jueves, 22 de diciembre de 2011


Hay algo dentro de mí cada Navidad, que como buen pesar, se apodera de mí irremediablemente y me hace sentir añoranza. Es una tradición de las tierras que me vieron nacer y que rememoran momentos imborrables de mi infancia y sobretodo, de mi padrí.
Él era el gran artífice de esos momentos, el que dirigía el cotarro, el que orquestaba las emociones. Al que te agarrabas con fuerza siempre para darle las gracias por existir y estar ahí para mí, para nosotros, cada Navidad.

Esos nosotros, peques todos, esperábamos con ansia que se abriera la puerta de casa y apareciera el magnánimo Padrí con el Tronc de Nadal.


Historia de la tradición del "tió de Nadal"
(corto-pego solo la historia, pero es que lo explica muy bien)

El "tió" no era en principio otra cosa que el tronco que ardía en el hogar: el fuego a tierra.
Un tronco que, al quemar, daba bienes tan preciosos como el calor y la luz, y que de forma simbólica ofrecía presentes a los de la casa: golosinas, barquillos, turrones. Aún podemos encontrar, en los pueblos, casas en las que el "tió" es un gran tronco que se pone a quemar en el fuego de tierra unos días antes de Navidad.

A partir de ésta forma más primitiva el "tió" evoluciona: El "tió" es un tronco mágico que un día cercano a la víspera de Navidad, llega a casa llamando a la puerta. Quien esté en casa le abre y hay que cuidarle, taparle con una manta para que no pase frío y darle de comer hasta el día 24 por la noche, momento en que se "caga el Tió".

Originariamente, ninguno era igual porque simplemente era un tronco grande al que un adulto le pintaba una cara como quería. (ASÍ ERA EL TRONC DE NADAL DE MI PADRI, RUDIMENTARIO PERO AUTÉNTICO y no llevaba barretina).
Posteriormente, como en las ciudades la gente lo tenía más difícil para adquirir un tronco, y porque de todo se puede hacer negocio, se empezaron a vender "Tions". Todos los que se venden son mas o menos iguales: suelen llevar una barretina, tienen una cara sonriente y muy a menudo también dos patas delanteras.

Tradicionalmente se pone el Tió en la cocina o en el comedor cerca del fuego, si se tiene. Para comer se le da pan seco, algarrobas, mondas de naranja o de mandarinas, u otras frutas. Actualmente, hay quien le da otras cosas más ricas como chocolate. También hay que darle agua para beber. Gracias a los cuidados, el "Tió" podrá "cagar" los regalos.
De una forma u otra el "tió" tiene un mismo objetivo: ofrecer regalos a los de la casa. Regalos que han variado con el tiempo: primero eran básicamente dulces, barquillos y turrones lo que necesitaba para celebrar la fiesta; hoy hay un tendencia a utilizar el "tió" para dar presentes de más envergadura. Aun así, hay que diferenciar la tradición del "tió" de otras costumbres y personajes navideños. El "tió" no ha sido nunca una máquina de traer regalos.
El "tió" se hace cagar, según la costumbre de cada casa, la noche de Navidad - Tradicionalmente después de la Misa del Gallo - o el mismo día de Navidad. Y por aquello de que los pequeños van a visitar otras casas de la familia, los hay que continúan trabajando el día de San Esteban.
A diferencia de otras costumbres y personajes, procedentes de culturas de otros países, de los cuales sólo conocemos la forma más superficial (árbol de Navidad, Papa Noel, etc.), el "tió" ha conservado todo un ritual tradicional. Hacer cagar al "tió" es una ceremonia doméstica o de pequeña comunidad (escuela, grupo de amigos) que consiste en el canto de una o más canciones características para acabar finalmente golpeando el tronco con fuerza.

                          Canción del "tió de Nadal"
                                 (ayyy -suspiro- que recuerdos....)

