo siempre he pensado que fue enamoramiento, no podía ser otra cosa. Pero el enamoramiento ya duraba demasiado...así que pensé...si...se ha enamorado, no era un capricho (ayyyy...).
La familia de Nube nada tenía que ver con la familia de Pocholo. Nube tenía una educación impartida directamente por unos padres que se preocupaban por ella y querían lo mejor para su hija. De clase media sin lujos, y con todos los problemas que genera el hecho de sobrevivir dignamente, valoraba todo en su justa medida, ni más ni menos. Siempre había ido a colegios públicos y su indumentaria era la de una chica normal con un aire hippy. Nunca se arreglaba y nunca se pintaba, no se preocupaba demasiado por esas cosas....muy callada e introvertida, tenía su circulo de amigos y no le hacían falta más. Para cuando conoció a Pocholo aún hacía botellón.

Su historia de amor fue de cuento de hadas al principio....pero en este cuento, faltaba el hada madrina. Nube se enamoró como sólo en esa edad una chica puede enamorarse...lo hubiera dejado todo sin dilación, hubiera subido montañas, cruzado mares, y recorrido caminos inescrutables... nada le importaba ya de su situación, ni de su futuro.
Empezaron una relación. Pocholo mandó a su novia a la mierda como quien apaga una colilla y espera tres minutos a encenderse otro cigarrillo, eso si...siempre encendidos con el mismo zippo.
Terminaron el grado juntos y a Pocholo le entró la venada del matrimonio; entonces él tenía un quiosco de esos redondos clásicos, que abrió como otro más de sus devaneos y que atendió una temporada porque quiso, le gustaba hablar. Vendió el quiosco. Lo compró, regentó y abandonó como quien cambia esta vez....de zippo.

Nube se casó porque él se lo pidió y porque había puesto tal impronta su amado, que cualquiera dudaba de su amor... definitivamente, era su príncipe azul. Nube nunca pensó que se casaría con 20 años...de hecho, no se si alguna vez había pensado en el matrimonio. Llegó el momento de los primeros problemas.....
La familia de Pocholo, que no veía bajo ningún concepto bien esa relación, puesto que ya estaba otra vez la oveja negra con una de sus tonterías...se oponía al matrimonio, entre otras cosas además, porque Nube no era aristócrata ni de buena familia, era una chica normal...de esas de las que hay tantas...
Pocholo se puso en batalla y defendió sus intereses a capa y espada, logrando hacer como siempre, lo que quería. La tensión que se vivió en aquel enlace te cortaba el pelo a cepillo, gratis.

Recién casados, el enamoramiento de él seguía a flor de piel y el amor de ella el más puro nunca visto. Eran felices. Ellos (ella), que no querían vivir del dinero de sus suegros, el segundo año de matrimonio, se plantearon su modo de vida y acordaron abrir un negocio de venta de cocinas de lujo, cuando la crisis tenuemente empezaba a decir hola con cara divertida.
Vino el tercer capricho de él.... tener un hijo. Nube no estaba nada segura, aún era muy joven..pero al final cedió porque el quería un bebé, y hasta que no lo tuviera....Pocholo no iba a parar. Nube se quedó embarazada....y tuvo una niña que es para comérsela. Sin lugar a dudas, lo mejor de toda esta historia.

Pero llegó el día.....llegó el dichoso día....
Pocholo empezó a sentir lo que acababa sintiendo siempre con todo....oooohhhh malditoooo, otra vez no, el aburrimiento, la desazón...el sin sabor...el... ¿ahora qué? ¿sólo esto es el matrimonio y el ser padre? qué fácil.... que chorrada...
Pocholo, por supuesto, no iba a trabajar...iba a estar en el negocio, nada más. Cuando empezó su aburrimiento se aburrió de todo, incluso de aquello que él había defendido a capa y espada como su amor hasta el fin de sus días...
Nube, se encargó del negocio, de atenderlo, de que no cayera empicado, de buscar contactos aqui y en el extranjero, y empezó a darse cuenta...que lo estaba haciendo sola. Por otro lado...la peque recién nacida no sabía cambiarse los pañales sola, ni sola sabía comer...él, por supuesto, no iba a hacer el trabajo asignado a "cosas de mujeres", eso tenía que hacerlo Nube, y así se lo decía delante de todos (ante la estupefacción del personal).

Pocholo_____individuo sediento en lucha por un poco de agua.... torbellino de arena en lo que quiere ser una tormenta, un mar.....de arena que se convierte en polvo...
Nube_____en la cueva de Alí Babá sin que el "ábrete sésamo" funcione...la lámpara del genio que ya se ha frotado tres veces.... las mil y una noches para no dormir...
La magia es solo para soñar, los sueños son sólo para no pensar.
Espejismos de él...espejismos de ella...

