sábado, 24 de diciembre de 2011

Hace un tiempo me puse como propósito que antes de acabar el año iba a hablar en mi blog sobre una compañera que tuve en un curso que hice hace unos meses.
Si, lo necesito...
Necesito explayarme porque aun hoy por hoy sigo teniendo mis dudas de si esa chica era realmente así o su actitud era una impostura ante los demás; o si tal vez detrás de ese pseudo-narcisismo, hubiera algún problema de su personalidad que enmascaraba a través de esa actitud.
No se si se merece una crítica, mi objetivo no va a ser tanto criticarla a ella como persona (al fin y al cabo en dos semanas solo puedes tener impresiones sobre alguien, que además pueden ser equivocadas o incluso arriesgadas), sino sencillamente criticar su actitud durante el tiempo que duró el curso. Lo que si fue evidente es el hecho de la mala ostia (sin perdón) que nos hizo acumular al resto durante las dos semanas que duro aquella maravilla de curso, que en algún momento, gracias a su presencia, casi termina en "asesinato" (que más de una seguro recreó en su mente mientras la oía hablar, alguna de las muchas veces en la que ella pronunciaba sus múltiples yoes...).

Ella fue el perfecto ejemplo de la pedante irritante.

El primer día del curso, formado por quince personas, hicimos una presentación, una por una. Casualmente me tocó a mi la primera....teníamos que decir nuestro nombre, nuestros estudios, porqué habíamos querido estar en ese curso y qué creíamos que íbamos a poder aportar de nosotras mismas. Me salió rápido, sin dificultad.
Pero la susodicha llegó tarde el primer día... y justo cuando entró al aula empezaba la presentación de la segunda persona. Ella tenía mis mismos estudios, las únicas de la clase que coincidíamos en carrera universitaria, pero no se enteró de ello porque no estaba en el aula cuando yo me presenté.
El nivel cultural del aula era elevado, tanto por cultura general, como por experiencias personales, como por títulos universitarios. El resto de mis compañeras habían estudiado Historia del Arte (la mayor parte), Arquitectura, Geología (¿? si...no lo entiendo por el curso que era, ¡pero ella fue de lo mejor!) y Sociología. Las intervenciones de todas eran de un nivel alto y eso además de motivar, te aportaba mucho. Hubo cuatro personas de las quince que enseguida nos arrancábamos a hablar (supongo que por eso de que nadie nos conocemos): dos licenciadas en Historia ("ella" entre ellas), una Arquitecta, y una Historiadora del Arte.
Y las profesoras... que tenía una fluidez verbal asombrosa. Fueron geniales ambas.

"Ella" cada vez que la profesora hablaba y había tenido una experiencia similar a lo que estaba explicando o había estado en el museo o exposición de la diapositiva, interrumpía a la profesora sólo para decir: yo ya he estado ahí, en tal año... y esta genial porque tal......; muchas veces detalles personales que no venían a cuento, y en su explicación hablaba dando por seguro y cierto que el resto de las presentes no había estado (craso error... pero nadie decía nada, al principio parece que da como cosa intervenir en mitad de una clase para contradecir a la que está hablando... hasta que algo hace despertar a las bestias... ese algo fue "ella" misma).
Al principio nos pareció bien... hasta que las interrupciones empezaron a crisparnos a todas,  puesto que cuando alguna hablaba al medio minuto era interrumpida por "ella"; era casi mecánico.
Sólo ella sabía de Lorca, sólo ella había estado en el Museo Sorolla, sólo ella había ido a ver la exposición de Antonio López, sólo ella había estado en el pabellón tal de la Expo, ella era la que más había viajado...bueno, realmente, ella creía que era la única que había viajado, y por supuesto y siempre.... en todo lo que decía sentaba cátedra. Parecía que la única persona que podía aportar cualquier cosa en aquella aula era "ella" porque las demás acabábamos de nacer.
El "yo" era empleado exactamente igual y con el mismo fin que lo empleó Julio César cuando escribió La Guerra de las Galias.

Era asombroso ver como rebatía lo irrebatible sólo porque ella tenía que tener razón. Cuando la profesora formulaba una pregunta en plan....¿cómo solventaríais vosotras esta dificultad? ¿dónde veis el error en el plano? ella tenía que tener la solución y la decía sin tener en cuenta en su discurso, que en todas las ocasiones, la profesora tenía la solución, que luego obviamente nos desvelaba (a ella eso le daba absolutamente igual); si no coincidía con su teoría, la volvía a explicar por si era que la profesora no le hubiera entendido bien....(si, de ostia). La profesora se la desmontaba perfectamente, pero ella seguía en sus trece. Sus teorías, eran teorías, como las de todas, pero las suyas eran "la verdad".