Caga tió -caga tió-
ametlles i torró -almendras y turrón-
no caguis arangades -no cagues arenques-
que són massa salades -que son demasiado salados-
caga torrons -caga turrones-
que són més bons -que son más buenos-
Caga tió -caga tió-
ametlles i torró -almendras y turrón-
si no vols cagar -si no quieres cagar-
et donaré un cop de bastó -te daré un golpe de bastón-
Caga tió! -caga tió!-


En mi casa las dos primeras frases de esta canción tradicional tenían una variante, empezabamos así: "Tronc de Nadal, caga turrons, no caguis etc....". Además, nunca le llamamos tió, siempre Tronc de Nadal, como en muchas otras casas (pero como se sabe las tradiciones en cada hogar se hacen como gustan ;).

Mi padrí nos tenía durante una hora haciendo cagar al tió, tapado con una manta (puesto que sino veíamos lo que cagaba, y tenía que ser sorpresa hasta el momento que había cagado, entonces lo tocabas con las manos y adivinaras qué era), y cuando terminábamos de cantar la canción (mientras le dábamos cada uno bastonazos con nuestros respectivos bastones), nos lanzábamos como almas que se lleva el diablo debajo del tronc y algunas veces....¡¡¡había arenques!!!! jajaja que asco...aun me acuerdo alguna vez sacar con las dos manos un arenque fresco que a mi me parecía del tamaño de una merluza.... que asco y que divertido era...., nunca sabías si iba a cagar dulces y caramelos o pescado.

Lo recuerdo con mucha emoción.

-------------------------------Feliz Navidad a todos-----------------------------------

16 comentarios:

Patri dijo...

Qué interesante la historia del Tronc de Nadal, tienes suerte de tener esos momentos para recordar.
Te dese una muy muy Feliz Navidad, ya sea con l troc o sin el tronc..
Un besazo!

pseudosocióloga dijo...

Pues como yo no lo relaciono con mi infancia no le acabo de encontrar el qué.Y ya lo de los arenques.....puaj....los odio.
Así contado parece bonito pero darle de palos a un tronco para que cague....

Patito dijo...

Ahora entiendo mejor, ya había leído algo al respecto en el blog de Pseudo. Las tradiciones de los pueblos son una herencia maravillosa que espero no se pierda. A mi me da risa que lo que se le pida al tronco es que cague y además que lo que el tronco caga sea para comer pero respeto tus recuerdos y espero que se mantenga la tradición por ser parte de tu herencia cultural. Ese mismo respeto que yo tengo con tradiciones populares lo espero para las tradiciones de mis pueblos que son abundantes y únicas, tanto como la que aquí nos cuentas.

¡¡¡Feliz navidad amiga bloguera te envío un abrazo con aroma navideño!!!

No dijo...

Patri, la verdad es que me siento muchas veces afortunada por haber vivido esta tradición de pequeña; realmente nos emocionaba un montón a todos y nos lo pasabamos muy bien!!
Te deseo tambien una muy feliz navidad Patri!! ;)

Pseudo, jajajaja ahi esta la gracia...en los arenques, cuando metiamos todos las manos debajo del tronco tapado con la manta y tocabamos pescado nos moríamos de la risa; cuando salían caramelos (en mi familia el tronc de nadal nunca cagó "regalos", solo caramelos, y la verdad que prefiero haberlo vivido así, como una piñata) los acumulabamos y luego los metiamos todos en una bolsa y ala, a racionarlos para todas las navidades.
A mi me encantaba....era lo mejor de la Navidad, sin lugar a dudas.
Lo de darle de palos a un tronco...nunca lo vimos más que para eso, para que cagara, así era la tradición y siendo niña/o no te cuestionas nada..sobretodo si te lo pasas bien. Jamás se descantilló nadie con alguna salida rara dando palazos a otras cosas. El palo era para el Tronc de Nadal, sin más; fuera de ese contexto, no tenía ni un sentido ni medio.
Feliz Navidad Pseudo!! ;)

Besis a las dos

No dijo...