Pocholo empezó a hacer lo que le apetecía en cada momento, aquí y donde fuera, sin pensar en nada, sin pensar en nadie. Se marchaba de festivales y conciertos en todas las partes del mundo...volvía a ver a su familia para limpiar la ropa y avisar que se volvía a marchar. Nube seguía intentando que el negocio no cayerá y que su hija no notara a faltar a su padre. Imposible.
Luz tiene ahora 5 años y va para 6...lleva tanto sin que su padre se preocupe por ella que ni tan siquiera se ha dado cuenta que ante el inminente abandono del hogar y la caida del negocio, que se ha ido a pique, sus papas se han divorciado.
Luz solo sabe que no quiere estar con su padre que no juega con ella, que la deja siempre que tiene que estar con ella, en la mansion de Falcon Crest.
Pocholo se marcha a vivir la vida fuera de España sin mirar hacia atrás, sin billete de vuelta.
El único consuelo que le queda a Nube es su familia y la familia de su ex-marido que ante la majaderia de la oveja negra...han terminado por apoyar a Nube y repudiar a Pocholo (sin cortarle el grifo...).

Esperemos que dure siempre este apoyo, por mucho que siempre sea demasiado tiempo..

Estos días me ha dado por recordar la frase que Pocholo me dijo la última vez que me vió:
"eres más lista que un ratón colorao..."

miércoles, 2 de marzo de 2011

Ayer fue un día muy estimulante...
Sin lugar a dudas el hecho que más causó ese estímulo fue la visita al Teatro Principal.
Sobra decir, para los que ya hayáis estado, lo maravilloso que es este teatro; pero es que tener la oportunidad de visitarlo desnudo y examinarlo poco a poco y zona por zona, fue un absoluto privilegio causante de que saliera después a la calle entusiasmada y encima de una nube, soñando por un momento en que lo que más me gustaría en el mundo es poder estar delante de un público inmenso (poniendo a Dios por testigo de empezar a practicar el arte de la interpretación sin esperar un día más).

Hoy, un día después, sigo con ese entusiamo que me inspiró por una hora el ser protagonista mentalmente de un sin fin de personajes y disfraces, que interpretaba como toda una artista, mientras mi público me ovacionada al final; hoy, sin embargo, como decía...sigo entusiasmada pero en la tierra, sabiendo que mi mayor interpretación, como mucho, lograré hacerla en la vida diaria, sino la he hecho ya..., y ya veremos sin con éxito o no...    
Y es que mi gusto por este arte me viene ya de pequeña.... Supongo que los que sean de familia numerosa de las de antes, me entenderán perfectamente, puesto que el hecho de tener siempre a tu disposición un espectro amplio de hermanos para jugar, hace que te sobre todo lo demás, hasta los juguetes, que en casos como los de mi familia, eran pocos y buenos. Así que Sunsun, Crudins y yo, ya desde nuestra mas tierna infancia, ahi en la tierra donde nacimos llamada Ilerda, haciamos nuestros pinitos teatrales domésticos (hay que decir que Crudins siempre fue un personaje eternamente utilizado por SunSun y yo, para llevar a cabo la manifestación de nuestros talentos...así, la pobre, tan pronto era disfrazada y colocada de árbol, como de pajarito, como de alumna con dos profesoras que le ponían deberes, como de telespectadora de noticias retrasmitidas desde unos estudios de televisión, como cliente de nuestra farmacia etc....). Como veis, nuestros sueños de pequeñas sobre qué queriamos ser de mayores divergian entre farmaceútica, periodista, profesora y artista. No esta nada mal... lo pasabamos en grande.



La metodología que seguíamos, teniendo en cuenta, que no habíamos ido nunca al teatro, era más o menos parecida a la actual. Lo primero que hacíamos SunSun y yo era escribir un guión partiendo de la base de los recursos materiales que ibas a necesitar y de los que disponíamos realmente. A partir de ahi, escribíamos juntas una historia teatral con tres personajes que interpretan y muchos otros que eran decoración; metíamos incluso canciones y hacíamos obras con cierto aire de musical (a lo cutre, claro); estudiábamos cómo conseguir efectos, por ejemplo, utilizábamos bicarbonato mezclado con agua cuando la bruja hacía pócimas etc... . Evidentemente, también nos hacíamos nosotras los disfraces y elaborábamos unos panfletillos a modo de programación y publicidad con la hora y fecha prevista del evento. Montábamos el decorado, poníamos siempre una silla por miembro familiar no participante en la obra, que nunca se llenaban, salvo por mi santa madre que terminaba tragándose al principio, todas las obras enteras (hasta que un día dijo...ahí os quedais, tengo cosas mejores que hacer...jajaja), y representabamos la obra. Al principio en primicia para mi madre, luego para un público ficticio. Aun recuerdo algunas obras...y me echo a reir.
Son unos de los mejores recuerdos que tengo de la infancia.
Para el que quiera saber sobre el Teatro Principal que lea a Amparo Martínez Herranz.

 

Copyright 2010 Historias de Naúfragos y Naufragios.

Theme by WordpressCenter.com.
Blogger Template by Beta Templates.