Se le dio manga ancha la primera semana....cuando el límite de la paciencia de la clase había rebasado cualquier expectativa mía inicial (yo ya no podía más), bordeando en algún momento el abismo a la mala educación (por parte de alguna de las presentes que ya no soportaba más ser interrumpida constantemente), sin llegar a catarla. La segunda semana ya no hubo piedad.
A mi sólo me bastó oírle decir: "Yo, que soy la única que ha estudiado Historia de aquí se que....." =  salió mi John Wayne de dentro: "yo también estudié lo mismo que tú"..... mirada entrecruzada, mantenida y tensa, nuez que sube y baja.
Ah, no lo sabía.
Ya lo sabes.
No hubo más referencias históricas, que por otro lado, en casi todos los casos, eran innecesarias pero que ella había usado como baza durante la primera semana para crearse un aura en torno suyo de cultureta de nivel.
Empezaron a salir a flote las experiencias de todas, los viajes, los sitios que habíamos visitado, pero sobretodo.....las ideas. El curso trataba de las ideas expositivas, del diseño, de como comunicar, de crear. De desarrollar una idea (propia o de un artista) y transmitir un mensaje en un espacio expositivo. Maneras, modos, imaginación. Ella no sobresalió especialmente en eso, pero en ningún momento dejo su faceta pedante aparcada. Cualquier excusa era ulitizada para hacernos una disertación sobre un tema de la que ella sabía mucho, pero que no venía a cuento. Cansancio.
En el primer corrillo que se pudo formar sin que ella estuviera, todas dejábamos caer (cada una a su manera) lo mismo....nos estaba "jodiendo" la formación. En una de las salidas a una de las salas expositivas de la Ciudad del Viento, le corté (es verdad que igual de un modo muy directo) una de sus conversaciones; nadie salió en su defensa, o lo hacía o la agarraba del cuello. Ya no por lo que decía, era por dejar de oír esa voz durante un minuto, sólo un minuto.....
Noté que le sentó mal, me disculpe a través de un acercamiento a ella (que no pude mantener mucho rato).

Una persona puede interrumpir cuando discute de algo si es efusiva pero comunica algo, si rebate o incluso si es su forma de ser y es consciente.... se puede llegar a entender... todos tenemos defectos y yo a veces interrumpo sin darme cuenta; pero que ralentice una formación en un curso que dura dos míseras semanas y que daría para dos años, y siempre con monólogos interminables o frases que empiezan por un "Pues yo......" o su nexo estrella.... "De hecho...." que queréis que os diga...te acaba infundiendo crispación.
Lo curioso es que a pesar de la irritabilidad que despertó en la mayoría de nosotras, yo (y creo que también otras compañeras) en algún momento llegue a sentir cierta pena... pena de lástima.
Sin embargo, siempre me impresionó que a simple vista, nada parecía afectarle (y no se si era por su ego o por un gran disimulo). Siempre tenía la misma actitud de experta en la vida, en todo.

Pero el peor de los detalles vino el último día, donde se me cayó el alma a los pies, momento desde el cual cualquier atisbo de pena se esfumó para siempre.
El curso se impartió por dos profesoras diferentes, cada una una semana; ambas eran amigas y socias en una empresa que tienen en común, que imparte entre otras cosas, formación.
A "ella" la profesora de la segunda semana le pareció mejor profesora. El último día la segunda profesora nos dio un minuto a cada una para delante de todas, dar una impresión sobre el curso, el trabajo en equipo, etc... resumiendo, despedirnos individualmente.
"Ella", con un par, dirigiéndose solo a la profesora (el resto en nuestros minutos nos habíamos dirigido a todas, puesto que la mayor parte de la formación fue práctica y había sido en grupos, con lo cual habíamos trabajado todas con todas -y lo pasamos francamente bien haciéndolo-) le dijo que ella era mejor profesora que la que habíamos tenido la semana anterior y que no le importaba decirlo por muy inadecuado que fuera, y que esperaba que no se lo tomara a mal, siendo que eran socias y amigas. No se conformó con eso, sino que dijo (delante de todas) que había esperado más del nivel del aula..., y dijo que no iba a hacer mención alguna del trabajo en equipo que habíamos hecho el resto con ella (trabajo titánico de aguante, mejor dicho) y ella con el resto, porque eso no eran más que sentimentalismos que no venían a cuento (para qué perder el tiempo).
La profesora con cara de dónde está la cámara oculta le dijo que no le parecía políticamente correcto, le puso cara de.... (no sabría definirlo) y pasó a otra cosa.