Patito!! Cómo me alegra leerte, y saber que tambien andas por aqui. Estoy contigo en que hay tradiciones populares que hacen rico a un pueblo, culturalmente hablando, y que no hay que perder.
Si, realmente si te paras a pensar en que le cantas a algo para que cague, y encima le pides que cague comida para comerla, es un poco surrealista jajajaja. Realmente es una tradición dirigida a los niños y así es como hay que verla.
Te puedo asegurar, que al menos, donde yo nací y viví parte de mi infancia, aún se conserva la tradición; es más, por lo que se, ha ido en aumento su práctica, y no me extraña...de verdad, que a mi me encantaba.

Tengo a una persona cerca de mí que estuvo en Arequipa en su pasado y me cuenta cosas bonitas. (Algún día me arrancaré e ire a visitarte!!)

¡¡Feliz Navidad para ti tambien y toda tu familia!! Que paseis unos días bonitos ;)
Besi

Bichejo dijo...

No conocía esa tradición. Y me ha gustado.

papacangrejo dijo...

Bonita tradición, no la conocía. No sabras por casualidad porque hay tanto caganer por allí ¿verdad?, el tronco, el del Belén jeje ¿están relacionadas ambas figuras?

Gonzalo Viveiró Ruiz dijo...

Feliz Navidad a ti también

No dijo...

jajaja Papacangrejo la verdad es que no se porqué esta afición catalana por "el caganer" y "el tió de nadal" que "caga"....no se de donde vienen todas estas referencias culturales escatológicas, pero igual me pongo a averiguarlo si tengo un rato estos días (me has despertado la curiosidad) ;)
No, ambas figuras no están relacionadas. El "caganer" es una figura del Belén típica de los belenes catalanes; el "tió de nadal" es una tradición distinta.

¡¡Feliz Navidad!!

No dijo...

¡¡Gracias Viveiró!!
A disfrutar de estos días con la familia ;)
Que los pases estupendamente!!
Besi

No dijo...

Bichejo, a mi me gusta ;)
Si algun día acabo teniendo algún churumbel, me haré con un "tió de Nadal"....esto no puede quedarse parado!!
Feliz Navidad!!
Un besi.

hel·lènic dijo...

En casa íbamos por la vía rápida y sólo cantábamos las cuatro últimas frases. Eso sí, antes era de rigor, tener que rezar un Padrenuestro, que con los nervios no era ni padre ni nuestro; era un palabrerío inconexo que apenas duraba medio minuto, mezclado con canciones, gritos y sollozos de los más pequeños. A la hora de darle al tió, los bastonazos nos los dábamos entre nosotros para ocupar las primeras plazas delante del leño. Más de uno se había ido a dormir caliente, al recibir un coscorrón por parte de los progenitores intentado impartir paz.

No dijo...

Hel-lènic....juajuajuasss practicidad ante todo, objetivo claro, tiro fijo. Genial.
Los previos, en mi casa.... = idem de idem (en la habitación anexa al salón).
Nosotros no nos dabamos bastonazos entre nosotros por el tema coscorronazos de los mayores...eso si...en cuanto acababa la canción y nos tirabamos a los bajos del tronc...codazos todos los del mundo jajaja.

Di Vagando dijo...

No, mi hermana dice q a los catalanes les gusta mucho la escatología (esto q cuentas y el pastor defecando en el Belén y q venden cocó dulce en la feria de Navidad etc). Se conoce la razón de esta afición? Yo no podría, me sonrojo con todo este tema... pregúntale a Hermes, lo q se ríe de mí cuando me escondo...

Pasadlo bien

di

No dijo...

Si, Di, es verdad, hay un montón de dichos y frases-hechas catalanas con múltiples referencias escatológicas....la fashion sabe lo que dice ;) pero yo nunca he sabido el porqué. Cultura aprehendida.

jajajjaaja le preguntaré a Hermes ;)
Yo según el caso me sonrojo o me parto de risa (¿¿será por mi origen??).

Pasadlo vosotros tambien muy bien!!!
Besis a toda la family ;)

pseudosocióloga dijo...

Pues una casualidad muy propia del día.
Pasa una buena noche.

Publicar un comentario

 

Copyright 2010 Historias de Naúfragos y Naufragios.

Theme by WordpressCenter.com.
Blogger Template by Beta Templates.