Para darle de comer aparte....
Y no... no era una gafa-pasta.

13 comentarios:

Peter dijo...

En las vacaciones de circuitocon guía es un personaje que no suele fallar, por eso los últimos años huyo de ese tipo de viaje

No dijo...

Gracias por la información Peter, ahora se que hago bien viajando siempre sin circuito y sin guia de carne y hueso (las de papel también van la mar de bien;).
No hay nada como la aventura.

Feliz Navidad!!
Un besi

el chico de la consuelo dijo...

Así me gusta NoE que de una manera sucinta nos cuentes estas bajezas humanas en el dia de navidad.
De todas formas de que se le escape la clase a la profa por una petarda también tiene culpa la profesora.

Lo he leido con emoción, pensaba que le ibais a canear antes de terminar el curso

Feliz navidad desencapuchada NoE y pandilla ;)

No dijo...

jajajjaja Chico de la Consuelo...es que pienso en todo.

No creas, no se les escapó la clase a la profesoras, no lo permitieron; quiero decir, llegamos a dar los módulos programados a un ritmo adecuado. Y las profesoras, pasado el tiempo prudencial para escucharla, si veían que se les escapaba el tiempo o rompía el ritmo demasiado, la cortaban con mucho arte y seguían con la clase.
Eso si...si esa chica no hubiera estado, es probable que las demás hubieran aportado más.
Menos mal que había mucha práctica y trabajo en grupo, y ahi ella, no podía parar el ritmo, ni el trabajo. Eso si...la única vez que me tocó una práctica con ella, me limité a callarme y a que lo hiciera todo como quería hacerlo, porque sugerías cualquier cosa y era inmediatamente un no a secas (y después de varios tiras y aflojas inútiles, opté por que hiciera lo que le diera la gana); así que yo me tomé un descanso y la dejé, y cuando salió delante de la clase a exponerlo en voz alta y la profesora vió que ni yo, ni mi otra compañera interveníamos, nos preguntó. Yo solté un...`estoy de acuerdo con todo lo que dice "ella" y con lo que dirá hasta que termine´. Todas (incluida la profesora) supieron lo que había pasado en ese rato de trabajo en grupo y a lo que me refería, no me hizo falta más.

Me quedé con las ganas de caneo....jeje (seguro que alguna otra también).

Feliz Navidad a ti tambien Txelos, transmitiré tus buenos deseos a mi pandilla.

Mua Carmen dijo...

Vamos una petarda!!! ajajaj

Feliz Navidad!

www.muacarmen.com
muacarmen.blogspot.com

No dijo...

Efectivamente Carmen!! ;)
Feliz Navidad para ti también.
Un abrazote ()

papacangrejo dijo...

Yo creo que en todos los cursos hay alguien así, es como una parte esencial para unir más al resto. En fín, tiene que haber de todo, pero tocan los huevos jajaja

No dijo...

Papacangrejo....pero bastante los tocaba bastante..jajaja.
Si te digo la verdad, cierro los ojos, me la imagino, y me entra un escalofrío....

Meg dijo...

Vaya, a mi me estaba dando pena también al leer, pero luego....me quedo con curiosidad de qué pensó la primera profesora, tanta interrupción no debería ser permitida, y menos con esa actitud.

Un besote!!

No dijo...

Buenas Meg!! Pues la verdad es que no se si la segunda profesora le comentó la despedida de "ella" a la primera, pero siendo (a mi parecer, como era la primera) seguro que le importó más bien poco (eras muy inteligentes ambas).
Ambas profesoras fueron, tambien, muy vivas.
Del mismo modo te digo que si yo tuviera que impartir un curso de ámbito similar y fuera la profesora, esa chica no entraria.
Besi!!

don vito andolina dijo...

Hola,prefundas y preciosas letras van desnudando pura y agrestamente la germinal belleza de este blog,si te va la palabra encadenada, la poesía, te espero en el mio,será un placer,es,
http://ligerodeequipaje1875.blogspot.com/
gracias, buen día, besos dulces..

Patito dijo...

Recibí una invitación a mi FB de una Noe ¿eres tú?
Será un placer para mi que vengas a visitarme, incluso te alojaría y así de ahorras unos euros.
¡Feliz Año!

No dijo...

No, no soy yo Patito.....no se como te llamas, no puedo buscarte en el FB ;)
Pues algún día seguro que caerá una visitilla
¡¡¡Feliz Año Nuevo!!! (esperemos que sea mejor que el que vamos a dejar....)
Un besote!

Publicar un comentario

 

Copyright 2010 Historias de Naúfragos y Naufragios.

Theme by WordpressCenter.com.
Blogger Template by Beta Templates.